18 de junio de 2012

Cristina, en la Cumbre del G20: hará críticas a los planes de ajuste

La Presidenta defenderá en Los Cabos las restricciones a las importaciones que implementó su gobierno y protestará por el proteccionismo de Europa y Estados Unidos. También se esperan quejas por las políticas del Fondo Monetario.

 

LOS CABOS, MEXICO. ENVIADA ESPECIAL - 18/06/12

Durante la época de la Colonia, esta zona de Baja California era un punto de referencia para los galeones que viajaban cargados con sedas, perlas y especies. Aquí se abastecían para continuar en busca de más mercadería y regresar a España. La presidencia mexicana del G20 busca que esta séptima cumbre de presidentes también sea un punto de referencia y que, de alguna manera, lleve solución a una crisis que a simple vista parece no tener salida. Lo dijo Angel Gurría, titular de la OCDE, que aglutina a los países más ricos: “La crisis de Europa lleva cinco años y no sabemos si es el final o el principio”. A estas costas llegó Cristina Kirchner para participar de la cumbre y, según trascendió, criticar el proteccionismo de los países centrales y, a la vez, defender las restricciones a las importaciones que implementó su gobierno.

Ayer, la atención estaba puesta en las elecciones griegas, cuya población vive un drama que no cesa. Las salas de los grandes hoteles, que bajo la modalidad all inclusive se extienden en estas playas, transmitían como si fuese un partido de fútbol el desarrollo de esos comicios.

En lo que es un desierto muy parecido a la Patagonia y con carreteras que brillaban de nuevas, en el Pacífico había cuatro buques de guerra, mientras el aeropuerto de Los Cabos comenzaba a poblarse desde muy temprano de los aviones presidenciales de China, Indonesia, Sudáfrica y por la tarde el Tango 01 que trajo a Cristina Kirchner , que invitó a subirse especialmente al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, en un gesto para mejorar su desdibujado rol. La presidenta se alojó en el hotel Fiesta Americana y por la noche canceló su asistencia a la cena de gala para los mandatarios en el Hilton. Unabilateral con Vladimir Putin, otra con Francois Hollande y una más con Dilma Rousseff , eran hasta anoche las bilaterales previstas.

Por lo que deslizaron en la delegación, Cristina insistirá en defender el empleo, criticará el proteccionismo de distintos países europeos y de Estados Unidos hacia algunos productos localescomo una manera de abrir el paraguas frente a las trabas locales para el ingreso a las importaciones . También se conjeturaba que iba a realizar críticas al FMI.

Es curioso, porque una de las exposiciones más celebradas ayer por la mañana fue la de la jefa del FMI, Christine Lagarde, que enfatizó en que el FMI estaba en plena “reinvención”, y, en lo que muchos leyeron un mensaje también para la Argentina, sostuvo que no se pueden buscar en el pasado soluciones para el presente. E insistió en que “se debe recuperar la confianza, que es la clave para la inversión y el crecimiento”.

Cristina hablará en un ambiente donde la sensación que predomina es que a diferencia de la crisis de 2008-2009 han perdido las herramientas para hacerle frente a esta crisis que puede afectar el comercio de la Argentina . Europa es nuestro segundo socio comercial. El presidente mexicano Felipe Calderón dio un consejo: transformar las industrias dada la pérdida de mercados que se avecina.

Otro tema que domina la agenda es que ya nadie ve mal las regulaciones por parte del Estado, sino si es eficiente o constituye una traba. Si hay una palabra que quedará de esta cumbre es habilitante, “es decir que la regulación habilite la inversión, por ejemplo”, deslizó el presidente de la UIA, José de Mendiguren.

El escenario que encontrará Cristina es uno de los mejores para esta región. Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, quien en breve deja el puesto, dijo que el 66% del crecimiento mundial se va a explicar por los países emergentes . Y se permitió dudar del multimillonario rescate de los bancos españoles en un país con escenas desoladoras de una población que está perdiendo la casa y el trabajo.

Durante las reuniones los representantes de los países africanos preguntaron por qué se habían olvidado de ellos. Algo parecido le puede pasar a la Argentina. Son probables los reproches por trabas al comercio, la nacionalización de YPF y el freno al giro de utilidades por parte de las multinacionales. Según comentaron los empresarios que llegaron a Los Cabos, esas quejas solo sucederán en el ámbito de reuniones reservadas.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »