MEMORIA

8 de septiembre de 2013

Ada Morales: “Mi hija esta siempre en la memoria de todos”

Veintitrés años después Ada Morales resiste el dolor que no cede a pesar del paso del tiempo. Le encontramos allí en su casa de Valleviejo como siempre,

Ada Morales: “Mi hija esta siempre en la memoria de todos” 
A 23 años del crimen de María Soledad Morales

(AGP).-(Especial).- Por Dr. Edgardo Miller 

Veintitrés años después Ada Morales resiste el dolor que no cede a pesar del paso del tiempo. Le encontramos allí en su casa de Valleviejo como siempre, como toda la vida. Se recupera de una afección en sus piernas y nos cuenta que Elías se repone de una isquemia cerebral.

 

Veintitrés años después Ada Morales resiste el dolor que no cede a pesar del paso del tiempo. Le encontramos allí en su casa de Valleviejo como siempre, como toda la vida. Se recupera de una afección en sus piernas y nos cuenta que Elías se repone de una isquemia cerebral.

-Cómo vive veintitrés años después el crimen de María Soledad?-

Cada vez que veo que suceden estos hechos lamentables, me digo, pobre familia, pobre madre lo que va a tener que escuchar de su hija, porque siempre se justifican las muertes lamentablemente, con dolor, impotencia y sufrimiento, porque lo de María Soledad fue tan terrible, -Ud. lo sabe por haber estado acompañándonos tantos años-, hasta cuando tantas muertes de jóvenes injustas que hay. La justicia que no hace lo suyo, yo no puedo echar la culpa a todos los jueces porque los hay buenos,  lo mismo pasa con la policía, pero siempre hay una mano negra que impide que se esclarezcan los crímenes. Esperemos que haya un cambio que  los jueces trabajen, que la justicia mejore en general. Yo desde Catamarca le envió a todas esas madres un gran abrazo, estoy con ellas, comparto su dolor y sufrimiento.  

-¿Como le impacto el crimen de Ángeles Rawson?

Cuanto lo siento pobre niña, tenía tan sólo dieciséis años, fue terrible. Yo escuche a alguien decir que este asesinato es distinto al de la Sole. Porque los periodistas vinieron a Catamarca a trabajar a descubrir la verdad. Ahora es distinto, ojalá que piensen, mediten, y que todos tengan el mismo objetivo, que se esclarezca el crimen.

-Dos décadas después del asesinato de María Soledad, ¿En Catamarca hablan del caso?-

Mire, yo sé que hay muchos que le molesta el tema de mi hija, tampoco son tantos, gracias a Dios en estos días me han estado llamando, preguntando  si se iba a hacer la misa, si había algún homenaje, eso a mí me satisface. Si son 23 años, pero todavía hay personas que la recuerdan, habrá unos pocos que querrán que no se toque el tema, que no se hable nunca más. Mi hija esta siempre en la memoria de todos, cuando ocurre algún hecho siempre se habla del caso de ella, se la nombra.

Para una madre no son veintitrés años, especialmente para mí, no lo son. Estoy hablando –Ud. sabe donde, en el mismo lugar que hemos tomado mate y hechos muchas notas- , allí donde están todos los recuerdos de mi hija, el lugar donde esa noche salió contenta, feliz, para mí todo fue ayer. Yo tengo en mi mente en mi corazón, para mí el mes de septiembre es el mes de la juventud, de los estudiantes, pero el más triste, más doloroso. La Sole salió el día 7, murió el 8, el 10 apareció su cuerpo, y el 12 ella hubiera cumplido 41 años. Ella ya tendría un nieto, pero lamentablemente con toda esa ilusión, con esas ganas de ser alguien en la vida, la asesinaron.

-¿Esta cerrada la causa?-

Un fiscal pidió cerrarla, nosotros nos opusimos. Ya no quieren que se hable más del tema, hay gente que le molesta, le toca de cerca. Pero la justicia a la familia Morales nos debe el tema del encubrimiento. Ud. sabe que no se toco nunca la causa por los treinta y tres “Falso Testimonio”, nunca se investigo el Sanatorio donde mi hija entró en coma y falleció, al poder político de ese momento  –encabezado por Ramón Saadi- nunca se lo llevo a los tribunales,  Miguel Ferreyra el ex Jefe de Policía ya esta sobreseído, cuando uno sabe que él fue el artífice del encubrimiento, como también muchos de los policías que participaron.

Lo condenaron a Tula –Luis- y a Luque –Guillermo- y es que dijeron basta ya con esto suficiente, para Ada Morales no. Yo hubiera querido que se juzgara el encubrimiento, los falso testimonio y al poder político de la época.

-El único que llegó a juicio por falso testimonio fue el “jardinero” Moreno, que cumplió prisión efectiva.-

Si así es, primero dijo la verdad, después se retracto y fue preso. Pero el que si se mantuvo en sus dichos fue Medina. Hace unos días charle con él y me manifestó que nunca va a cambiar su testimonio. El dijo que lavo el auto –el Ford Falcón de Luque-, que había sangre, que estaban los zapatos de mi hija, ese testimonio es muy importante porque me hizo saber lo que pasó con María Soledad.

-Muchos de los testigos han fallecido?-

Si, la hermana Tello, su declaración fue muy importante, recuerdo cuando ella dijo “que necesidad tengo de mentir si yo ya me estoy muriendo”, decirlo me estremece, ella contó parte del calvario que le toco vivir a mi hija. Hay varias enfermeras que conocían la verdad, sabían muy bien como entró mi hija al Sanatorio Pasteur para ser operada, pero falleció antes que eso sucediera. Otro testigo que falleció fue el colectivero Carlos Ponce, el nunca cambio su declaración, siempre sostuvo que los vio tirando el cuerpo, que había policía en el lugar, ellos le dijeron que se fuera, porque “era un accidente”.

-Arturo Luque también murió. ¿La familia Luque sigue viviendo cerca de su casa?-

Yo prácticamente no salgo, vivo en mi casa, desconozco la vida de ellos.

-Después del crimen de María Soledad los padres ponen más atención en sus hijos cuando salen de noche?-

Yo creo que hay padres que si se preocupan por sus hijos. Lo que sí le puedo decir que hubo muchos esclarecimientos de los asesinatos, como el caso de Rocio Ubilla, que los autores fueron condenados a “reclusión perpetua”, sin que su familia tuviera que esperar ocho años como tuve que esperar yo, en un año se cerró el proceso. La gente ya no se calla, -recuerde que tenía mucho miedo-, denuncia, sale a la calle, hace marchas. Creo que el asesinato de mi hija produjo muchos cambios en la sociedad catamarqueña.

Yo sigo siempre en contacto con la hermana Martha Pelloni, me hablo seguido, no me puedo alejar nunca de ella. Si la hermana Marta no hubiera estado aquí no habría sido lo mismo, ella trabajó mucho para el esclarecimiento del crimen de Sole.

 

-Cuanto medios nacionales la llamaron hasta ahora?-

El primero que llama es usted.

Ada Morales, sigue allí en su casa de Valleviejo, sufriendo, y extrañando a su hija. El caso que conmovió al país ya no despierta el interés de la prensa nacional. La condena para Guillermo Luque y Luis tula, bajó el telón definitivamente de uno de los crímenes más horrendos que se haya cometido en esta tierra.


COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Horacio de San Juan

Muy bueno!!!!! Nunca debemos olvidar a María Soledad.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »