OPINION

5 de febrero de 2013

Ocaña habla del nexo entre Skanska y la mafia de los medicamentos

Asegura que Alberto Salvador "Negro" López, hombre que conecta ambos casos, produjo una estafa millonaria al Estado.

 

La diputada y ex ministra de Salud, Graciela Ocaña, aseguró a Perfil.comque Alberto Salvador “Negro” Lópezel hombre que conecta los escándalos más resonantes de la última década, está detrás de una estafa millonaria al Estado.

El “Negro” López, como se lo conoce en el Gobierno, desnuda los nexos entre narcotráfico, plata sucia y política, como reveló PERFIL este domingo. Es el hombre que conduciría a la red montada para blanquear el dinero proveniente de coimas de la obra pública, y tenía acceso directo al entorno de Néstor Kirchner, al punto de haber usado oficinas de la Casa Rosada para sus negociaciones.

Las empresas fantasma en torno al denominado Caso Skanska y el tráfico de efedrina tuvieron un trasfondo común: lavar dinero sucio. Ambos casos fueron vinculados a la recaudación de la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Pero parecían ir por cuerdas separadas. No es así. El “Negro” López, procesado por el tráfico de efedrina, está detrás de una empresa fantasma usada para justificar gastos millonarios con facturas adulteradas.

“La primera vez que escuché hablar del Negro López fue en 2008, cuando estalló el escándalo por la ruta de la efedrina. Era un fantasma, un hombre muy difícil de rastrear”, recuerda Ocaña. “Fue cuando descubrí que estaba vinculado a una estafa millonaria contra el PAMI ocurrida en 2004”, agregó.

Se trata del Caso Ramis, un fraude contra el PAMI montado entre la droguería Romalá, de Rubén Romano, y Prefarm. En aquel momento no se conocía que era la droguería de López.

“Hay un patrón común entre Sebastián Forza –una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez-, Néstor Lorenzo –apodado el “Yabrán de los medicamentos”- y el Negro López”, asegura Ocaña, al referirse a una red de negocios con sindicalistas, el Estado y el narcotráfico.

Pista Skanska. PERFIL reveló que las coimas de Skanska podrían haberse blanqueado a través de droguerías proveedoras del Estado que luego se dedicaron al tráfico de efedrina. Droguerías que no podrían haber tenido esa participación –ni en el caso Skanska ni en el nacotráfico– sin la protección política.

La firma Nolink S.A. es la pieza que une el lavado de dinero en el Caso Skanska con el tráfico de efedrina. Se trata de una empresa con facturación millonaria y ningún empleado. Un eslabón perdido entre dos de los principales casos de corrupción del kirchnerismo, que podría conducir a los funcionarios detrás de las maniobras de lavado de dinero. Fue descubierta en 2004 por la DGI, pero nunca fue investigada en la Justicia. Hasta ahora.

Según datos de la Dirección General Impositiva (DGI), a los que PERFIL accedió en exclusiva, Nolink es una empresa fantasma. Pero a los investigadores se les negó acceso a mayor información sobre la compañía. El expediente interno entró en una meseta y jamás se llegó a saber quiénes estaban detrás de Nolink ni por qué se les negaba a los agentes datos sobre esa sociedad.

Lo primero que alertó a los sabuesos es que Nolink tiene varias cosas en común con Infiniti Group, la empresa fantasma que destapó el Caso Skanska. Entre ellas, que ninguna de las dos tiene empleados registrados, ambas son supuestas agropecuarias que venden cereales y estaban beneficiadas por la AFIP como “grandes contribuyentes” que no pagaban IVA, una cláusula necesaria si se utiliza para lavar dinero.

Además, compartían clientes. La DGI detectó que las mismas empresas que tenían facturas truchas de Inifiniti tenían de Nolink. Es decir que se habrían pagado sobornos a través de Nolink y que se trata de “empresas mellizas”. Pero hay una diferencia: Nolink facturó en un año el triple que Infiniti.

El hombre. Alberto Salvador “Negro” López es el hombre que une Infiniti con Nolink, y con la efedrina. Es un empresario procesado por el tráfico ilegal de esa sustancia que importaban distintos grupos empresarios desde China e India para ingresarla ilegalmente a México, donde estaba prohibida por ser utilizada para la producción de drogas sintéticas. Es también un viejo proveedor del Estado en materia de medicamentos. El tráfico de efedrina se frustró en 2008, cuando Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina –todos involucrados en el negocio– aparecieron ejecutados en un zanjón de General Rodríguez.

Nolink está registrada en el mismo edificio de la droguería Prefarm, un piso más abajo, en Maipú 464.

Si Skanska pagó a Infiniti las supuestas coimas para construir dos gasoductos, Infinti tenía que blanquear de alguna forma ese dinero. Para ello, necesita un cómplice, que aceptara “pagos” a cambio de nada.

“Me sorprende que Prefarm tenga como cliente a Infiniti. ¿Qué le vendía una droguería a una empresa financiera y cerealera? Los objetos comerciales no tienen nada que ver. La única explicación sería que intentaban justificar fondos que provendrían de lavar dinero”, afirmó la diputada.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »