POLITICA

16 de abril de 2013

RADICALES EN DEFENSA DE LA JUSTICIA INDEPENDIENTE

La Declaración Conjunta Justicia Independiente (adjunta) debe ser trabajada hasta el martes con el mayor esfuerzo posible para que los radicales y los ciudadanos se sientan comprometidos en la defensa de la justicia y las acciones que se llevaran adelante la semana que viene cuando en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los referentes políticos de los distintos partidos haremos un acto en la escalinata de la Corte Suprema de Justicia con la lectura de la declaración y enunciando el número de firmas. Por ello, es muy importante actuar rápidamente para juntar la mayor cantidad de firmas.

 

RADICALES EN DEFENSA DE LA JUSTICIA INDEPENDIENTE

 

La Mesa Directiva de la H. Convención Nacional y el Presidente del Comité Nacional convocan a la movilización del radicalismo en todo el país para impedir la reforma inconstitucional del Poder Judicial y resguardar el Estado de derecho democrático

Los argentinos y los radicales hemos sufrido ya los dolores de las dictaduras, y no vamos a tolerar que un grupo faccioso se apropie del Estado y someta las libertades del pueblo argentino. Ha llegado el momento de decir basta y de movilizarnos en cada rincón del país convocando o acompañando en la acción a otros partidos democráticos a fin de clarificar a la ciudadanía sobre el alcance de las próximas elecciones en las que se juega la continuidad o no de la democracia republicana acordada por los argentinos en nuestra constitución. Debemos acompañar las movilizaciones ciudadanas que se orientan en igual sentido.

La facción kirchenerista ha desarrollado desde la gestión de 2003 una política de concentración de la suma del poder público en la Presidencia de la Nación, lo que se ha llamado históricamente las "facultades extraordinarias".

A través del uso despótico de las mayorías parlamentarias el grupo gobernante reformó el Consejo de la Magistratura reduciendo la representación de la oposición.

A pesar de la embestida nuestros representantes partidarios en el Consejo dan batalla para evitar que las designaciones de jueces recaigan en personas incompetentes. Las estrategias convergentes junto a las de los otros partidos opositores y estamentos representados, incentivó a que la Presidente y su séquito buscaran otro camino para lograr su cometido y resolvieran, a fin del 2012, tomar el Poder Judicial, consagrando así su promesa del “Vamos por todo”.

Apropiarse de la Corte Suprema es el objetivo principal. Esta institución constituye el último resguardo contra la reforma constitucional que buscan para lograr la reelección indefinida de la Presidente o para imponer herederos del mismo palo. Sometiendo a la justicia no sólo buscan resolver el problema de la sucesión –propio de todo régimen populista– sino también subordinar la libertad y los bienes de los argentinos a la voluntad y al arbitrio del grupo gobernante y sus socios en la sociedad civil.

Las reformas a la justicia que se han remitido al Congreso sólo buscan venganza. A lo largo de estos años han expresado este deseo diversos allegados al Gobierno Nacional, como D’Elía, Milagros Sala y Hebe de Bonafini. A eso se suma la práctica de los escraches y los "ajusticiamientos" simbólicos a periodistas, empresarios y opositores.

El Poder Judicial por naturaleza es contramayoritario. Casualmente, el fundamento de nuestro sistema judicial difuso, que imita al sistema judicial norteamericano, fue diseñado de la forma que prevé nuestra Constitución para evitar los abusos de las mayorías electorales. La experiencia de la guillotina francesa que terminó con la vida de nobles y revolucionarios por estar la Justicia en las mismas manos de la mayoría electoral fue ejemplar. Este terrible hecho histórico llevó a un diseño institucional que estableció un mecanismo fundado en la soberanía popular pero indirecto para elegir a los jueces y así evitar que la justicia fuera utilizada como venganza por las sucesivas mayorías electorales. La propuesta del gobierno es la elección popular de los jueces. Ese es el camino que marca el paso de la justicia a la venganza.Los jueces deben ser imparciales para garantizar un tratamiento igualitario de todos quienes recurren a ella. La politización de la justicia, sólo puede traer como consecuencia la pérdida de la libertad de quienes no comulgan con el orden kirchnerista.

Más allá del debate de la constitucionalidad o no de las propuestas de reforma, lo que hay que entender son las razones de la intencionalidad política a fin poder desnudar la naturaleza de las ideas y las acciones del grupo gobernante.

Es un grupo que desdeña los principios que defienden la libertad y la vida. Desprecian las instituciones republicanas aludiendo falazmente que son formales y oligárquicas. Desde ese discurso "ideológico" vacían el sentido de las reglas que protegen la libertad de los argentinos y con él encubren su búsqueda de la hegemonía política necesaria para la protección de los funcionarios corruptos y de los negocios con los recursos públicos en los que muchos de ellos están involucrados. Se busca también tapar la ineficiencia del Estado que hace de muchos argentinos sus víctimas.

La eliminación de las medidas cautelares y las exigencias desmedidas para su presentación que conducen a la desreponsabilización de los funcionarios estatales son parte central de la reforma judicial. Estos gobernantes inescrupulosos buscan con la eliminación de las medidas cautelares eludir la acción de la justicia independiente, del mismo modo que han casi barrido de la política argentina al periodismo independiente o los historiadores que se apoyan en el conocimiento científico. Cual gobierno totalitario se han propuesto construir un única interpretación de la historia, de la vida cotidiana, de los derechos humanos, de los hechos políticos y económicos: "el relato".

La facción gobernante en su desesperación por tapar su responsabilidad en las inundaciones ha buscado el tratamiento rápido de la reforma judicial, negando el debate porque no lo soportan, porque no tienen buenas razones y argumentos para hacerlo, sólo tienen la fuerza de la mayoría circunstancial. Debemos con nuestra militancia casa a casa, en todos los frentes, en todos los lugares, con todos los militantes de otros partidos que creen como nosotros en las instituciones de la República, ilustrar a los ciudadanos argentinos sobre la naturaleza de esta reforma a la justicia y convocarlos a votar en contra de la facción kirchenerista.

Debemos apelar a todos los recursos electorales disponibles para brindar a la ciudadanía condiciones de expresión libre. Hay que cuidar el comicio, evitar la manipulación electoral y el fraude. Debemos ayudar a las 1.800.000 personas sujetas a planes sociales a que puedan ejercer libremente su derecho de votar, debemos defender el secreto del voto y sobre todo el de los que menos tienen. Tenemos que convencer a nuestros conciudadanos de la enorme fuerza del voto, y que estas leyes que buscan someter a la justicia podrán ser reformadas ni bien se modifiquen las mayorías parlamentarias.

Es tiempo de defender la libertad. Nos convoca nuestra identidad, nuestra historia, el recuerdo de la pérdida de nuestros derechos, y el futuro. Queremos una Argentina libre, sin mentiras, sin sometimientos y sin que la justicia se transforme en venganza. Los radicales queremos una sociedad sin desigualdad creciente y donde los que menos tienen tengan un futuro de ascenso social.

Por todo lo dicho:

El Comité Nacional y la Mesa Directiva de la H. Convención Nacional declaran el estado de movilización del radicalismo y convocan a los Comités de Distrito, a los bloques parlamentarios nacionales y provinciales, a la Juventud Radical, a la Franja Morada, a la Organización de Trabajadores Radicales a:

  • Llevar adelante acciones de concientización de la ciudadanía para explicar el riesgo que supone la reforma de la Justicia sobre el Estado de Derecho. Los radicales no debemos permitir la derrota de la democracia inaugurada en 1983.

 

  • Acompañar las acciones nacionales para la defensa de la democracia republicana que se realicen en confluencia con otros partidos políticos que compartan la defensa de la Constitución Nacional.

  • Promover acciones conjuntas entre los partidos democráticos, las organizaciones sociales de la sociedad civil, los periodistas y los integrantes del mundo de la cultura en el orden nacional y en cada uno de los distritos provinciales.

  • Difundir el contenido del documento COMPROMISO DEMOCRATICO firmado el 10 de diciembre de 2012 entre los distintos partidos políticos y los documentos y acciones que surjan de los acuerdos con otros partidos políticos.

  • Acompañar acciones y movilizaciones de la ciudadanía en rechazo a la corrupción, la reforma constitucional de hecho que el gobierno promueve con las leyes de reforma judicial y las potenciales restricciones a los derechos consagrados constitucionalmente.

 

 

Lilia Puig de Stubrin
Presidente
Convención Nacional
Unión Cívica Radical

Mario Barletta
Presidente
Comité Nacional]
Unión Cívica Radical

 

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »