9 de enero de 2014

Etapa 4: Chilecito, el Rally Dakar en su máxima expresión

Para los autos fue el tramo cronometrado más largo desde 2005 y uno de los filtros de la competencia. Los pilotos sintieron la exigencia del terreno

Como los pilotos en la pista, los conductores del motorhome que transporta al equipo de periodistas equivocaron el camino y la llegada a La Rioja se demoró más de lo pautado: cinco horas, para ser precisos.

En los márgenes de la ruta, miles de personas se agolparon para ver pasar los vehículos y antes de la llegada de los competidores presenciaron el paso de toda la caravana que acompaña la carrera: equipos, organización y demás móviles.  

El vivac se ubicó en el camping de los empleados judiciales, un gran complejo al pie de la precordillera que ofreció como principal atracción –además del imponente paisaje– piletas, donde los miles de habitantes del campamento pudieron refrescarse luego de varias jornadas de intenso calor.

El verdadero Dakar empezó a hacerse sentir con arena volando, un sol implacable y el ruido ensordecedor de motores. A ellos se suman los problemas con las telecomunicaciones: si encontrar señal para el celular es una tarea difícil, la idea de una conexión a internet es llanamente imposible.

El cuarto especial fue el más largo para los autos y camiones desde 2005, con 501 kilómetros cronometrados, repartidos en dos tramos separados por una fase de neutralización. Mientras, para las motos y cuatris, representó el final de la etapa maratón que comenzó en San Rafael, continuó en San Juan, sin asistencia, y culminó en Chilecito, donde se reencontraron con sus equipos.

Fue un trazado exigente para los pilotos y uno de los filtros de la carrera por la gran presencia de piedras en el camino, lechos de ríos secos con muchas grietas provocadas por el agua, poca velocidad y mucha navegación.

Federico Villagra, cuarto en la etapa de hoy y una de las sorpresas de la competencia, explicó que el primer trayecto a la mañana fue más rápido y limpio. "A la tarde se complicó mucho, fue durísimo con muchos lechos de ríos, el agua complicó mucho las cosas, había demasiados cortes que no estaban anotados, muchas piedras y las partes rápidas sólo se pudieron transitar en segunda o tercera marcha", precisó.

"En los últimos kilómetros venía preguntando cuánto faltaba, eso marca lo duro que fue la etapa", remarcó el cordobés. Y sentenció: "Hoy empezó el verdadero Dakar".

Mañana será el turno de Tucumán, con un campamento más verde ubicado en la ciudad. Luego recibirá a la competencia Salta, donde habrá un día de descanso, un oasis antes de comenzar la aventura por el desierto chileno.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »