21 de abril de 2014

Inundados de Luján se manifestó en la plaza Belgrano

Vecinos afectados por las constantes crecidas del río Luján se movilizaron desde la rotonda Ana de Matos hasta la Basílica. “Estamos en riesgo permanente con cada lluvia”, denunciaron.

Un grupo de vecinos afectados por las constantes crecidas del río y agrupados en el colectivo social Inundados de Luján se manifestó esta tarde en la plaza Belgrano. Con el objetivo de exponer y reiterar sus reclamos, marcharon desde la rotonda Ana de Matos sobre la avenida Nuestra Señora de Luján hasta la puerta de la Basílica. 
Bajo el lema "Con ojos de inundados" (nueva agrupación que se suma a Inundados), prometieron seguir marchando y cuestionaron que "la política se fue de cauce". Además, las más de 70 personas gritaron "basta de agua, no somos peces", y se propuso conformar una comisión para controlar el uso de los 70 millones prometidos para obras. En tanto, remarcaron que "todos fuimos, todos somos y todos podemos ser… inundados en Luján". Estuvieron el edil Marcelo Musso y el diputado provincial Juan Carlos Juárez. 
A su vez, emitieron un comunicado donde analizaron no solo la última crecida de principios de mes sino también lo realizado desde octubre del 2012, cuando el desborde afectó a miles de vecinos. 
"El 4 de diciembre de 2012, y como corresponde, le acercamos al intendente Oscar Luciani nuestro primer informe de la situación. Ya ahí advertíamos de las innumerables irregularidades que vimos a lo largo de la cuenca del río Luján, ya hablábamos de un centenar de canales clandestinos río arriba, de emprendimientos inmobiliarios que invadían humedales río abajo, del abandono y desidia a lo largo de todo el río, por sobre todo en la zona de Luján, etc. Dejamos bien en claro al intendente que esa inundación del 2012 era apenas una alerta de lo que podía pasar. "Estamos en riesgo permanente con cada lluvia", fue lo que sentenciamos", afirmaron desde la agrupación.
En ese tiempo se realizaron varias asambleas públicas donde se invitó a todos los vecinos para exponer ese informe. "También a ellos les dejamos en claro lo grave de nuestra situación", agregaron. "En febrero de 2013, lo mismo hicimos en el Honorable Concejo Deliberante, y ante unos pocos concejales presentes que poco interés mostraron", apuntaron.
Además, se gestionaron reuniones en la Dirección de Hidráulica, ante la Autoridad del Agua, en el Instituto Nacional del Agua, y el Ministro de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires. En el marco de la campaña electoral del año pasado, "les dejamos en claro el riesgo que estábamos corriendo a todos los candidatos. También impulsamos la Ley de Emergencias Hídricas ya promulgada por el gobernador".
"Nos cansamos de decir que nuestro río estaba en su peor momento en los últimos 25 años. Lamentablemente, responsables políticos que tienen que trabajar para mejorar esto, también son los peores en los últimos 25 años. Y hablamos de todos los niveles: nacional, provincial y municipal. Remarcamos siempre que el primer eslabón  en la cadena de responsabilidades es el Municipio de Luján. Éste Municipio es el que debe trabajar y gestionar para que él río no entre en la casa de los vecinos, pero ya sabemos que en ésta gestión abundan ineptos que no están a la altura de este conflicto y bien lejos se encuentran de solucionarlo", criticaron desde Inundados de Luján a través del comunicado.
"Tenemos pleno conocimiento de que a vecinos de diferentes barrios los tapa el agua con cada lluvia, y nuestra lamentable Secretaría de Obras Públicas no es capaz de realizar simples zanjeos. Por ende, no podemos esperar nada del secretario de Obras Públicas, Javier Casset, y su pésimo desempeño en ese puesto", calificaron desde la agrupación.
Además de detallar las cuatro crecidas que tuvo el río este año con distintas consecuencias, la última inundación "tuvo la particularidad de mostrar dos picos de crecida con diferencias de días, el río estuvo diez días fuera de su cauce y de esos diez días, durante cuatro días estuvo por encima de los 4 metros".
"Después de mucha angustia y sufrimiento, el agua finalmente bajó, el río volvió a su cauce natural, los vecinos inundados volvieron a sus casas / ruinas y, como siempre ocurre, reflotan nuevos expertos en materias hidráulicas, llegan funcionarios de toda clase y escuchamos promesas de todo tipo", cuestionaron.
"La realidad es que en dos meses sufrimos dos grandes inundaciones. La realidad nos muestra que está pasando lo que advertimos en 2012. La realidad lamentablemente nos da la razón. La realidad hizo que vecinos que han perdido mucho en febrero, lo vuelven a perder en abril. La realidad deja en evidencia la inoperancia del gobierno municipal y su Secretaría de Obras Públicas. La realidad nos dice que estemos atentos, que en la próxima lluvia no vamos a dormir, que no necesitamos grandes tormentas para que nuestro río desborde, que si nadie hace nada para evitarlo, las inundaciones van a ser muy frecuentes. La realidad es muy, muy dura, y contra eso nada pueden hacer promesas blandas", cerraron.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »