20 de septiembre de 2014

"Entran por una puerta y salen por otra gracias a las chicanas legales y la corrupción"

El caso del ladrón grabado asaltando con arma a un turista, y de inmediato excarcelado, dejó pasmada a la sociedad. "Hoy hasta el más pusilánime se anima a delinquir, total no pasa nada", dice Juan Carlos Ojeda, un ex oficial de la policía bonaerense

Ojeda sirvió en la policía de la provincia de Buenos Aires durante 25 años, en tiempos en que ésta tenía otra formación, más atribuciones y, sobre todo, una imagen y motivación muy diferentes. Dejó la fuerza en 1979, pero el tema lo sigue apasionando. Como un ciudadano más,alarmado por la situación que se vive en materia de delincuencia e inseguridad, suele escribir a los funcionarios formulando propuestas, inspiradas en su experiencia, pero también en el sentido común.

En este diálogo con Infobae explica cuánto han cambiado –para peor- las políticas de represión al delito. Critica duramente la reforma de León Arslanian –durante el gobierno de Eduardo Duhalde- y otrs cambios en los procedimientos penales a las que califica de "chicanas contra la sociedad".

Lo que sigue es la transcripción completa y dos videos con extractos de la entrevista.

 

 

Con frecuencia se dice que la mano dura contra el delito fracasó, pero casi todas las medidas tomadas en los últimos 30 años van en el sentido contrario al endurecimiento penal...

Es cierto, entre las medidas permisivas está por ejemplo la probation que permite "cumplir" una condena con trabajos comunitarios o el aumento del "piso" para las excarcelaciones, de 2 a 3 años, en el gobierno de Alfonsín. Como el robo tiene una pena mínima de 3, los autores de delitos contra la propiedad, con violencia en las cosas y en las personas, antes debían aguardar la sentencia en prisión. Pero el gobierno de Alfonsín elevó ese piso a 3 años dándole la posibilidad de ser excarcelados a ese tipo de delincuentes. Ojo, que la medida dice "podrán" acogerse al beneficio de la excarcelación, no dice "deberán", o sea que también hay un problema de interpretación.

   

 

¿Por qué no se puede frenar la proliferación de armas?

Hay un delito tipificado como tenencia de arma de guerra pero para mí debe estar incluido todo tipo de armas de fuego, porque hasta la de menos calibre puede provocar una muerte. La portación de un arma no registrada sindica a su portador como alguien dispuesto a defenderse o a atacar, y entiendo que más a lo segundo. Las penas tienen que ser mucho más severas y ejemplificadores porque se han probado otro tipo de penas como la probation que no protegen a la sociedad. Debe constituir un delito severamente penado.

Hay otras burlas como que la asociación ilícita, que no es excarcelable porque tiene un piso de 5 años, se definía como "la unión de 2 ó más personas para cometer un delito", pero alguien de modo inteligente -o corrupto- modificó eso de tal manera que en vez de ser 2 ó más, ahora es "más de 2". De manera tal que dos ya no son una asociación ilícita, que es una figura con la que contaba la justicia para mantener privadas de su libertad a bandas o a personas que se unían para cometer delitos. Son chicanas contra la sociedad.

También están las salidas anticipadas por buena conducta...

La buena conducta tiene que ser obligatoria en el penal. El que no observa buena conducta, en caso de riña y cosas menores, con intervención de juez competente se le tiene que aplicar una accesoria de un año más de prisión a la pena recibida. Siempre que no se trate de cosas más graves, como homicidio o motín. Estoy convencido de que eso haría desistir de toda mala intención, serían señoritas dentro del penal.

"LA BUENA CONDUCTA, EN UN PENAL, DEBE SER OBLIGATORIA"

¿Y qué opina de otras formas de prisión morigerada?

Lo más perverso son las salidas laborales... me acuerdo de un ingeniero en San Miguel muerto por un delincuente que tenía salida laboral, pero yo no sé si estaba registrada en el penal esa salida. Como lo atraparon, entonces había salido a "trabajar", pero si no pasaba nada, si no lo atrapaban, y me hago cargo de lo que digo habiendo tratado tanto delincuente, seguramente se habría reintegrado al penal y no habría figurado en ninguna parte su salida.

