ELECCIONES 2015

14 de diciembre de 2015

ASUNCIÓN Y JURA DEL INTENDETE OSCAR LUCIANI Y LOS NUEVOS CONCEJALES

El día viernes 11, frente al Cabildo de la Villa Nuestra Señora de Luján, tuvo lugar la Sesión Especial de Asunción y Juramento del Intendente Dr. Oscar Luciani, y de los nuevos concejales electos el pasado octubre.

ASUNCIÓN Y JURA DEL INTENDETE OSCAR LUCIANI Y LOS NUEVOS CONCEJALES

 

El día viernes 11, frente al Cabildo de la Villa Nuestra Señora de Luján, tuvo lugar la Sesión Especial de Asunción y Juramento del Intendente Dr. Oscar Luciani, y de los nuevos concejales electos el pasado octubre, que gobernarán lnuestra ciudad por el período 2015-2019.

El acto comenzó con la entonación del Himno Nacional Argentino a cargo del Coro Municipal Ernesto Storani.

 Previo a la jura del Intendente, se llevó a cabo la Sesión Preparatoria del Honorable Concejo Deliberante.

Por secretaría se dio lectura al Decreto de convocatoria a la Sesión Preparatoria Pública.

-Se leyó la resolución de la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires donde se ratifican los nombres de las autoridades ejecutivas y legislativas electas en las últimas elecciones.

-Se creó una comisión de estudio de poderes, integrada por ediles de los distintos bloques, para analizar la validez de los certificados enviados por la Junta Electoral y que avalan a los concejales electos. La sesión pasó a un cuarto intermedio

-Se certificó que los concejales estaban en condiciones de asumir.

- El Presidente del Honorable Concejo Deliberante saliente, arq. Santiago Sarobe, tomó juramento a los Concejales Héctor Artero y Nicolás Quarenta que luego fueron los encargados de tomar juramento a los concejales restantes.

- El Presidente de la Sesión Preparatoria, el CPN Héctor Artero tomó juramento a los Concejales electos: Marcela Manno, Carlos Pedro Pérez, y Javier Casset por el Frente Cambiemos. Nicolás Capelli, Silvio Martini y Erica Pereyra por el Frente para la Victoria y Gabriel Jurina y Jorge Neto por el Frente Renovador UNA

- Tras la votación de los ediles se designaron las nuevas autoridades que conformarán del HCD. Como presidente quedó Nicolás Quarenta, la Vicepresidencia 1º fue para Silvio Martini, y la Vicepresidencia 2º para Silvia Scarzo. Como Secretario Legislativo se designó a Federico Baffa.

Finalizada la Sesión Preparatoria se dio inicio a  la Sesión Especial de Asunción y Jura del Intendente, presidida por Nicolás Quarenta.

Se creó una Comisión de Recepción, que tuvo a su cargo la recepción del Intendente electo, quien fue recibido con un aplauso cerrado de todos los presentes.

Se dió lectura al Decreto del Departamento Ejecutivo Municipal que pone en posesión del cargo al intendente electo en las elecciones del 25 de octubre.

-El presidente del HCD, Nicolás Quarenta, tomó juramento al Dr. Luciani.

A continuación el Dr. Luciani pronunció su discurso, agradeciendo en primer lugar al pueblo de Luján.  Luego hizo referencia a la situación económica esperando contar con la ayuda del gobierno Nacional y Provincial.

 

Luego de las palabras del Intendente, mientras los presentes expresaban su afecto mediante saludos al Jefe Comunal, el Coro Municipal Entonó la canción “El ciclo de la vida” sumando una nota emotiva al evento.

A continuación se transcribe el texto completo del discurso del Intendente:

Hace cuatro años nos encontramos aquí, en esta misma plaza, al amparo de Nuestra Señora de Luján y frente al histórico Cabildo, institución que es el símbolo del gobierno local que precedió a las Municipalidades.

Transcurrieron cuatro años en los que pasaron muchas cosas, pero entre las que debemos destacar un hecho significativo para la democracia. Y ese hecho es que el pueblo ha vuelto a elegir a sus gobernantes.

En aquel diciembre de 2011 –por decisión de ustedes- asumí, por primera vez, ante este H. Concejo Deliberante, el cargo de Intendente Municipal.

Hoy, por la voluntad de nuestros vecinos, vuelvo a hacerlo, dando inicio a un segundo período de gestión y renovando el compromiso con la comunidad.

Por tanto quiero –en esta ocasión- dirigirles a todos mis convecinos un mensaje muy breve, fundamentalmente de agradecimiento.

Ciertamente me llena de orgullo haber sido elegido para representarlos y llevar adelante el gobierno municipal de Luján, pero –al mismo tiempo- debo expresar mi reconocimiento a la muestra de confianza que ello significa, al renovado mandato que me ha sido otorgado, y decirles que asumo con total responsabilidad las obligaciones que el desempeño del cargo me impone.

Lo que llamamos “Destino” nos marca misiones en la vida y debemos obrar correctamente para cumplirlas. Asumo el compromiso.

Así lo haré en esta segunda gestión, con la misma actitud y los mismos propósitos que animaron mi primer mandato al frente de la Comuna.

Todos saben en qué condiciones iniciamos los primeros cuatro años de gestión y las enormes dificultades que debimos enfrentar.  También los vecinos tienen conocimiento de los esfuerzos realizados por el gobierno municipal para pagar deudas, equipar al Municipio con un nuevo parque automotor moderno en maquinarias y vehículos de trabajo, la ejecución de obras públicas –limitadas por cierto, por la escasez de recursos, pero aun así importantes-, la compra del inmueble de Italia e Ituzaingó, etc. por sólo citar algunos logros concretados no obstante la situación de crisis.

Nos esperan numerosos proyectos en desarrollo, prontos para llevar adelante su ejecución en esta segunda gestión que hoy comienza.

Se trata de temas centrales, como el tratamiento final de los residuos; una mejora sustancial de los servicios públicos; la modernización del Municipio para acercarlo al vecino y facilitarle sus trámites; la recuperación de los espacios públicos –como hemos hecho con el Parque San Martín y la Plaza Colón-; y muchos otros que –poco a poco- irán mejorando la calidad de vida de los lujanenses.

Accedimos al gobierno municipal para HACER, para cambiar una realidad de frustraciones y de escenarios futuros siempre postergados, y sabiendo que la gente –cada vez más- espera de la política resultados concretos. Tal vez los hombres puedan verse parecidos en sus promesas pero, finalmente, son diferentes en sus acciones.

Por eso estamos convencidos de que no debe confundirse la política con el discurso, y que es preferible actuar –aun exponiéndose al error- que arrepentirse de no haber hecho nada.

No obstante la convicción y los objetivos fijados, el camino ascendente que queremos seguir transitando, requiere de mucho esfuerzo, de trabajo en equipo, de la suma de capacidades, de colaboración recíproca.

Cada uno de nosotros puede hacer algo para el bienestar de los demás. Y no me refiero a aportes económicos, sino a actitudes positivas, generosas, correctas, de buenos vecinos. Valoremos cada día el lugar donde vivimos y -parafraseando las palabras de John Kennedy- no pensemos en qué puede hacer Luján por nosotros, sino en qué podemos hacer nosotros por Luján.

Cuidemos los espacios públicos, no arrojemos residuos en las calles, respetemos las normas de tránsito, no pintemos –sin derecho- las paredes ajenas, seamos cordiales con nuestros prójimos.

Esas conductas individuales marcarán el rumbo hacia el progreso, dando un salto de calidad en la cultura de la convivencia. Y si alguna vez nos equivocamos, seamos capaces de corregir el error. Pensemos que progresar consiste en el cambio.

Desde el gobierno municipal mucho hemos hecho, pero, aun así, estamos lejos de lo deseable y de nuestras propias exigencias. Falta mucho por hacer y, para hacerlo, necesitamos ayuda.

Como ya he dicho, lo primero es la ayuda de la comunidad en su conjunto, dando muestras de una nueva actitud de respeto, de convivencia y de progreso.

De los trabajadores municipales, de quienes se espera un trabajo responsable, redoblando esfuerzos, entendiendo que son servidores públicos y que se deben a los vecinos, de cuyos impuestos cobran sus haberes. Mi agradecimiento a quienes así lo entienden y cumplen con su labor.

Del Concejo Deliberante, de quien necesitamos la aprobación de nuevas herramientas que nos permitan avanzar en la solución de los problemas pendientes, de la misma manera que –en los primeros cuatro años- hemos recibido ese apoyo para obtener autorizaciones importantes durante la gestión, lo que hemos reconocido públicamente, como corresponde a personas de bien.

De la oposición política, acompañando las medidas de transformación que impulsará el gobierno municipal, sin renunciar por ello a la crítica o a la defensa de sus propias convicciones.

Hemos sido respetuosos de todas las expresiones populares y de quienes las representan. En esa actitud nos encontrarán siempre, dispuestos al diálogo y conscientes de que con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos.

Ya se pronunciaron los ciudadanos en las urnas, ya expresaron claramente su voluntad. Ahora es momento de buscar coincidencias, de aunar criterios, de limar diferencias, facilitando la ardua tarea de gobernar. Estamos seguros de que es la hora de gestos de grandeza y de comprensión mutua, de arribar a acuerdos por el bien común.

Nunca contamos con mayoría legislativa y, por lo tanto, sabemos que gobernar es pactar. Pero pactar no es ceder, porque hay límites infranqueables y lo que es moralmente inaceptable, es políticamente inviable.

También necesitamos ayuda de la Provincia y de la Nación, que –durante estos cuatro años- discriminaron a nuestro distrito retaceando todo aporte de fondos, perjudicando no sólo a un gobierno municipal de otro signo político, sino –fundamentalmente- a los vecinos de Luján.

Y necesitamos esas ayudas para obtener el financiamiento que nos permita ampliar las obras de infraestructura destinadas a brindar servicios básicos a sectores que hoy no los tienen; para sanear la cuenca del río Luján y terminar con el flagelo de las inundaciones, encarando y ejecutando un conjunto de obras que exceden las atribuciones, las posibilidades y los recursos de cada uno de los Municipios perjudicados; para financiar el Hospital, que hoy atiende un 40% de pacientes de otros distritos y genera un déficit de $ 3 millones mensuales para las arcas municipales, que aportamos con recursos propios de los lujanenses. Con la ayuda nacional y provincial, podremos encarar también otras inversiones que superan la capacidad de la Comuna, o su competencia territorial, o sus facultades legales.

Una gran tarea tenemos por delante. Y, con franqueza, necesitamos un gran acompañamiento de la comunidad en todas sus expresiones.

Les pido ayuda y se las agradezco.

Gracias por el respaldo recibido de ustedes. Gracias por la confianza en nosotros, en la aprobación de lo que hicimos y en la actitud generosa de compartir la esperanza de lo que vendrá.

Gracias por el afecto, por la mano extendida de cada uno, por los abrazos. Gracias por esta nueva oportunidad de avanzar hacia el progreso que todos merecemos y la tolerancia por lo aun no hecho.

Gracias por apostar el futuro, por elegir un camino sencillo pero honesto, por tener paciencia y comprensión.

Gracias por acompañarnos, por sentir que la lucha cotidiana –incesante y agotadora, de sacrificios personales- vale la pena.

Gracias por esta presencia, por la calidez, por la sinceridad, por la decisión del 25 de octubre, por pensar en Luján.

Gracias a los jóvenes por su entusiasmo, a las mujeres por su apoyo y su sensibilidad, a los mayores por su sabiduría.

Gracias a todos, absolutamente a todos, porque este gobierno municipal es y será de todos los lujanenses. Y juntos, todos podemos.

Me debo a ustedes. Un gran abrazo. Muchas gracias.

 

 

Dirección de Prensa

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »