18 de octubre de 2012

POR FUMIGACIONES PIDEN LA INTERVENCIÓN DEL GOBERNADOR SCIOLI EN MERCEDES

El intendente de Mercedes, Carlos Selva, está otra vez en la mira de los ambientalistas luego de que el niño Juan Estanislao Milesi tuviera que ser retirado nuevamente de su casa el fin de semana pasado por una nueva fumigación, a lo que se suma la aprobación de otra ordenanza “a libro cerrado” en el Concejo Deliberante sobre "zona libre" para instalar antenas de telefonía. Por estas razones, los vecinos le solicitaron a la abogada Graciela Gómez, patrocinante de la familia Milesi, que presentara con “urgencia” un recurso de amparo en la Justicia. A fines del año pasado, la Municipalidad de Mercedes recibió la intimación por parte de la familia Milesi, que denunció que su pequeño hijo de cinco años padece leucemia tras ser "bañado con agroquímicos por una avioneta fumigadora en el patio de su casa".

 

Juan Estanislao Milesi está afectado de leucemia linfoblástica aguda luego de ser bañado por una avioneta fumigadora cuando tenía sólo dos años, en enero de 2010. Fue tratado en el Hospital Garrahan, donde lo sometieron a continuos tratamientos y controles. El caso motivó en su momento al defensor del Pueblo, Carlos Bonicatto, a exigir a los municipios que realicen tareas para la prevención y control de la fumigación con agrotóxicos. Esa intimación también fue presentada ante la Corte Suprema de la Provincia y el Juzgado Nª 1 en lo Contencioso Administrativo de Luján.  

Sin embargo el pasado sábado 13 de octubre los hechos volvieron a repetirse. Los padres de Juan Estanislao debieron sacarlo a las corridas del Hotel El Tizón para que no fuera expuesto nuevamente a una fumigación con mosquito que se realizó en el campo lindante a la vivienda. Se trata de una situación se replica en forma constante desde hace dos años, pese a la Resolución N° 32 /2011 del defensor del Pueblo de la Provincia y a todas las denuncias realizadas por la abogada Graciela Gómez.

En declaraciones a la agencia  de noticias NOVA, la letrada apuntó también a las responsabilidades del gobernador Daniel Scioli porque “no se inmuta en sacar de forma urgente el decreto reformado N° 499/91, que hace ya casi dos años estaría en discusión en una supuesta mesa interdisciplinaria conformada por el ministro de Asuntos Agrarios", Gustavo Arrieta.  

“Lo irónico del caso -dijo- es que este ministro fue el que sancionó la ordenanza que prohíbe la fumigación aérea en el partido de Cañuelas pero nada hizo a nivel provincial, permitiendo que toda la Provincia esté expuesta a fumigaciones constantes sobre la cabeza de los habitantes sin inmutarse ningún órgano del gobierno de Scioli”.  

El 16 de octubre pasado, con la venia del intendente Selva y con “total arrogancia”, según señalan en el distrito, el Concejo Deliberante aprobó a libro cerrado otra ordenanza, esta vez otorgando “zona liberada” al municipio para la instalación de antenas de telefonía en cualquier lugar de la ciudad, sin ningún respeto por la salud ni la vida de los mercedinos.  

En su artículo 4ª, la ordenanza sobre agroquímicos de Mercedes permite fumigar en forma aérea a 300 metros de las casas. Otros distritos como Luján, en tanto, no lo permiten, siguiendo la directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo, que desde 2009 las prohibió por completo.  

“No sólo se viola la ley provincial 10.969 de Agroquímicos y su decreto reglamentario –señaló Graciela Gómez-, sino también la ley 25.675 de Medio Ambiente y la Constitución nacional”. Y explicó: “La  incongruencia de Carlos Selva es un atentado a la vida que sólo desde la Gobernación pueden parar, ya que la gestión se ha convertido en una alarmante dictadura con una impunidad que da asco en constante confrontación con los medios locales que no son obsecuentes a la gestión“.  

Además la abogada sostuvo que “la Ley Orgánica de Municipalidades 6769/58 expresa en su artículo 25 que para los HCD ‘las ordenanzas deben responder a los conceptos de sanidad, seguridad, protección y conservación’, pero los concejales hacen y deshacen a su libre albedrío con una liviandad repulsiva, siguiendo un código propio y desconociendo toda la legislación existente”.

 

Fuente : Asociación Argentina de Periodistas Ambientales (AAPA)-Medio&medio

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »