POLITICA

4 de febrero de 2013

Buscan prohibir las apuestas deportivas en la Provincia

Se trata de una iniciativa presentada por el diputado Walter Martello (Coalición Cívica-ARI), que viene siendo impulsada desde 2008. Alertó que tanto la AFA como Scioli quieren legalizar este negocio oscuro.

 

ESCÁNDALO INTERNACIONAL POR ARREGLOS DE PARTIDOS

 

Buscan prohibir las apuestas deportivas en la Provincia

 

Se trata de una iniciativa presentada por el diputado Walter Martello (Coalición Cívica-ARI), que viene siendo impulsada desde 2008. Alertó que tanto la AFA como Scioli quieren legalizar este negocio oscuro.

 

Ante el escándalo internacional generado por el presunto arreglo de partidos, entre los que se encontraría un encuentro del seleccionado Sub 20 de la Argentina del año 2010, el presidente del bloque de diputados provinciales de la Coalición Cívica-ARI, Walter Martello, le dio un nuevo impulso a su proyecto para prohibir las apuestas deportivas en territorio bonaerense.

 

Se trata de una iniciativa, presentada por primera vez en el año 2008, que viene siendo cajoneada por el oficialismo. La misma, contempla la prohibición de “apuestas, posturas o jugadas, en juegos de azar, deportivos, y/o cualquier otra modalidad, mediante la utilización de medios informáticos, Internet, telefónicos, telemáticos o cualquier otro medio de comunicación a distancia”.

 

El proyecto de Martello tiene carácter preventivo, y surge a partir de que las apuestas deportivas están totalmente al margen de cualquier control estatal. La Provincia no cuenta con las garantías suficientes a la hora de utilizar medios informáticos como forma de explotación del juego.

 

El diputado recordó que, desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), desde hace tiempo se viene impulsando la creación del denominado Prode Bancado, que consiste en reformular el Prode tradicional para adaptarlo al multimillonario negocio de las apuestas deportivas. Concretamente, se busca crear un sistema al que se accedería por teléfono o Internet, con cobro inmediato. Y hasta se ofrecería la posibilidad de que también se juegue on line en las agencias oficiales. Están tan interesados algunos dirigentes del fútbol argentino en impulsar este proyecto, que hacen un fuerte lobby desde el órgano oficial de la AFA y hasta contrataron una asesora en la materia, llamada Estela Varsavsky. Esta iniciativa tiene muchas similitudes con el proyecto que presentó Daniel Scioli en el año 2001, cuando era diputado nacional.

 

El proyecto de Scioli planteaba un sistema de apuestas muy similar al que se utiliza con el boxeo en Estados Unidos. Entre otras cosas, contemplaba la posibilidad para el apostador de determinar qué equipo hacía el primer gol y en qué  minuto, y jugarse por un equipo ganador.

 

En este último caso, a la manera de las apuestas en Las Vegas, cada equipo debía pagar un premio diferente. Por ejemplo: si el partido elegido de la fecha era Boca-River, Lotería Nacional debía informar previamente cuánto paga cada equipo. Los apostadores que optaran por Boca, en caso de ganar, ganaban el 120% de lo apostado, los que elegían empate el 130% y los que apostaban por River, el 170%. Esta modalidad se llamaba "Banca".

 

En 2001, Scioli ya era asesorado por Luis Alberto Peluso, un empresario al que puso al frente del Instituto de Lotería cuando asumió como gobernador y que se vio obligado a renunciar a raíz de los escándalos judiciales que lo involucraban. Peluso, antes de llegar a la función pública, organizaba viajes a Las Vegas y está acusado de haber regenteado una mesa de dinero clandestina para apostadores del casino flotante de Puerto Madero.

 

“Si en el mundo se conocen cada vez mas escándalos por los partidos arreglados por organizaciones legales e ilegales de apuestas, no hay ni que imaginarse lo que puede llegar a ocurrir en la Argentina, con los niveles de corrupción que existe, si se avanza con el Prode bancado o con el proyecto que propone Scioli. Actualmente, en la Provincia, todo el sistema de control de juegos de azar, que debe auditar lo que tributan las máquinas tragamonedas al fisco, está sospechado de irregularidades. En esas condiciones, legalizar las apuestas deportivas, sólo puede terminar en escándalo”, agregó Martello.

 

A lo ocurrido con el partido del Sub 20 en 2010, se suma otro partido del Seleccionado mayor que jugó en Nigeria en el año 2011 y que también está sospechado, a raíz de que inexplicablemente se adicionaron ocho minutos en un partido que Argentina perdía 4 a 0, y que finalmente terminó 4 a 1.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »