ECONOMIA

21 de enero de 2013

De cada tres argentinos que trabajan, uno lo hace en la informalidad

Surge de los últimos datos oficiales disponibles, de junio de 2012. Representan a 5,3 millones de ocupados y ganan 30% menos que los registrados. Tomada reconoció en agosto que es lenta la baja del "empleo en negro"

 

De acuerdo al relevamiento de la cartera laboral, el personal doméstico es el más afectado por el trabajo no registrado. Alrededor de 900 mil, en su mayoría mujeres, desempeñan sus tareas en un marco de precariedad laboral, sobre un total de 1,2 millones de empleados que tiene el sector.

Estar “en negro” significa estar privados por parte de los empleadores de cobertura de salud y aportes para la jubilación. Tampoco gozan de vacaciones pagas o días por enfermedad. Se trata de asalariados y trabajadores por cuenta propia o profesionales que en los registros de la Seguridad Social no figuran con aportes previsionales.

A junio del año pasado, había 15.913.400 personas ocupadas, de las cuales 10.553.566 sumaban aportes, lo que equivale al 66,3%. El restante 33,6% trabaja en la informalidad, es decir,  de cada 3 ocupados, uno está “en negro”, publica el diario Clarín.

Además de las empleados domésticas, los otros sectores especialmente afectados por esta condición son la construcción, los servicios de hotelería y los restaurantes. Según trascendió, la presidente Cristina Kirchner estaría preparando un anuncio para esta franja de trabajadores a su regreso al país después de su gira por Asia y medio Oriente, previsto para hoy.

Respecto del salario medio bruto de los trabajadores en relación de dependencia, según las cifras de Trabajo, para junio del año pasado era de $ 6.200, aunque el 65% cobraba menos que ese promedio, y el 25% percibía menos de $ 3.000 mensuales.

Para quienes trabajan fuera del sistema legal, la situación es más perjudicial: ganan aproximadamente un 30 por ciento menos que los empleados en blanco, precisa el matutino que publica el informe de la cartera laboral.

A fines de agosto, el ministro Carlos Tomada había hecho hincapié en declaraciones aFM Vorterix en la necesidad de bajar los niveles de trabajo no registrado, que, según afirmóen esa ocasión, estaban en el orden de 32 por ciento.

"Estaba en 50 por ciento en 2003, y ahora en 32 por ciento. Durante 25 años el trabajo no registrado lo único que hizo fue crecer, y empezó a descender desde 2004. Ahora hemos entrado en un descenso mucho más lento, y es lo que no nos satisface", sostuvo Tomada.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »