POLITICA

29 de agosto de 2012

El kirchnerista Cristóbal López abre un nuevo casino en Santa Cruz

Se suma a los de Río Gallegos, El Calafate, Las Heras y Pico Truncado que posee el magnate del juego y los medios. El silencio de los funcionarios provinciales.

 

Ampliar Ampliar
El zar del juego sigue apostando por Santa Cruz. A sus ya legendarios casinos en Río Gallegos, El Calafate, Las Heras y Pico Truncado, pretende sumar otro, según reportó la OPI. Nadie sabía para qué se demolía uno de los mayores edificios comerciales del pueblo.   El empresario avanza con el consentimiento tácito del Intendente Matías Mazú y a espaldas de la población. El gran beneficiado con los negocios de casinos, que se incrementaron en los noventa, fue Cristóbal López, quien a través de su amistad con Néstor Kirchner, inició en Santa Cruz su cruzada con el juego de azar.   Río Gallegos, El Calafate, San Julián y Las Heras, son localidades donde López tiene sus casinos y, advirtiendo que la cuenca carbonífera se va a transformar en un interesante polo de desarrollo a partir del funcionamiento de la termo-usina, planificó su negocio con la correspondiente anticipación, teniendo en cuenta que su amigo Matías Mazú, Intendente de Río Turbio y algunos concejales, le han facilitado la llegada a la cuenca.    La semana pasada, el periodista Sergio Cortez del programa “Pan y Circo” por FM Tiempo de la cuenca difundió la noticia de que una antigua mueblería de la ciudad de Turbio que vendía su stock y estaba en liquidación desde fines de 2011 había desalojado absolutamente tres inmensos locales con frentes y entradas por dos calles y en pocos días una cuadrilla de trabajadores de la construcción redujo el magnífico comercio a tierra arrasada.   Las investigaciones comenzaron entonces por la propia gente que estaba trabajando, quienes al preguntársele de qué se trataba, no sabían explicar puntualmente si iban a erigir un hotel o una gran restaurante.   Cuando se consultó al departamento de Obras Públicas de la Municipalidad, informaron desde allí que no tenían conocimiento de la obra. Dentro delConcejo Deliberante, nadie sabía nada y solo los Concejales Zamir Zeidán de la UCR y Héctor Páez del PJ pidieron informes al Ejecutivo, sin resultados positivos.   No obstante, la investigación periodística dio con toda la documentación que había presentado Casino Club y se encuentra en el Departamento de Obras Públicas de la comuna, sin que se haya explicado hasta el momento, por qué se ocultó, tanto a los Concejales, como a la prensa y al público.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »