12 de junio de 2014

Policías comunales: otro fracaso y grave denuncia de “seducción”.

El FR y la UCR dejaron sin quórum la sesión. El oficialismo llamó a un cuarto intermedio luego de que se retiraran del recinto los bloques de la UCR y el Frente Renovador con denuncias de “corrupción”

Policías comunales: otro fracaso y grave denuncia de “seducción”.

El FR y la UCR dejaron sin quórum la sesión. El oficialismo llamó a un cuarto intermedio luego de que se retiraran del recinto los bloques de la UCR y el Frente Renovador con denuncias de “corrupción”. El gobierno de Daniel Scioli criticó al massismo. El gobierno de Daniel Scioli pretendía volver a la carga hoy para tratar de aprobar el proyecto de policías comunales. Con la duda de si lograría en esta ocasión juntar los votos necesarios para convertirla en ley, la iniciativa buscaba ser tratada por tercera vez en el Senado bonaerense. Cuando todo parecía encaminado para el debate, la decisión de los bloques del radicalismo y el massismo de retirarse del recinto dejó al Frente para la Victoria sin quórum, razón por la que debieron llamar a un nuevo cuarto intermedio. El presidente del bloque del Frente Renovador, Jorge D´Onofrio, explicó los motivos de la decisión a Infocielo. “Evidentemente, la sombra de la corrupción y la Banelco llegó a la Legislatura, porque en la sesión de hoy un senador torció su voluntad”, dijo en referencia al cambio de opinión de Mario Ishii. Sin embargo el propio Ishii dijo: “Mi voto sigue siendo negativo en cuatro artículos en particular, no cambié mi postura”. Sobre el accionar de la UCR D´Onofrio aseguró que “vieron manchado su nombre cuando el Gobierno intentó comprar su voto con la financiación de la deuda de Chascomús por el tema de la rifa”. La presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Cristina Fioramonti, repudió el retiro de sus pares del massismo y advirtió que van a insistir “en la discusión en particular de este proyecto”. Y se preguntó: “¿Qué es lo que van a hacer, se van a levantar y se van a ir? ¿Eso les van a mostrar a los ciudadanos? Esto es muy triste”. Tras el fracaso de una nueva sesión y las denuncias, el sciolismo salió al cruce del massismo. “El Frente Renovador tiene un doble discurso con respecto a la ley”, lanzó el jefe de Gabinete Alberto Pérez. “Lo único que quieren es obstruir la gestión en seguridad del gobernador y que no se apruebe porque saben que, al igual que los comandos de patrullas, son buenas medidas para la ciudadanía. En una clara mirada mezquina de la política no piensan en la gente sino en un posible daño político a Scioli”, añadió. En una línea similar se pronunció el ministro de Seguridad, Alejandro Granados. “Los legisladores que obstruyen el tratamiento de la ley de Policía Local lo hacen porque saben que es parte de la solución en la lucha contra la inseguridad”, dijo. Según el sitio La Tecla, las autoridades de la Cámara alta habrían convocado a una nueva sesión el 26 de junio. En ocasiones anteriores, las diferencias entre el oficialismo y el Frente Renovador impidieron su sanción. Aunque están de acuerdo en el proyecto en general, hasta el momento el sciolismo y el massismo no consiguen conciliar sus diferencias respecto a las atribuciones que tendrá la nueva fuerza para distritos con más de 70.000 habitantes. El oficialismo cuenta en el Senado con 19 bancas a las que se suman los votos de Mónica Macha, de Nuevo Encuentro, y de la denarvaísta Nidia Moirano; mientras que el massismo cuenta con 20 legisladores y sumaba en esta oportunidad a Ishii, quien acompañaba a esa fuerza en los polémicos artículos. De esa forma ambas fuerzas cuentan con 21 votos, por lo que hasta hoy no estaba definida la actitud que tomarían los tres senadores del radicalismo que se oponen al proyecto –aunque se cree que se abstendrían de votarlo en particular– y el legislador del Gen, Omar Foglia, quien podría definir la votación. Si no lo consiguen, el vicegobernador Gabriel Mariotto –quien también actúa como titular de la Cámara alta– podría tener que votar para desempatar la cuestión. En el marco de las frenéticas negociaciones que el oficialismo realizaba para sumar voluntades, el intendente de Malvinas Argentinas denunció que desde el oficialismo intentaron comprar el voto de su hermano, el senador Roque Cariglino. “Me llamó una ministra de Scioli pidiéndome a cambio de algunas cosas el voto de mi hermano en el Senado. Yo les dije que mi hermano iba a votar como corresponde. A la par lo llamaron a él y le pidieron que fuera, así podía salir este mamarracho de ley que no le da seguridad a la gente”, explicó el aliado de Massa, en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red. Quien contestó esa acusación fue el secretario general de la Gobernación, Martín Ferré. “Primero Cariglino manifestó que había recibido un llamado del Gobernador; después cambió y dijo que había sido contactado por nuestra ministra de Gobierno, una mujer con una trayectoria intachable como es Cristina Alvarez Rodríguez. Lo cierto es que nada de eso existió. El intendente una vez más miente”, dijo. Y pidió que el los integrantes del Frente Renovador que “se saquen la careta”, a la vez que los acusó de “trabar sistemáticamente el tratamiento del proyecto de Policía Local”.

   

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »