POLITICA

4 de septiembre de 2012

Administración estatal envilecida

Hace unos días, un diario informó que en una importante provincia, el ausentismo en la policía por prescripción médica rondaba el 20% de los efectivos. Si es así, no debe extrañar el aumento de la delincuencia

 

Hace unos días, un diario informó que en una importante provincia, el ausentismo en la policía por prescripción médica rondaba el 20% de los efectivos. Si es así, no debe extrañar el aumento de la delincuencia. En otra provincia, un gobernador,  ante el mismo problema, dispuso que las ausencias de los maestros debían ser cubiertas por los directores de las escuelas, sin designar suplentes pagos en su reemplazo; el Ministro de Educación, reconocido intelectual, aunque un zopenco en la dirección del servicio y la administración de recursos siempre escasos, se oponía.    Esas anomalías no son exclusivas de esos sectores. Se repiten en la administración nacional, provincial y municipal, que suman varios millones de empleados públicos. La contestación clásica por la ausencia de los funcionarios de sus oficinas   es: “está reunido con el Ministro”. El requisito constitucional de idoneidad para ser empleado público es violado.  El envilecimiento y la corrupción se expandieron  en la década del 40, con el eslogan de la Justicia Social y generaron la pobreza del pueblo, lo que continuó con los gobiernos políticos y “de facto” hasta el año 2012. El gobierno actual ignora grotescamente la ineficiente y envilecida administración estatal; debe reestructurarse para ser útil al país, lo que requiere apoyo ciudadano y trabajar en su ordenamiento no menos de 10 años.       04-9-2012

Dr. Marcelo Castro Corbat
Centro Segunda República

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »