MEDIO AMBIENTE

13 de enero de 2013

FRENTE A LA NUEVA CRISIS DE CURTARSA, PRIORIZAR A LOS TRABAJADORES Y PROMOVER UN AMBIENTE SANO PARA TODOS LOS VECINOS

Lamentables sucesos han ocurrido en torno a Curtarsa en los últimos tiempos. El incendio intencional de parte de sus instalaciones el día previo a Navidad, y el pedido de quiebra por parte de su “propietario” Ambruosso Beppe el 31 de diciembre de 2012, último día hábil antes del ingreso a la feria judicial, ha dejado nuevamente a los trabajadores y sus familias sin nada. Vuelve a repetirse el mismo panorama que en enero del 2011.

 

FRENTE A  LA NUEVA CRISIS DE CURTARSA, PRIORIZAR A LOS TRABAJADORES Y PROMOVER UN AMBIENTE SANO PARA TODOS LOS VECINOS

Lamentables sucesos han ocurrido en torno a Curtarsa en los últimos tiempos. El incendio intencional de parte de sus instalaciones el día previo a Navidad, y el pedido de quiebra por parte de su “propietario” Ambruosso Beppe el 31 de diciembre de 2012, último día hábil antes del ingreso a la feria judicial, ha dejado nuevamente a los trabajadores  y sus familias sin nada. Vuelve a repetirse el mismo panorama que en enero del 2011.

En declaraciones recientes, la ex intendenta Graciela Rosso manifestó que el proyecto de relocalización constituye un engaño a la población; señaló que los costos de relocalizar Curtarsa los tendría que abonar la comunidad del Partido de Luján. Además de confundir a los vecinos,  estas afirmaciones parecieran querer establecer un vínculo entre  la acuciante situación de los trabajadores y la reciente aprobación del proyecto de relocalización en la legislatura bonaerense.  Es  necesario aclarar varias cuestiones. Vamos por partes.

Durante la gestión de Graciela Rosso hubo un reconocimiento de que la empresa Curtarsa contaminaba y constituía un peligro ambiental y sanitario incalculable. A partir de esa consideración, hubo acuerdo con el gobierno a la hora de señalar los responsables de esa situación: Atilio Dapolito, propietario de Curtarsa  que siempre  incumplió todas las normas ambientales existentes; y el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) cuyo titular era en ese entonces José Molina, y convalidó esa situación durante años

La identificación del problema y el señalamiento de sus responsables generaron que el reclamo ambiental tuviera un acompañamiento  del gobierno local, confluyendo en varias ocasiones. Siempre hemos valorado esa actitud, más allá de cualquier acusación que nos pudiesen hacer diciéndonos “oficialistas”. El merito de la lucha de los vecinos de Jáuregui no fue convencerse por un gobierno, sino convencer al gobierno de que había un problema y debía ser resuelto

Sin embargo, las discrepancias surgían a la hora de buscar una solución: impulsábamos la relocalización y reconversión de la empresa, pero  la intendenta  decía: “la fábrica funciona bien o cierra”. Cuando le señalábamos que eso era imposible dada la complicidad de las autoridades del OPDS, Rosso guardaba silencio o daba a entender que la solución inevitable al conflicto conduciría al cierre de la fábrica. Conclusión: de las 2 alternativas de Rosso, una conducía al fracaso (la curtiembre funcionando bien) y otra al desastre: el cierre dejando 500 familias en la calle.

La ley provincial 1422 de relocalización de Curtarsa,  elaborada por el diputado Juan Carlos Juárez, aprobada por  UNANIMIDAD en ambas cámaras de la provincia de Buenos Aires y apoyada por la gestión municipal actual; sintetiza las propuestas que desde hace  mas de una década sostienen las organizaciones vecinales de Jáuregui y que siempre han reclamado los vecinos de nuestro Partido. Esta ley permite mantener las fuentes de trabajo; disminuye el impacto ambiental  y garantiza mejores condiciones laborales para todos los trabajadores al promover la reconversión.

Es conveniente aclarar, una vez más, algunos contenidos esenciales del proyecto: la relocalización de la fábrica es financiada con  créditos blandos del estado existentes hoy en día.  Es el propietario de la empresa, a través de un plan de pagos flexible quién afronta ese gasto. No es imposible, considerando las ganancias multimillonarias que durante décadas tuvieron los italianos en nuestro país.  Solo se trata de abrir los libros contables de la empresa para corroborarl

Hay que reconocerle a Rosso que su posición actual en relación al problema de Curtarsa es la misma que tuvo durante su mandato. Lo que resulta lamentablemente es que para expresar sus diferencias recurra a la acusación y la difamación gratuita hacia los vecinos que durante todos estos años han estado luchando y mantienen otra posición.

Finalmente, la posibilidad de que se aplique esta ley no está obstaculizada por una cuestión de fondos, ni tampoco por la voluntad de los trabajadores ni de los vecinos (quienes en definitiva, comparten las mismas necesidades), sino por los eternos incumplidores de normas ambientales, laborales y administrativas: los propietarios de Curtarsa.

Lo sucedido a fin de año, confirma lo que durante años hemos venido denunciando las organizaciones vecinales.            El único objetivo de las grandes multinacionales como Curtarsa es llevarse ganancias multimillonarias, vaciar y contaminar nuestros recursos (1000 litros de agua por cada cuero  curtido), enfermar nuestras poblaciones, y cuando las ganancias no son las esperadas, irse del país y dejar a los trabajadores a la deriva y un pasivo ambiental incalculable.

Por lo tanto, debe quedar claro que la crisis de Curtarsa no se debe a los reclamos ambientales, sino que se trata de una nueva estafa consumada contra los trabajadores por parte de los empresarios italianos. Ninguna intervención del gobierno debe ayudar a estos empresarios delincuentes, sino a las  familias que han quedado nuevamente a la deriva.

Nos encontramos en momentos decisivos, en los cuales el compromiso de las autoridades y  la población de nuestro Partido son fundamentales. No puede suceder lo mismo que en el año 2011 cuando la fábrica estuvo parada un año,  y ninguna autoridad gubernamental brindó apoyo a los trabajadores. A fin de año volvieron a aparecer los mismos de siempre como “salvadores” y la burla se consumó nuevamente

Dentro de Curtarsa hay una infraestructura  más que suficiente como para que con una planificación adecuada y la coordinación de todas las esferas gubernamentales (local, provincial y nacional), se realice un saneamiento del pasivo ambiental, se utilice el predio y las instalaciones para el desarrollo de otro tipo de industria, no contaminante y compatible con la tan estrecha proximidad del casco urbano, ofreciendo trabajo en forma prioritaria a los trabajadores de la ex curtiembre

 Es momento de apostar y brindarles una oportunidad a los trabajadores para que tengan la posibilidad de tener otro destino. Es momento de priorizarlos, ellos son nuestros vecinos y viven en nuestro Partido, no fugan sus ganancias al exterior ni son los responsables de la contaminación que durante años generaron los italianos. Esperamos que las autoridades estén a la altura de las circunstancias.

 

Asamblea de Vecinos y Organizaciones por el Medio Ambiente del Partido de Luján

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »