23 de marzo de 2014

24 de marzo Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Estamos frente a una nueva conmemoración del aniversario de aquel nefasto 24 de marzo de 1976 y el Frente Nuevo Encuentro renueva su compromiso con la vida

24 de marzo Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Estamos frente a una nueva conmemoración del aniversario de aquel nefasto 24 de marzo de 1976 y el Frente Nuevo Encuentro renueva su compromiso con la vida, anclado en la recuperación y en la ampliación de derechos que, en aquel momento, fueron extirpados a sangre y fuego, desde un Estado usurpado por la fuerza.
 Sentimos que parte de nuestra obligación militante está en la construcción de un presente y de un futuro sobre la base de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

 Conmemoramos una fecha, pero de lo que hablamos es de un país violento, de un país plagado de muerte, de terror y de opresión. Un país sometido por la fuerza a sufrir la usurpación de derechos y la enajenación de lo público. Un país subordinado a imposiciones neoliberales que generaban el permanente sangrado de su pueblo.

 Con la vuelta a la democracia se empezó a recorrer un camino diferente, con mucho esfuerzo; con avances y retrocesos evidentes. Al juicio a las Juntas durante el gobierno de Raúl Alfonsín les siguieron los levantamientos carapintadas y las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Todavía hoy, a 38 años de aquel 24 de marzo, nuestra sociedad tiene marcas indelebles que nos recuerdan quiénes y con qué intereses, actuaron masacrando a su pueblo y a las instituciones de la República. A la misma Ley de Medios, aprobada por el Congreso Nacional, le costó cuatro años tener plena vigencia, para avanzar en reemplazo de la normativa impuesta por el Proceso de Reorganización Nacional.

 Muchas normas quedan de aquella época; mucho poder concentrado observa y actúa hasta con signos de evidente histeria frente a los avances de los derechos que hoy se impone sobre los privilegios que creyeron eternos, los "dueños" de la Argentina.

 Por supuesto: se entiende perfectamente. Luego de los retrocesos sufridos durante la década de los '90, con la llegada de Néstor Kirchner, el Estado asumió la defensa y la promoción de los derechos humanos. Fue así que se renovó la Corte Suprema, se anularon las leyes de impunidad y se reactivaron los juicios contra los represores militares y sus cómplices civiles. De esa forma se abrió la posibilidad a procesar a cientos y cientos de imputados por delitos de secuestro, tortura y homicidio. Se restituyeron identidades. ¿Quién de nosotros no recuerda con profunda emoción el día en que el Presidente constitucional Néstor Kirchner hizo bajar el cuadro de Videla?

Mucho se ha avanzado, pero ni cerca estamos de pensar o sentir que la tarea ha concluido. Como sociedad, mucho nos falta por recuperar; mucho nos falta por restituir; mucho nos falta por conquistar.

 Como pasó a partir del juicio a las Juntas, de la anulación de las leyes de impunidad y de los juicios contra los represores, los gobiernos populares sufrieron inmediatamente el ataque de los que quieren ir en sentido contrario, de los que tienen interés en mantener sus privilegios.

 Los que soñamos con Memoria, Verdad y Justicia debemos asumir con voluntad y convicción militante que el sostenimiento de este camino será posible poniéndole el cuerpo a los sueños y a las causas profundas por las que se llevaron a nuestros 30000 compañeros. El Nuevo Encuentro va detrás de la utopía de la Patria Grande, sin mezquindades ni individualismos, dejando de lado cualquier pequeña expectativa de sector.
Como decía Martín Sabbatella, "Creemos humildemente que la única derrota asegurada es la de los pueblos que se resignan y no toman nota de sus conquistas".

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »