POLICIALES

31 de mayo de 2013

Argentina, un destino cada vez más atractivo para el narcotráfico

Debido a sus débiles sistemas de control de fronteras y del espacio aéreo, pasó de ser un lugar de tránsito circunstancial a convertirse en la principal salida de la droga hacia Europa y en un centro de producción y consumo cada vez más grande

Según la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), el noroeste argentino está cada vez más amenazado por los traficantes de drogas.

 

En la región se suceden los crímenes mafiosos con el sello narco. Un caso es el del juez Carlos Olivera Pastor, de la provincia de Jujuy, que por investigar delitos de traficantes recibió las peores amenazas.

 

Según informa Haley Cohen, periodista de Foreign Policy, en una nota que titula "El nuevo Narco Estado", el creciente atractivo de la Argentina para los narcotraficantes se relaciona directamente con sus débiles sistemas de control de fronteras y de vigilancia del espacio aéreo. Se estima que hay unas 1500 pistas de aterrizaje clandestinas, y que el país está en condiciones de exportar más de 70 toneladas métricas de cocaína.

 

El principal destino de sus exportaciones de estupefacientes es Europa. Especialmente España, donde en abril de 2010 hallaron 800 kilos de cocaína en un camión camuflado como si hubiera participado del Rally Dakar. El cargamento provenía de la Argentina.

 

Meses después se conoció el caso de un avión privado piloteado por dos jóvenes argentinos, los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá, que aterrizó en Barcelona conuna tonelada de la misma droga. A principio de 2013 fueron condenados a 13 años de prisión por un tribunal catalán.

 

Según Martín Verrier, un consultor en seguridad que trabaja para el diputado argentino Francisco de Narváez, estos dos casos forman parte del magro 5% que es descubierto. El restante 95% llega a destino sin inconvenientes.

 

Pero al convertirse en un lugar de tránsito cada vez más importante, en el país también está creciendo exponencialmente el consumo, ya que a las mulas que trasladan los estupefacientes suelen pagarles con dinero y drogas.

 

Esto ha bajado sustantivamente el precio de la mercadería. Un gramo de cocaína se puede conseguir en la Argentina por menos de 25 dólares, mientras que en los Estados Unidos cuesta 120 dólares.

 

"Comprar cocaína en la Argentina es como comprar Coca cola. Es ridículamente fácil", cuenta una joven estadounidense que vive en Buenos Aires. "Nunca sentí que debía preocuparme en Brasil", agrega.

 

Según un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, desde 2008, la Argentina se convirtió en el país con mayor prevalencia en el consumo de cocaína del hemisferio occidental: aproximadamente el 2,6 por ciento de su población de entre 15 y 64 años consume, lo que supone un incremento de 117 por ciento desde 2000, ubicando la tasa de consumo del país cinco veces encima de la media mundial.

 

Igualmente preocupante es el rol del país como productor de precursores químicos, las sustancias utilizadas para extraer y refinar drogas como cocaína, morfina y heroína.

 

La ruta de la droga sería la siguiente: las bandas trasladan la cocaína cruda desde Bolivia, Perú y Colombia a laboratorios clandestinos en la Argentina (habría unos 250 en el país), donde la refinan y luego la exportan a Europa.

 

Pero como la legislación es mucho más flexible que en otros países, los laboratorios están empezando a producir cargamentos de heroína, efedrina y metaanfetaminas, que llevan a México por el mar, para ser luego traficados a los Estados Unidos.

 

Si bien todavía no hay datos precisos sobre la cantidad de precursores químicos que hay en la Argentina, en 2010 las autoridades decomisaron una cantidad mayor que en cualquier otro país del planeta, con la única excepción de China.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »