EDUCACION

20 de octubre de 2012

Alumnos de la Provincia representan al país en la Feria Nacional de Ciencias del Uruguay

Son estudiantes de una Escuela Especial y desarrollaron una desmalezadora manual que les valió el reconocimiento y premios en varios eventos.

 

Del 18 al 20 de octubre, la Escuela Especial Nº 501 de Capilla del Señor, partido de Exaltación de la Cruz, representará al país en la 26º Feria Nacional de Clubes de Ciencias del Uruguay, el evento de ciencia y tecnología juvenil más importante del país vecino.

 

La escuela bonaerense presentará el proyecto Escardillo Manual de Doble Vertedera, con el que obtuvo el primer premio en la categoría educación tecnológica en la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología que se realizó el año pasado en Tecnópolis. Esta última distinción le valió el pase para integrar la delegación argentina que representa al país en distintos eventos nacionales e internacionales.

 

Esteban Díaz, Jorge González, Emiliano Ríos y Ezequiel Verón -todos de entre 14 y 18 años-, son los alumnos argentinos que desarrollaron el proyecto. En la ciudad uruguaya de Ciudad de Minas expondrán su trabajo entre otros 6.800 proyectos que presentarán jóvenes uruguayos -anfitriones del evento-, chilenos, paraguayos, peruanos, panameños y colombianos. Asistirán acompañados por los docentes Gustavo Tenorio y Néstor Rinaudo, a cargo de los talleres de Huerta y Granja y de Mecánica, respectivamente, quienes coordinaron el proyecto.

 

La Escuela Especial 501 cuenta con una matrícula total de 128 alumnos y su especialidad es la discapacidad intelectual. El desarrollo de distintos proyectos tecnológicos dentro de la institución le permitió obtener varias distinciones.

 

“Para nuestra escuela representa un reconocimiento importante y nos posiciona entre las mejores de nuestro tipo”, señala Carlos Gaitán, director de la institución educativa.

 

“Hace cinco años que estamos en este camino, en proyectos de desarrollo de herramientas para uso de huertas orgánicas, comunitarias o familiares”, dice Gaitán y añade: “Nuestra primera herramienta fue una laya que sirve para remover la tierra. La segunda fue una sembradora manual y el año pasado desarrollamos este escardillo manual de doble vertedera”.

 

El instrumento sirve para sacar los yuyos que nacen entre los surcos, para extraer las malezas. A su vez está preparada para verter la tierra hacia los costados. “Es una herramienta  simple”, pero muy útil al momento de eliminar las malezas sin usar ningún tipo de agroquímico. Como expresan los alumnos en los fundamentos de su proyecto, estos pastos “compiten -con los cultivos de las huertas- por agua, nutrientes, espacio y luz”.

 

A diferencia de otros utensilios tradicionales, como el zapín o la azada, el escardillo resulta una herramienta más cómoda para la posición del operario. Las púas desmalezadoras no alcanzan a tocar las plantas por lo cual no hay daño para los cultivos. Su sistema permite regular el ancho que abarcará el trabajo según el espacio entre surcos, lo cual redunda en beneficios de tiempo y costo.

 

“Para la fabricación de este escardillo se reciclaron distintos elementos: caños, púas de hierro de construcción, y un par de chapas que se utilizaron para la función de volcadora de la herramienta. Incluso para conseguir estos elementos usamos una mesa vieja para obtener los caños y los fierros los extrajimos de la basura”, explica el director.

 

Como todo proyecto de investigación, hubo que seguir los pasos metodológicos que requiere hoy por hoy la tecnología. “El primer paso fue abordar la problemática de los yuyos en una huerta. También requirió una profunda investigación por parte de los alumnos sobre los materiales a emplear para la fabricación de la herramienta y sobre los procesos técnicos para fabricarla”.

 

El proyecto contempló además normas de seguridad industrial, resistencia y comportamientos de los materiales y condiciones favorables del uso del recurso suelo en huertas de baja escala.

 

Desde su concepción la iniciativa estuvo pensada para uso de la población de bajos recursos y a quienes generalmente están dirigidos los programas de promoción de las huertas orgánicas desde el ámbito gubernamental.

 

“Ver a nuestros chicos lograr esto, más allá de su discapacidad, representa un orgullo”, señala Gaitán y agrega: “Nuestra idea de la educación especial es poder dar herramientas para la integración social y la inserción laboral”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »