25 de mayo de 2015

Radrizzani destacó las tareas de refacción que devolvieron a la Basílica de Luján "su esplendor original"

El arzobispo de la arquidiócesis de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, destacó las obras de refacción que se realizaron en la Basílica, que “le devolvieron el resplandor” que tenía en 1930, cuando la virgen fue declarada patrona de Argentina, y citó las palabras de Jorge Bergoglio cuando fue ungido Papa Francisco, pidiendo que los argentinos caminen juntos, se cuiden unos a otros y “no se saquen el cuero”, expresión que arrancó la sonrisa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Con aportes de la presidencia, ayer Néstor Kirchner y hoy con el apoyo de nuestra Presidenta, la refacción le devolvió su resplandor a la Basílica, aquel que tenía el 5 de octubre de 1930, cuando fue declarada patrona de las tres repúblicas hermanas. Hoy el santuario luce de la misma forma, y se puede apreciar desde la Plaza Belgrano, y adentro, con el espectáculo visual y la sobrecogedora sensación de belleza”, dijo Radrizzani al pronunciar el Tedeum que celebra los 205 años del inicio del camino argentino hacia la Independencia y la Libertad.

Radrizzani pidió por la “concordia y la justicia, la prosperidad y la paz” para todos los argentinos, y citó las palabras del Papa Francisco cuando el 19 de marzo, antes de iniciar su ministerio como Sumo Pontífice envió un mensaje a todos los argentinos, que espontáneamente se habían reunido frente a la Catedral de Buenos Aires.

Francisco pidió a los argentinos caminar juntos, cuidarse unos a otros, a los niños, a los viejos, que no haya odio ni peleas, que se deje de lado la envidia y que “no le saquen el cuero a nadie”.

Precisamente al pronunciar este último deseo del Sumo Pontífice, y tras la aclaración de monseñor Radrizzani respecto a la dificultad de su traducción a otros idiomas, la Jefa de Estado esbozó una sonrisa.

Antes, Radrizzani leyó el Santo Evangelo según San Mateo, en el que dice que a quienes pide se les dará, quienes busquen encontrarán y quienes llamen se les abrirá, y señaló la necesidad de “iniciativas cada vez más amplias y generosas en favor de todos, que incluyan a pobres y excluidos”.

Radrizzani también recordó la presencia de la Iglesia desde el momento del nacimiento de la Nación, compartiendo los ideales de libertad e independencia, y destacó que en esta etapa de la Argentina es necesario una buena “convivenecia, mayor solidaridad, mayor justicia social, y decidida participación de todos en los proyectos comunes”, así como también “educación humanística, cultura del trabajo honesto y abnegado, revitalización de la familia preservando el espíritu cristiano”.

A los dirigentes sociales y políticos, les pidió que “superen las dificultades con el don de la paz social”, para la “recuperación del hombre y la sociedad argentina”, para que “sigan creciendo y cumpliendo con los deberes ciudadanos con altura moral”, en un contexto de “paz, solidaridad y concordia”.
 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »