29 de diciembre de 2013

Cristina Kirchner pide demorar la aplicación de la Ley de Medios

Afsca no trató ayer los expedientes de las empresas mediáticas más importantes del país en su última reunión del año.

Existen dos formas de relatar los episodios ocurridos ayer en la última reunión de directorio de la Afsca, la autoridad que debe implementar los “mandamientos” de la Ley de Medios.

La primera es la versión oficial: el Gobierno decidió no tratar la propuesta de adecuación del Grupo Clarín a la espera que el multimedios ordene la grilla de sus cables y suba señales como 360TV o CN23 –ambas cercanas al oficialismo– tal como ordena un fallo de la Justicia.

Pero la no oficial, y que alimentan los directores del organismo, se basa en un pedido explícito de la propia Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, al titular de Afsca, Martín Sabbatella. La Jefa de Estado ordenó congelar y prorrogar el tratamiento de los cinco expedientes de los medios más importantes del país.

Así, la situación de Clarín, Telefe, Prisa, Telecentro y del Grupo Uno recién se evaluaría a mediados de enero o principios de febrero. Será luego de una reunión que mantendrá CFK con Sabbatella, cuando la mandataria retome formalmente la actividad en la segunda semana de enero.

Dentro del organismo aseguran que el principal problema para avanzar con los planes y terminar de implementar la Ley de Medios luego del fallido 7D (2012) no tiene que ver con el archienemigo del Gobierno, Clarín, sino con Telefe, un medio poco crítico de la gestión kirchnerista.

Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, recibió en la Casa de Gobierno a los directores de la Afsca. No se avanzó mucho y tampoco se tomaron decisiones. El mandatario consultó sobre avances de algunos expedientes y el titular del Afsca, Martín Sabbatella, ensayó la versión oficial para explicar por qué en el temario de la reunión de directorio (fue ayer por la tarde) no se incuyenton los principales planes de adecuación. Aseguró que hasta que Clarín no ordene su grilla y suba las señales de noticias no avanzarán los planes. Pero dió a entender que la decisión dependía de un pedido de la propia Presidenta. Al menos eso dejaron trascender varios funcionarios.

Durante la reunión, Capitanich, que fue director de la Afsca hasta que asumió en el Ejecutivo, se mostró interesado por el avance del plan de adecuación de Telefe. Pero en ningún momento de la reunión en su despacho –ayer por la mañana– comunicó su opinión sobre la legalidad del plan que presentó la empresa.

PERFIL, en su edición del 21 de diciembre, hizo público lo que se discute en varios despachos oficiales: cómo comunicarle a una empresa “amiga” como Telefe que deberá ajustarse a la Ley de Medios con el mismo rigor que el Grupo Clarín, “enemigo” declarado. 
Telefe tiene algunos problemas en su composición actual. El primero es que está excedida en la cantidad de licencias: supera el límite del 35% de cobertura de habitantes. Por otro lado, Telefónica presta telefonía celular –un servicio público–, algo prohibido por Ley de Medios para una compañía que ya es titular de una licencia de medios (Telefe).


El tercer foco de conflicto se basa en el control societario. La compañía buscan convencer al kichnerismo de que Telefónica y Telefe son empresas independientes en la Argentina (la empresa asegura que son sociedades distintas), aunque comparten una única filial extranjera en España. 
Sabbatella inicialmente no se había mostrado en contra de ese argumento, pero algo cambió. Podrán haber sido los pocos esfuerzos que hizo el canal para que Marcelo Tinelli desembarque con sus productos en esa señal o los problemas que le trae al Gobierno el cuestionable servicio que presta su operadora de telefonía móvil.

No importó la gesta del 7D, tampoco la batalla judicial contra Clarín. La Ley de Medios no se logró implementar tampoco en 2013, que termina la semana que viene. Como siempre todo se empantanó cuando la política metió la cola.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »