POLICIALES

22 de julio de 2015

Una mujer y sus cuatro hijos perdieron todo en un incendio

Norma Delgado es una mujer humilde que, salvo sus cuatro hijos, la ropa que tiene puesta y los documentos que llevaba en la cartera, desde el lunes a la noche ya no posee más nada. Perdió todo como consecuencia de un incendio desatado en una antigua vivienda asentada sobre ladrillos de barro ubicada en calle Pascual Simone, a unos 50 metros de la esquina de Dr. Merlo, en el barrio Los Gallitos.

 Norma Delgado es una mujer humilde que, salvo sus cuatro hijos, la ropa que tiene puesta y los documentos que llevaba en la cartera, desde el lunes a la noche ya no posee más nada. Perdió todo como consecuencia de un incendio desatado en una antigua vivienda asentada sobre ladrillos de barro ubicada en calle Pascual Simone, a unos 50 metros de la esquina de Dr. Merlo, en el barrio Los Gallitos.
El fuego se inició pasadas las 19.30, probablemente por un corto circuito de la precaria instalación eléctrica. En minutos, devoró todo lo que había en una de las habitaciones. Cuando llegaron los Bomberos, se abocaron a extinguir las llamas. No había mucho más para poder hacer ni rescatar. Las pérdidas materiales fueron totales. 
La casa de más de 100 años corre riesgo de venirse abajo y no se descarta que, al menos, la habitación incendiada deba ser demolida. Para Delgado y sus cuatros hijos de entre 14 y 5 años implica quedarse al desamparo, como sucedió esta madrugada que debió pasarla al intemperie, calentándose con un fuego mínimo al lado de donde había sido horas antes una verdadera hoguera.
El siniestro la encontró a Norma lejos de la casa. Estaba haciendo compras en un autoservicio céntrico, cuando la llamaron para avisarle que la piecita donde vivía y tenía todas sus pertenencias ardía de manera descontrolada. "Cuando llegué ya no había quedado más nada", dijo esta mañana  en un alto en las tareas de limpieza.
En la vieja casa hay otras piezas que están habitadas por otra familia. A excepción del humo, estas dependencias no sufrieron mayores daños. En cambio, para la señora Delgado las llamas significan la ruina. "En esta piecita tenía todo amontonado: ropero, cocina, televisor, dvd, cama. En esta pieza se quemó todo. Me quedé con lo puesto y los chicos también", contó.
"Necesito todo, aunque sea una garrafa para cocina pero si es un tubo mejor. No tengo cocina, ni cama. Anoche, cerca de las 3 de la madrugada, un vecino me trajo un colchón y dos frazadas para dormir en el piso", agregó. Sus hijos -un nene de 11 años y tres nenas de 5, 7 y 14- se encuentran en idénticas condiciones.    
"Tenía dos roperos lleno de ropa, dos colchones, muchos muñecos y adornos. El fuego agarró rápido y se quemó todo. Ahora la casa está que se cae", añadió.
A media mañana de este martes, sólo se había acercado al domicilio incendiado una enfermera del CAPS para saber si la vecina o sus hijos se encontraban en buenas condiciones de salud.
"Voy a pedir si por favor me puede donar una garrafa", solicitó con modestia la señora Delgado. 

Agua y fuego
El lunes, el fuego se encargó de arrasar con todo lo que encontró. Para la familia Delgado fue una novedad, aunque ya había pasado por otro desastre. En ese caso fue el agua que inundó la vivienda durante las últimas lluvias. La habitación incendiada supo tener unos 20 centímetros de agua al anegarse este sector bajo de Los Gallitos. 

Cómo ayudar
Para acercar alimentos, ropa de vestir y de cama, calzados, enseres y todo lo necesario para vivir hay que llamar al 15-449058 (Norma) o llegarse hasta Pascual Simone y Dr. Merlo, barrio Los Gallitos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »