Jueves 20 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 20 de Junio de 2024 y son las 10:28 -

SALUD

29 de mayo de 2024

Que no se hagan humo tus sueños. El impacto del tabaquismo en la salud reproductiva

Por la Dra. Eugenia Baum, (MN 162.080), Especialista en Ginecología y Obstetricia, especialista en Fertilidad en Halitus Instituto Médico.

Miembro de SAMeR – Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva.

El consumo de tabaco ha sido responsable de una de las grandes amenazas en la Salud Pública, condicionando causas de muerte y enfermedad como así también empobrecimiento en la población. La nicotina del tabaco es adictiva y su consumo aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias, cardiovasculares e impacta como comorbilidad en más de 20 tipos de cáncer, así como en un innumerable grupo de enfermedades. Anualmente alrededor de 8 millones de personas fallecen por su consumo y más de 1.2 millones por exposición pasiva al humo de tabaco.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe hace referencia a cómo el consumo de tabaco ha disminuido en los últimos años y proyecta para el 2025 una disminución del 25%, subóptima para lo que se proyectaba con respecto al 2010. Este objetivo sería alcanzado por 56 países cuando se esperaba lograrlo en 60 países. Actualmente alrededor de 1250 millones de personas consumen tabaco. Desde el 2022 se evidencia un descenso sostenido evidenciándose en los siguientes índices: si en el año 2000 el consumo de tabaco era de 1 cada 3 personas, actualmente se celebra el descenso a 1 cada 5 personas.

 

La capacidad reproductiva de todos nosotros estará determinada por diferentes factores condicionados genéticamente y que modelaremos a través de factores biológicos y ambientales. Entre los factores que condicionan la fertilidad si bien la genética y edad son factores no modificables, al momento de buscar un embrazo, factores ambientales relacionados con nuestros hábitos y estilos de vida son inherentes a nuestro accionar. La edad es un factor cardinal a la hora de concebir ¿por qué importa? Porque con el paso de los años aumentamos la producción de radicales libres de oxígeno que contribuyen a nuestro envejecimiento celular. Este envejecimiento será más acelerado en aquellas personas que lleven un estilo de vida no saludable: alimentación pro inflamatoria, sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol, sobrepeso.

 

El tabaco no es el único “mal hábito” que genera un impacto en la salud reproductiva tanto en la búsqueda de embarazo como en el embarazo y descendencia; su efecto radica en su impacto nocivo agudo y crónico. El consumo de tabaco disminuye las posibilidades de lograr un embarazo natural y afecta prácticamente a todos los sistemas implicados en reproducción.

 

La OMS registra que un tercio de las mujeres en edad reproductiva es tabaquista. Tanto la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) como la American Society for Reproductive Medicine (ASMR) reconocen el impacto del tabaquismo en disminución de la reserva ovárica, calidad ovocitaria y espermática, consecuente alteración en la calidad embrionaria, disminución en la tasa de implantación y aumento en las posibilidades de embarazo ectópico y aborto. Asimismo, los efectos perjudiciales se extienden a una vez logrado el embrazo: impacto en la placentación, aumento del riesgo de preeclampsia, parto pretérmino y bajo peso al nacer del recién nacido como así también el aumento de muerte súbita del lactante.

 

En los tratamientos de fertilidad vemos que los pacientes que fuman respecto a las parejas que no lo hacen presentan: menor respuesta a la estimulación ovárica, mayores alteraciones en la calidad ovocitaria; en los hombres se evidencia un detrimento en la calidad espermática, pudiendo condicionar la cantidad de espermatozoides, morfología, movilidad como la fragmentación del ADN. La sumatoria de estos factores impacta en la calidad embrionaria y si a este factor sumamos las alteraciones en la implantación, comprendemos como aumenta la frecuencia de fracasos ya que tienen resultados subóptimos en tratamientos de reproducción asistida respecto a pacientes que no se encuentran expuestos al tabaco.

 

Impacto del tabaquismo en la mujer

  • Afectación del eje hormonal
  • Afectación en la funcionalidad de las Trompas de Falopio
  • Alteraciones moleculares en estructura genética del ovocito
  • Alteración en la implantación
  • Aumento en número de abortos espontáneos
  • Alteraciones en la placentación. Impacto en recién nacido
  • Aumento del envejecimiento celular que condicionaría a una menopausia más temprana

 

Impacto del Tabaquismo en el Hombre

  • Menor recuento espermático
  • Menor movilidad espermática
  • Mayor porcentaje de anomalías espermáticas
  • Aumento en la fragmentación del ADN espermático
  • Disfunción eréctil
  • Alteraciones hormonales
  • Alteraciones en la espermatogénesis

 

El efecto perjudicial del tabaquismo es crónico, pero también agudo. El abandono del hábito tabáquico antes de iniciar la búsqueda de embarazo en un tratamiento de reproducción asistida es beneficioso. Existen factores no modificables que intervienen en las dificultades al momento de concebir, por ello es importante que mujeres y hombres, tomen conciencia sobre aquellos factores inherentes a la salud reproductiva que sí lo son, para poder de esta manera preservar la salud de quienes desean procrear para poder conocer a quienes desean sumar a sus vidas.

COMPARTIR:

Comentarios