¿Está diciendo que no era salida laboral sino algún tipo de complicidad de algún funcionario del penal?

Sí, con toda seguridad. Lo digo por lo aprendido a través de los años; no puedo juzgar sin pruebas, pero me hago cargo de lo que afirmo por mi experiencia. Se debería restringir esas salidas porque el preso tiene derecho a trabajar, pero adentro de la cárcel.

"HAY QUE RESTRINGIR LAS SALIDAS LABORALES; EL PRESO TIENE DERECHO A TRABAJAR, PERO DENTRO DEL PENAL"

Usted propone responsabilizar a los comisarios, por ejemplo, por la no persecución del delito en sus circunscripciones...

Yo digo (lee): Si es pública la existencia de un lugar de expendio de drogas, denunciado a la policía sin que ésta actúe, al probarse esto pro intervención periodística, judicial, etc. Debe responsabilizarse directamente al jefe policial de la jurisdicción, y expulsarlo de la fuerza por exoneración, así no puede reingresa, y también a sus subordinados que sean sindicados como cómplices o encubridores. Y lo mismo vale para los malos policías por la existencia de desarmadoras de vehículos, prostíbulos, trata de personas, reducidores, u otro delito que sea denunciado.

Es verdad que muchas veces la gente denuncia al traficante del barrio y la policía no actúa.

Así es, y de eso se tiene que hacer responsable al comisario por incapaz, y expulsarlo, procesarlo. Lo mismo que a los malos policías. En muchos casos la gente acude a la comisaría y está cansada de que no le lleven el apunte. Por ejemplo esas denuncias por ausencia de menores que no son tenidas en cuenta. En mi época, se tomaba declaración a cada persona que venía a hacer una denuncia aunque el hecho ocurriera en otra jurisdicción. Se tomaba declaración y mediante una providencia se notificaba a la otra comisaria. Pero la persona salía atendida.

"DEBE EXONERARSE AL JEFE POLICIAL DE LA JURISDICCIÓN QUE NO ACTÚE CONTRA UN DELITO DENUNCIADO"

¿Y por qué ahora no es así?

Se han perdido esos valores por falta de instrucción. Por ejemplo, las malas intervenciones del que fue ministro de Eduardo Duhalde, (León) Arslanián, cerrando la Escuela de Policía, el Liceo policial, creando la Policía Buenos Aires 2... ¡absurdo! Porque decía que en la otra había corruptos. Ministro: ¡échelos!, ¡métalos presos! Porque ahora en la provincia de Buenos Aires rige una ley de "prescindibilidad" policial, de la época de Duhalde, que permite desplazar porque sí, sin sumario ni prueba alguna, a cualquier policía. 

   

 

Usted dice que, por un lado, exoneran a policías sin motivo y, por otro lado, a los policías a los que se les prueba inacción frente al delito no se les hace nada....

Hay que procesarlos. Deben ir presos si se les prueba del delito, y no apelar a purgas y listas negras.

¿Y por qué pasa esto? ¿Hay complicidad con el delito?

La propia indiferencia en la observación, en la represión, en el control, hace que pulule el delito. Hay personas que no quieren traer un vehículo secuestrado a la policía por temor a que le sustraigan cosas... La policía ha perdido atribuciones que eran tremendas en nuestra época. Yo, con 21 años a cargo de una dependencia, estaba facultado para recibir declaración indagatoria a los detenidos, firmaba a la derecha, como juez de instrucción, como era la norma en la época, con un secretario. El policía por instinto sabe instruir un sumario, formalizar preguntas, aunque el acusado no está obligado a declarar contra sí mismo. No importa, se prueba el delito con testimonios, de testigos presenciales o de conocimiento, con pericias, etcétera.

O sea que hoy la policía tiene menos formación y menos facultades.

No puede interrogar, por escrito al menos. Otra cosa absurda es que, al ser despojada la policía de la atribución de tomar declaración, al detenido hay que enviarlo al juez de turno, que según el Código Penal, debe tomarle declaración en 24 horas. En un departamento judicial como San Isidro o San Martín se detiene a unas 50 personas por día: el juez no tiene tempo material de hacerlo ni que trabaje las 24 horas con todo su personal. Otra cosa es que en todas las diligencias judiciales firma el juez y dice "ante mí, el secretario", y no estuvo ninguno de los dos; no sé por qué no se modifica eso, si hay otro personal calificado, porque van a ser responsables de la instrucción de la causa o de la inoperancia del archivo. Como estuve varios años desempeñándome como instructor de la Dirección Judicial de La Plata, me familiaricé con tribunales, eso fue formidable para mí como formación. Hay comisarios que temen tratar con un juez, cuando el juez lo que quiere es el contacto con el funcionario, que éste vaya a exponerle pormenores -el juez noble, desde luego, no los Oyarbide-, el comisario tiene que tener mayor perfil, presencia de ánimo, ascendencia sobre sus subalternos, atender a la gente... me acuerdo de un juez de San Isidro, Juan Makintach, que ya no está en funciones, que andaba por la mesa de entradas: "señora, usted qué necesita", atendiendo a la gente... ¡era formidable! Siempre he visto gente muy noble y muy capaz, pero ante este desprestigio a que ha sido sometida la policía provincial...

¿Qué piensa de la policía comunal?

Se va a superponer con la bonaerense, va a chocar por falta de competencia y jurisdicción. Esos hombres que por ahí son retirados de otras fuerzas, que no han rendido y son expulsados de otros lados, se van a incorporar y a encimarse con la policía histórica, que yo defiendo pese a haber visto truncada mi carrera por manejos turbios de mala gente, y que tiene que recuperar su prestigio. Esa descentralización de las escuelas de policía que impone Scioli es un gasto totalmente innecesario: va a hacer 16 escuelas de policía en la provincia, un disparate... Lo que sí es muy importante son las cámaras en los municipios; felicito esa iniciativa. Y que los históricos zorros grises se dediquen al tránsito y los intendentes a arreglar los baches. Lo digo con todo cariño para el "compañero" (Sergio) Massa.

"LA POLICÍA COMUNAL SE SUPERPONE CON LA BONAERENSE. HAY QUE DEVOLVERLE PRESTIGIO A LA POLICÍA HISTÓRICA"

¿Qué medidas concretas se debería tomar prioritariamente para empezar a resolver esta emergencia que vivimos en materia de inseguridad?

Por empezar, sería muy útil la instrucción del sumario en la comisaría para que el preso no entre por una puerta y salga por la otra. El sumario en la comisaría permite documentar, formar una pieza en 10 días para que al juzgado llegue todo escrito: pericias, declaraciones, etc. Además, el endurecimiento de las penas: en los casos de secuestro extorsivo seguido de muerte, violación seguida de muerte, se tiene que aplicar una pena mínima de 40 años. Los pactos de San José de Costa Rica son una perversión, porque contienen derechos humanos para los delincuentes. Por ejemplo, al permitir hacer un llamado telefónico al aprehendido –hasta le cambiaron el nombre, antes era detenido- ese "aprehendido" hace una llamada, dice "estoy preso", "perdí", "estoy en cana", ni hace falta que diga dónde: automáticamente desparecen los cómplices, las armas, se cambia de lugar al secuestrado y le hacen pito catalán a la sociedad argentina.

¿No existió siempre ese derecho a una llamada?

No, la policía tenía un día para tomar declaración y, en casos importantes, decretaba el secreto del sumario por 5 días. Tampoco soy partidario de los celulares en la cárcel porque desde allí instruyen a sus cómplices para secuestros extorsivos. ¿Qué estamos haciendo? Falta que pongamos una alfombra en el penal... Se tienen que poner las pilas los legisladores y hacer que se aplique penas de cumplimiento efectivo, sacar la probation, eso de pagar con servicio comunitario... siempre me acuerdo de la muerte del hermano de la modelo Sol Acuña y otros delitos que se pagan haciendo cualquier cosita...

Y en cuanto al desamparo de aquellos pobres delincuentes que son asesinos, bueno, hay que reencauzarlos dentro de un penal, pero de ninguna manera absolverlos, porque voy a decir algo que también decía (el actor) Ivo Cutzarida en estos días: yo no llevo el apellido de mi padre, tengo 76 años y trabajo desde los 5, lustré calzado, viví una vida de miseria, me formé trabajando toda la vida, y no he incurrido en delitos, y no digo malas palabras... (risas)

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »