21 de junio de 2012

CARTA DEL JEFE COMUNAL, DR. OSCAR LUCIANI ENVIADA AL SECRETARIO GENERAL DEL SINDICATO DE TRABAJADORES MUNICIPALES SAMUEL PEÑALBA

Señor Secretario General
del Sindicato de Trabajadores Municipales
don Samuel Enrique Peñalba

 

De mi consideración:

 

                              Dirijo a Ud. la presente -y por su intermedio a todos los integrantes de esa entidad gremial- a fin de dar respuesta a su nota de fecha 18 del corriente, por la que me comunica la decisión de ese Sindicato de rechazar la propuesta de recomposición salarial efectuada por la Municipalidad y, consecuentemente, de no concurrir a la reunión convocada para el día de ayer a las 10 hs. a la que invité a las tres entidades gremiales que nuclean a los trabajadores municipales.

                              Quiero expresarle que dicha reunión se llevó a cabo -en el día y hora previstos- con la presencia de representantes de la Asociación Trabajadores del Estado y del Sindicato de Empleados Municipales.

                              En la oportunidad se explicaron los diversos aspectos que contenía la propuesta elaborada por la Municipalidad, poniéndose la misma a consideración de los presentes, siendo objeto de algunas modificaciones por iniciativa de las entidades gremiales.

                              Finalmente, el texto definitivo -consensuado entre todas las partes- fue firmado en forma conjunta por los dirigentes sindicales, funcionarios municipales y el suscripto, y luego presentada ante el Ministerio de Trabajo.

                              Debo señalar, al respecto, que el acuerdo al que se arribó con las otras dos representaciones sindicales ha sido producto de un gran esfuerzo, en el marco de  la peor crisis por la que ha atravezado la Municipalidad a lo largo de su historia.

                              Cabe recordar que, hasta diciembre del año pasado, los trabajadores municipales no percibían sus haberes ni en tiempo ni en forma, ya que se les efectuaban pagos parciales, a cuenta, y fuera del término legal. Hasta la fecha -en lo que va de este año- hemos revertido esa situación, abonando puntualmente las retribuciones al personal.

                              Pero le recuerdo -sin pretender asignarle responsabilidades que no le corresponden- que esa no es la única obligación que pesa sobre la Administración, ya que deben prestarse servicios esenciales, proveer de medicamentos al Hospital, mantener la Casa del Niño, el Hogar Granja para Ancianos, adquirir insumos para el funcionamiento de los talleres, obras sanitarias, teatro, museo de bellas artes, juzgado de faltas, cementerio, delegaciones, programas sociales y asistenciales, oficinas administrativas, etc. sin contar con la atención a los constantes reclamos que se reciben de los acreedores que, por años, vieron postergados sus derechos, desconocidas sus acreencias e incumplidos sus contratos.

                              A todo eso debemos hacer frente, día a día, con magros recursos que intentamos optimizar con austeridad, disciplina, trabajo, honestidad.

                              Y en ese contexto hemos alcanzado una propuesta de recomposición salarial que supera la pauta definida por el Gobierno Nacional, alcanzando -entre sueldo y presentismo, a un 25,1% en el año, garantizando haberes mínimos de $ 2.800.- a partir del 1º de abril, de $ 2.900.- a partir del 1º de julio y de $ 3.000.- a partir del 1º de septiembre, haciendo constar que los funcionarios no percibirán ningún porcentaje de aumento sobre sus retribuciones por el resto del año.

                              Por supuesto que -aun cuando ese incremento supera holgadamente al otorgado por otros Municipios- hubiésemos querido mejorarlo, pero la Municipalidad no está en condiciones de hacerlo. Es nuestro deber cumplir con las normas que nos exigen respetar las autorizaciones presupuestarias y mantener el equilibrio fiscal, y si no seguimos por ese camino, nunca se sanearán las finanzas ni se alcanzará la solidez económica que permita recomponer también la situación salarial.

                              Lamento, entonces, la ausencia del Sindicato de Trabajadores Municipales que Ud. encabeza -aun para expresar su disenso- ya que al tiempo de manifestar -en la nota que contesto- que se pone a disposición de este Departamento Ejecutivo para llevar adelante todos aquellos encuentros que sean necesarios, no concurrió a la reunión para la que fue invitado con ese fin. Tal vez haya dejado pasar la oportunidad de mejorar en algún punto la propuesta en consideración.

                              No obstante, como ya le he expresado, las puertas de la Casa del Pueblo siguen estando abiertas para todos los vecinos. Y ello incluye a los trabajadores municipales y a sus representantes, ya que entendemos al diálogo como una norma de convivencia y como una valiosa herramienta de gestión.

                              Por eso, si algo he de requerirle, ni siquiera es que comparta la visión expresada, sino que -en su rol de dirigente- aun en el disenso y defendiendo sus convicciones, se conduzca con la madurez y la responsabilidad que el momento exige.

                              Los vecinos de Luján nos observan. Ellos son los destinatarios de nuestros esfuerzos.

                              Sin otro particular, saludo a Ud. atentamente.

 

 

                                                                     Dr. Oscar Ernesto Luciani

                                                                               Intendente Municipal

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »