2 de abril de 2014

Exigen un relevamiento completo de los niveles de arsénico en las aguas para consumo humano, en los municipios bonaerenses.

El diputado provincial (PS – FAP) Alfredo Lazzeretti, tras manifestar su preocupación por la cantidad de arsénico en el agua utilizada para consumo humano

        Imágenes integradas 1  

Exigen un relevamiento completo de los niveles de arsénico en las aguas para consumo humano, en los municipios bonaerenses.

 

El diputado provincial (PS – FAP) Alfredo Lazzeretti, tras manifestar su preocupación por la cantidad de arsénico en el agua utilizada para consumo humano, solicitó al Poder Ejecutivo bonaerense, un relevamiento del estado de situación de todas las localidades de la provincia de Buenos Aires. El mismo pretende conocer los niveles de exposición a este elemento y sus compuestos, para evaluar las alternativas de tratamiento para cada caso, y lograr el cumplir de la normativa vigente, protegiendo así la salud de los bonaerenses.

 

Dicho relevamiento deberá realizarse en las localidades que cuenten con un sistema de distribución de agua por red, como también en aquellas ciudades y asentamientos rurales que no cuenten con el mismo. Además se deberá tener en cuenta los estudios, investigaciones y alternativas de tratamientos de saneamiento del agua, efectuados por las Universidades Nacionales con asiento en la provincia, la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y los institutos de investigación públicos.

 

Al respecto, el legislador socialista manifestó que “la situación en Argentina con respecto a los niveles de arsénico en agua, denota que nuestro país cuenta con regiones que están seriamente afectadas". Y agregó que "la presencia de altos niveles de arsénico natural en aguas no solo limita el uso de estos recursos para agua potable y otros propósitos, sino que indirectamente impide el crecimiento socioeconómico. Por ello, la situación actual de conocimiento incompleto sobre la presencia de arsénico, los problemas de salud relacionados y la falta de aplicación de métodos de tratamiento en zonas que así lo requieren necesitan un serio abordaje”.

 

Sobre la problemática, la Organización Mundial de la Salud estableció como límite máximo permitido de arsénico para consumo humano  el valor guía provisional de 0,01 mg/l. El Código Alimentario Argentino en su art. 982° del año 2007 estableció un plazo de límite de cinco años para su adecuación; transcurrido ese plazo, se prorrogó el mismo por otros cinco años hasta contar con los resultados del proyecto. Dicho proyecto se encuentra inconcluso y actualmente no se cuentan con datos sobre los niveles de arsénico en la mayor parte del territorio bonaerense. Por otro lado, la ley Provincial 11.820 establece el marco regulatorio de la prestación de agua potable y, en su Anexo A, Tabla II, establece en 0,05 mg/l el límite tolerable y provisorio para el arsénico en agua de red, el cual se encuentra por encima de los límites fijados por la legislación nacional.

 

Lazzeretti indicó que “es necesario coordinar campañas de concientización con todos los municipios de manera de poner en conocimiento a la población sobre los riesgos que implican a la salud el consumo de agua con niveles de arsénico por encima de los permitidos y, de las alternativas para su tratamiento de acuerdo a las posibilidades económicas y uso en cada caso”.

 

Por último, consideró importante “que los intendentes de la provincia de Buenos Aires, faciliten a las Universidades Nacionales que cuentan con investigadores que trabajan el tema, la realización de diversos análisis del agua de sus municipios, con el objetivo de contribuir a conocer en profundidad la calidad de agua que toman nuestros vecinos". 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »