21 de noviembre de 2012

Crónica de la mayor medida de fuerza sindical que vivió el kirchnerismo

En 10 años de gobiernos K, nunca se habían reunido tantos líderes gremiales tan distintos para hacer huelga. El impacto y las frases del día.

 

Aeropuertos paralizados, cortes de rutas, bloqueos de camiones en las fronteras y bancos cerrados fueron las muestras más evidentes en las provincias de la adhesión al paro nacional de la CGT de Moyano, la CTA opositora de Pablo Micheli, la Federación Agraria de Eduardo Buzzi y la central obrera de Luis Barrionuevo contra el gobierno nacional.

Desde temprano hubo protestas y cortes en unos 150 puntos -según los sindicatos- en la Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Córdoba, Posadas, Rosario, Catamarca, Tucumán y Santa Cruz en las que sindicatos y grupos de activistas sociales y productores agropecuarios reclamaron al gobierno nacional un cambio de políticas para que el Impuesto a las Ganancias y la inflación "no devoren el salario de los trabajadores".

Por los cortes y bloqueos numerosos empresas y comerciantes decretaron una especie de "asueto", sin adherir al paro, ante la imposibilidad de empleados de llegar a sus lugares de trabajo. Al no haber camiones en todo el país, la actividad comercial estuvo casi paralizada.

Apunten a la Rosada. En una extensa rueda de prensa en la CGT de Azopardo en la que estuvieron todos los líderes sindicales opositores, el camionero Hugo Moyano señaló que la respuesta a sus reclamos "la debe dar el Gobierno no es para los dirigentes. El silencio con que se han expresado los trabajadores es para que de una vez por todas el Gobierno entienda que debe dar respuestas a los reclamos", señaló Moyano.

Su principal aliado en el paro, Pablo Micheli (CTA opositora), sostuvo el paro nacional "demuestra que el Gobierno ha perdido el control del conflicto social" y destacó que "no pueden dejar de ver lo que acaba de ocurrir, que (la Presidenta) se saque la venda de los ojos".

En tanto, el ruralista Eduardo Buzzi señaló que el paro nacional "retumbó en toda la geografía nacional", y pidió al Gobierno "terminar con la arrogancia y la soberbia para escuchar a los que piensan distinto".

Apunten a Moyano. Distintos "voceros" de la Casa Rosada descalificaron durante toda la jornada el paro del gremialismo disidente. El jefe de Gabinete, Juan Abal Medina, sostuvo que "el paro es un chantaje" mientras que el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, calificó la protesta como "el paro de la prepotencia".

Por su parte, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, denunció "destrozos" en el histórico Café Tortoni, en la Avenida de Mayo, por "sectores" ligados al gremio de los gastronómicos que comanda Luis Barrionuevo. El sindicalista negó los hechos y hasta ahora no hubo detenidos.

¿Y la CGT K? Su referente, el metalúrgico Antonio Caló se llamó a silencio, al igual que el taxista Omar Viviani, entre otros. En cambio, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y Secretario de Actas de la CGT Oficial, Roberto Fernández, pidió hoy a Cristina Fernández que "escuche el reclamo de los trabajadores" y que "evalúe rápidamente los alcances del paro".

La que habló último. La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner esperó al acto por el Día de la Soberanía, a última hora de la tarde, para referirse en duros términos a las medidas sindicales.

"No hablemos de piquete, hablemos de apriete, de amenaza, apenas eso, que no puede pasar en nuestro país. Tenemos que tener la libertad de decir qué es lo que queremos hacer. No se puede someter a los trabajadores a la extorsión, a la amenaza", expresó la mandataria.

Y añadió: "Me voy a bancar las que me tenga que bancar, ¡a mí no me corre nadie!, y mucho menos con amenazas, patoteadas y matones".

Menos transporte. El paro hoy el servicio del transporte en el Area metropolitana, con un sorpresivo alto acatamiento en la mayoría de las líneas de trenes, los vuelos de cabotaje y la línea B del subterráneo, mientras que los colectivos prestaron su servicio casi con normalidad, pero con pocos pasajeros. La línea Sarmiento -del aliado moyanista Rubén "Pollo" Sobrero- estuvo cerrada con candado.

La línea B de subtes, que une las estaciones Leandro N. Alem con Los Incas, fue la única que no prestó servicio de manera total, debido a que sus trabajadores adhirieron al paro. Mientras las líneas C, D y E tuvieron un funcionamiento normal durante la jornada, la línea A comenzó a operar recién a las 7.30 por "cuestiones operativas", informó Metrovías. 

En tanto, la actividad aerocomercial permaneció paralizada para los vuelos de cabotaje de todas las compañías nacionales, y las empresas extranjeras no tuvieron inconvenientes para operar en el aeropuerto de Ezeiza, aunque con demoras. "Quisiera pedir disculpas a todos los argentinos que hoy no pudieron volar en los aviones de Aerolíneas Argentinas, que hemos recuperado y está funcionando muy bien, porque uno de los gremios obviamente no prestó las funciones que debía prestar", dijo Cristina.

Sin bancos ni Justicia. La Asociación Bancaria y gremios aliados paralizaron la actividad bancaria y por la tarde comenzó a escasear la dispensa de metálico en las cajeros de las principales ciudadaes al no ser repuestos por las transportadoras de caudales. Del mismo modo, el sindicato de Judiciales que dirige el ultramoyanista Julio Piumato hizo que el Palacio de Tribunalesestuviera desierto.

Menos clases. El paro general convocado por el sindicalismo opositor afectó hoy el normal dictado de clases en escuelas y universidades de gran parte del país, debido a la adhesión de docentes de las jurisdicciones y ante la imposibilidad de trasladarse a las aulas por cuestiones de transporte.

La huelga docente afectó mayormente las escuelas públicas de Buenos Aires, Capital Federal, Mendoza, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén, Misiones, Chaco, Corrientes, donde la inactividad fue alta, y fue imperceptible en las provincias con gobernaciones kirchneristas en La Rioja, Tucumán, Catamarca, Jujuy y Formosa.

La medida de fuerza fue cumplida también por seccionales de base de CTERA, que no adhirió a nivel nacional, de las capitales provinciales de Paraná, Entre Ríos; Rosario, en Santa Fe, Viedma, en Río Negro, Córdoba y Chubut.  En Provincia se sumó la mayoritaria Federación de Educadores Bonaerenses (FEB).

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »