19 de junio de 2012

Comunicado de Prensa Juicio por las fumigaciones contra la población en Ituzaingó

Hace algo más de 10 años las Madres de Ituzaingó empezaron a denunciar lo que hoy casi todo el mundo reconoce: las fumigaciones con glifosato y otros agrotóxicos que se aplican en los cultivos de soja contaminan el ambiente y causan enfermedades gravísimas en los animales y en los seres humanos.

 

Hace algo más de 10 años las Madres de Ituzaingó empezaron a denunciar lo que hoy casi todo el mundo reconoce: las fumigaciones con glifosato y otros agrotóxicos que se aplican en los cultivos de soja contaminan el ambiente y causan enfermedades gravísimas en los animales y en los seres humanos. Las Madres de Ituzaingó lo sabían por una experiencia muy cercana: sus propios hijos sufrían de cáncer. Sin embargo, durante años, autoridades políticas, judiciales, periodistas y empresarios sojeros las trataron de locas, como hace 30 años se trataba de locas a las Madres de Plaza de Mayo, como nos tratan de locos y de fundamentalistas a quienes denunciamos la contaminación y el saqueo que produce la megaminería. Es que para quienes se benefician con el modelo de extracción de nuestros bienes comunes (el agua, los minerales,  el aire, los conocimientos indígenas y campesinos, la biodiversidad) estamos locos por mostrar las verdades más elementales: los agrotóxicos matan, volar montañas contamina, sustentar la economía en actividades extractivas tiene patas cortas.

El día 11 de junio pasado fue un día histórico en la lucha contra el agronegocio sojero: ese día comenzó un juicio por fumigaciones con sustancias peligrosas contra dos productores sojeros y un fumigador en Ituzaingó, provincia de Córdoba. Creemos que éste es un paso importante en la lucha y un reconocimiento de que las comunidades afectadas por el extractivismo no somos ignorantes ni fundamentalistas, una muestra de que estamos informados y sabemos muy bien lo que queremos: trabajo, un ambiente sano, pan para hoy y pan para mañana.

Desde la Asamblea Popular por el Agua, saludamos a las Madres de Ituzaingó y a todas las organizaciones que luchan contra el agronegocio. Les enviamos un fuerte abrazo desde Mendoza y todo nuestro aliento para que sigamos construyendo un continente y un mundo libre de explotación de los seres humanos y la naturaleza.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »