9 de enero de 2014

El encargado del proyecto de Alfonsín para mudar la capital apoyó la propuesta de Domínguez

Aldo Neri encabezó la comisión que en la década del 80 intentó que se traslade a Viedma. Ahora el titular de la Cámara baja sugiere que se lleve al Norte. "La idea es una Argentina que necesitamos revisar", señaló

Pese a que había ventilado su idea semanas atrás, la insistencia de Julián Domínguez en su propuesta para trasladar la capital del país al norte logró mover por un instante una agenda de discusión focalizada centralmente en los conflictos que marcaron el inicio del verano -protestas policiales, saqueos, cortes de luz, acuerdo de precios- por un tema menos coyuntural que, tras la sorpresa que generó, parece destinada a obligar a propios y extraños a tomar posición.

"Hay que volver a repensar la Argentina, repensar en el norte grande, repensar si la capital política argentina debe estar en esta ciudad o en el norte argentino", explicó el titular de la Cámara de Diputados.  "Estoy convencido que este modelo de estado fue concebido hace 200 años con su capital en el puerto y los países que tienen proyectos grandes no tienen sus capitales en los puertos. Las colonias tiene sus capitales en los puertos", añadió.

Radical, el planteo del ex ministro de Agricultura despertó de inmediato un sinfín de opiniones en las redes sociales. También algunos dirigentes políticos se hicieron eco del asunto. Y entre quienes se pronunció se contó la voz de Aldo Neri, el ex diputado radical que durante la gestión de Raúl  Alfonsín presidió la Comisión Nacional para el Desarrollo Patagónico y el traslado de la Capital.

Aunque la idea de Negri era mudar la capital a Viedma, Río Negro, el también ex ministro saludó la sugerencia de Domínguez. "Me sorprende, pero yo le diría positivamente", respondió al ser consultado al respecto por radio Continental.

Neri explicó que "en la concepción de los 80' el traslado de la capital es un componente, pero uno más, nada más, de un proyecto de descentralización de país". Tras destacar que el  país tiene como una característica saliente ser "hiperconcentrado", el dirigente sostuvo que en aquel entonces la propuesta era un "símbolo de descentralización" que se perseguía.

"En realidad somos un país muy unitario y este Gobierno ha acentuado mucho esa índole. Entonces hay que ver el traslado de la Capital como eso, como un componente de unproyecto a mediano plazo de cambio de las patologías que tiene el país", subrayó. Y agregó: "La idea del traslado de la Capital es una Argentina que necesitamos revisar".

Entre los políticos, la idea de Domínguez sumó apoyos y reveses. Entre los primeros se anotó el vicepresidente del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara baja, Pablo Kosiner. "Comparto el concepto que las capitales en los puertos refleja más una visión históricamente de colonia, y que el Norte Grande ofrece la alternativa de una visión políticamente integradora con el Mercosur y la Unasur", dijo, según informó el sitio Parlamentario.com.

Otro que se pronunció a favor fue el massista Alberto Asseff. "Empezaríamos a ejecutar una política de desconcentración y equilibrio demográfico", opinó el legislador que se sumó a las filas del Frente Renovador, quien fue más lejos y también planteó mudar la capital bonaerense al interior de la provincia.

En la vereda opuesta se ubicó el socialista Hermes Binner. "Lo que hay que trasladar no es la capital sino el Estado, tiene que estar presente el Estado en la solución de problemas, en la ayuda, en encontrar un equilibrio para ese triángulo tan interesante como lo es el Estado, el mercado y la sociedad civil", indicó.   

El sindicalista Julio Piumato evitó la evaluación y pidió postergar la discusión. "Qué tal si primero resolvemos la falta de trabajo y de vivienda y la miseria en la Argentina y después charlamos el traslado de la Capital", escribió en Twitter.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »