MEDIOS

19 de septiembre de 2013

SI LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA FALLARA A FAVOR DEL GOBIERNO EN RELACION A LA LEY DE MEDIOS

Si el Gobierno Nacional lograra finalmente que la Corte Suprema de Justicia aplique la ley tal como se ha sancionado, es casi seguro que se producirá “un antes y un después”

SI LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA FALLARA A FAVOR DEL GOBIERNO EN RELACION A LA LEY DE MEDIOS…..

 

Si el Gobierno Nacional lograra finalmente que la  Corte Suprema de Justicia aplique la ley tal como se ha sancionado, es casi seguro que se producirá “un antes y un después” en materia de medios en nuestro pais, aunque actualmente, sin que la Corte se haya pronunciado todavía, puede observarse una tendencia hacia la cooptación de medios por parte del Gobierno Nacional.

 

No es mi intención ser terminante en este tema, ni tampoco provocar una injustificada inquietud al respecto, pero creo que lo que está en riesgo, no es ya el derecho de propiedad del Grupo Clarín sobre sus licencias, sino que creo que lo que está en juego es la posibilidad de muchos ciudadanos de  informarse y de acceder a programas, señales o al servicio de Internet que hoy eligen en libertad.

 

Veamos, entonces. La ley de medios, tal como fue sancionada, solo permite a un grupo tener en todo el país, hasta 10 licencias de televisión abierta y de radio. Antes de la sanción de la ley, el límite era 24.

 

Desde el Gobierno Nacional, sin embargo, se ha dicho que la reducción a 10 licencias por operador no respondió a ningún estudio técnico previo, por lo que se puede suponer que la decisión ha sido arbitraria. Ahora bien, si la Corte fallara a favor del Gobierno en tal sentido, el grupo Clarín, que es el que más licencias tiene y es acusado de abuso de posición dominante y monopolica, y además está fuertemente cuestionado y enfrentado al oficialismo, debería vender 2 licencias de las 12 que tiene: 4 canales de aire, y 8 radios entre AM y FM.

 

Desde el Gobierno dicen que el Grupo Clarín es monopólico. Pero a medida que uno, cualquiera de nosotros, intenta profundizar en este aspecto tratando de informarse, puede llegar a la conclusión que en realidad el Grupo Clarín, y esto no significa una defensa a ultranza del grupo, compite en la actividad con 40 canales analógicos, 24 canales digitales, 2200 radios legales y con nada menos que casi 8000 radios ilegales o piratas. Se trata de una verdad irrefutable, se mire por donde se mire, independientemente de la opinión que pueda tenerse sobre el grupo. Entonces, surge la pregunta: donde está el monopolio?

                                                                                                                      

Que es lo que hay que tener en cuenta sobre el posible fallo de la Corte?

 

Si la ley solo permite a un operador tener hasta 10 canales y radios, cualquier operador, en caso de superar esa cantidad ,debería desprenderse de las excedentes

 

 

Como el Grupo Clarín tiene 4 canales de aire y 8 radios (12 licencias) debería desprenderse de 2 licencias si es que la Corte falla a favor del Gobierno Nacional.

 

Ahora bien, como la ley presume que hay monopolio, es necesario saber que en el caso del grupo Clarín, está desarrollando una actividad en régimen de competencia, y si tiene posición dominante, la misma es producto de haber realizado inversiones que han provocado que optimizara su gestión empresarial, y ese hecho no puede ser condenado en ningún pais cuyo gobierno se precie de ser democrático y respetuoso del estado de derecho. Lo que digo es que no existe monopolio cuando una empresa o grupo gestiona en régimen de competencia  y en nuestro pais la actividad de los medios es libre, y además, si la posición dominante es consecuencia  de mayor inversión y eficiente gestión empresarial, ello no puede ser pasible de sanción alguna o, por más que a muchos, seguramente, no les agrade lo que representa el Grupo Clarín, en este caso.

 

Por otra parte, la ley establece que en una misma localidad, no se puede tener simultáneamente un canal de aire y un cable.

 

Siempre refiriéndonos al Grupo Clarín, por que parece que la norma se refiriera solo a sus actividades, si la Corte considerara como válida esta limitación impuesta por la norma, el Grupo Clarín debería desprenderse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como ejemplo, de Cablevisión o de Canal 13.

 

Lo llamativo, en este caso, es que ésta limitación no existe en otros países

 

Un cable operador solo puede tener una sola señal de generación propia

 

Cómo Clarín tiene 7, entonces, si la Corte falla a favor del Gobierno, debería desprenderse de 6 (entre ellas, posiblemente de T y C Sports y TN, por citar a las más conocidas)

 

Una señal de cable solo puede llegar a 24 localidades

 

Como Cablevisión llega a 158 ciudades, si la Corte falla a favor del Gobierno, 134 ciudades quedarían sin poder ver Cablevisión, pero tambien podría afectarse el servicio de Internet que brinda Fiibertel por la misma red de Cablevisión.

 

Por otra parte, la ley tiene otro obstáculo que la Corte Suprema de Justicia tendrá que evaluar detenidamente antes de pronunciarse: los cables no usan espectro y es por tal motivo que no se encuentran regulados (y esto concierne a Cablevisión)

 

 

CONCLUSIONES

 

En este contexto, la decisión de la Corte Suprema de Justicia adquiere una importancia fundamental, porque si falla a favor del Gobierno, se pondrá en riesgo, casi con seguridad, no solo las licencias del Grupo Clarín, sino las de cualquier otro medio.

 

En coincidencia con la opinión que formulara sobre la ley de medios en trabajo anterior que he puesto a consideración de los operadores del sector, reitero que siempre he sido crítico de los monopolios y del abuso de las posiciones dominantes en cualquier actividad. Y las objeciones que he formulado sobre estas prácticas comerciales están relacionadas con las diversas formas que algunos grupos empresarios, muchas veces en abierta violación a elementales razones de lealtad comercial, utilizan para vulnerar las posibilidades de otros competidores en un mismo mercado.

 

Pero en este caso, lo que me impulsa a reflexionar sobre las consecuencias no deseadas de un fallo que favorezca al Gobierno Nacional es la posibilidad de que tal fallo cree las condiciones para un monopolio estatal en los medios, lo que sería por demás contraproducente para la libertad de expresión en nuestro pais, porque entonces definiciones como multiplicidad de voces, diversidad y pluralismo, que con tanto fervor se enuncian en la ley de medios, se convertirían en meras expresiones de deseos, ya que la verdadera y oculta finalidad sería la implementacion de un pensamiento único a través de los medios.

 

Setiembre de 2013.

 

LIC. Miguel Angel QUIROGA

ORGANIZACIÓN INTEGRAL DE RADIODIFUSION

Avda

  Monroe  3624, 2do Piso, Of. B

(1430) C.A.B.A.

O11 4542 4433/ 011 15 3472 3624

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »