19 de junio de 2012

La identidad hecha Bandera

Cada 20 de junio las escuelas despliegan sus mejores banderas para celebrar la creación del símbolo nacional. Confeccionadas por la comunidad educativa con un sentido pedagógico,

 

Cada 20 de junio las escuelas despliegan sus mejores banderas  para celebrar la creación del símbolo nacional. Confeccionadas por la comunidad educativa  con un sentido pedagógico, se replican en toda la Provincia con los más creativos diseños: gigantes, con valores o comunitarias, entre muchas otras. Este año el entusiasmo el emblema nacional se renueva al cumplirse el Bicentenario de su origen, cuando un 27 de febrero de 1812,  Manuel Belgrano la hizo flamear por primera vez en las barrancas de Rosario.

 

 

“Bandera Gigante” en Chivilcoy

 

Desde hace varios años, alumnos, docentes y padres de la Escuela Primaria Nº 3 de Chivilcoy, cada 20 de junio caminan las 16 cuadras que unen la sede escolar con la Plaza principal “25 de Mayo”, portando una inmensa Bandera Nacional de 100 metros. El metraje no es antojadizo sino que es la medida a la que han llegado al día de hoy, con la incorporación anual de los paños en el que los alumnos que ingresan al establecimiento dejan sus manitos pintadas en color celeste.

 

Los chicos se cansan, dicen que el viento los lleva junto con la bandera, piden auxilio porque se les escapa, se preguntan cómo van a hacer para llevarla, pero aún con quejas e interrogantes siguen adelante ayudados por los adultos. “Esta bandera significa alegría, unión. Y para los padres de los chicos significa mucho. Son todos trabajadores que hacen denodados esfuerzos por acompañar a sus hijos en las actividades escolares. Por eso también ellos viven con alegría participar en este proyecto”, dice la directora, Norma Pascual.

 

La historia de la bandera de la centenaria escuela primaria bien podría bautizarse como “la bandera del milagro”, ya que el paño logró salvarse durante el incendio que sufrió el establecimiento en el 2006. Pero la comunidad educativa prefiere llamarla “la Bandera Gigante”, por obvias razones.

 

Por la cantidad de años que lleva en pie, 140, y su condición de centenaria, la escuela primaria Nº 3 fue declarada monumento histórico, ya que además mantiene su aspecto arquitectónico intacto. Luego del siniestro en el año 2006, se iniciaron estrategias pedagógicas para revalorizar la escuela y resignificar los símbolos patrios, por eso la decisión de confeccionar una bandera con la participación de toda la comunidad y a la que cada año se sumara la nueva generación de ingresantes. Cintia, Alan, Alejandro, Johana y Silvia, son algunos de esos alumnos que este año dejarán pintadas sus manitos para formar la bandera celeste y blanca.

 

 

“Todos somos bandera”, en Saladillo

 

En Saladillo, toda la comunidad interviene en la confección de una bandera que podría definirse como “comunitaria” o “del pueblo”, por la gran cantidad de gente de los más diversos ámbitos que se han sumado a esta propuesta que surgió  en el seno de la Escuela Secundaria Nº 2, y que nació desde las ganas de participar de una más significativo, a instancias de una mamá.

 

La institución tiene tres orientaciones: ciencias sociales, artes visuales y economía. Los alumnos de esta última orientación tienen una cooperativa escolar textil. Por eso todos aceptaron la idea de esa madre que propuso construir una Bandera con retazos de tela celestes y blancos recolectados por los estudiantes para que la confeccionaran en esa cooperativa.

 

Los directivos y el personal de la escuela aportaron algo más al proyecto: impulsaron una convocatoria a participar a todas las instituciones educativas de Saladillo: jardines de infantes, primarias, secundarias, institutos superiores, salas maternales, para que todos llevaran telas para unir esta bandera de 50 metros por 4 metros y medio de ancho. Pero otras instituciones y organismos también quisieron colaborar por lo que cumplieron así con otra expectativa, que la bandera del Bicentenario representara a los distintos ámbitos y sectores.

 

Los alumnos creen que este proyecto comunitario debe llamarse “Todos somos bandera”, porque están todos representados en este símbolo: los de distintas edades, profesiones, posibilidades económicas, actividades. Sostienen que esta construcción de la bandera entre todos no tiene un sentido direccional sino que tiene muchos sentidos y eso hace que pueda ser colectiva.

 

En los centros de estudiantes de las escuelas secundarias de Saladillo se preguntan qué significa construir una bandera entre todos y arriesgan a decir: “representa a la Patria que formamos todos”,  “la Patria es una representación colectiva”, “la bandera nos representa como colectivo social”,  “no son sólo los colores sino que es la historia”, “armar la bandera entre todos es armar la Patria entre todos y es una construcción cotidiana”. “Es algo que nos identifica desde las diferencias, por eso los pedazos de tela unidos”, señalan y es todo esto lo que comentarán ante la comunidad reunida este jueves en el acto donde presentarán en sociedad la bandera hecha entre todos, en plena calle, para que todos puedan verla y disfrutar de esta acción colectiva.

 

 

“La Bandera de los Valores”, en Berazategui

 

Matías Villalba y Martín Quipe, son escoltas de la Bandera en la Escuela Primaria Nº 47 de Berazategui. Tienen 11 años y aseguran, acorde a los textos escolares, que ese paño “es la cosa más importante que Belgrano creó”. Fuera de libreto y más allá de las calificaciones, el entusiasmo tiene otro objeto y es la gigantesca bandera de 15 metros que, con la descripción de distintos valores, confeccionan junto a sus compañeros y a los docentes, para enarbolar en el acto escolar en homenaje a Manuel Belgrano, creador de la Bandera nacional.  Todos esperan el día para verla extendida cubriendo el techo del Salón de Usos Múltiples, después del desfile.

 

Se trata de una bandera muy particular, no sólo por el metraje sino porque estará confeccionada con paños que reflejan los valores que deben prevalecer en toda sociedad. Es así como solidaridad, unión, alegría, felicidad, respeto, laboriosidad, cooperación, amistad, esfuerzo, perdón, igualdad, libertad, paz, justicia y amor, son algunas de las consignas de las que hablará esta bautizada “Bandera de los Valores”, que llevará los colores celeste y blanco de fondo, a semejanza de la enseña argentina, pero con la característica singular de que cada paño tendrá un valor escrito y será representado por dibujos, imágenes o palabras alusivos a él. Todos los paños unidos conforman la bandera  que vestirá el Salón de actos y con la que desfilarán previamente por la escuela.

 

La directora de la escuela, Ana María Páez, cuenta que “este es el broche de oro del proyecto institucional que comenzó en el año 2011 durante el cual se trabajó mucho con los valores. Elegimos el tema porque vemos que en la sociedad están faltando muchos. Lo veíamos en la forma en la que se trataban entre los mismos alumnos. No es que haya problemas de indisciplina, aclara, pero notábamos que no se solidarizaban con el compañero, no les interesaba lo que le pasaba al otro; cada uno estaba en los suyo. Creo que la sociedad así, individualista, y eso se filtra en el aula”.

 

La escuela primaria Nº 47 se encuentra en una zona periférica, “de hogares humildes y gente trabajadora,  donde los papás se emplean en albañilería, fletes, remises  o en diversas changas, y se distinguen por la gran colaboración que prestan a la escuela y el acompañamiento que brindan a sus hijos”, sostiene Ana María Páez, directora del establecimiento.

 

Ellos, los padres, también aportaron ideas para confeccionar esta Bandera. Se hizo un listado con 33 valores aportados por alumnos y docentes. El equipo directivo eligió la unión, en referencia a la unión familiar, escolar, del país, es decir, en todos los ámbitos. En tanto, el profesor de Educación Física prefirió trabajar sobre el esfuerzo porque considera que más que aptitudes físicas para realizar las actividades, los chicos deben poner esfuerzo.

 

Norma Alejandra Romero maestra de 6º grado A, al que concurren Matías y Martín, los escoltas de la bandera, dice que “en las materias sociales no sólo se trabaja en temas históricos sino también en la importancia de ser cada vez mejores personas. Así abordamos qué actitudes llevan a lograrlo y el tema de los valores”.

 

“Trabajamos a través de cuentos, definiendo o viendo distintas posturas sobre la solidaridad, que es lo que tratamos nosotros. Por ejemplo, leímos El vendedor de sombreros, una adaptación de un cuento chino, que versa justamente sobre los valores. A partir de este relato hicimos comparaciones y vimos de qué manera nosotros lo podemos vivir. Es decir, entendiendo de qué manera podemos ser solidarios desde el lugar de compañeros y para formarnos como ciudadanos. Luego vemos cómo pueden representar algo tan abstracto, puede ser a través de un dibujo y ese dibujo lo plasmamos en la bandera, como una identidad nacional nuestra”, cuenta Norma con el orgullo de la tarea cumplida.

 

La Plata, 19 de junio de 2012

 

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »