3 de junio de 2012

MUNDO MEDIO AMBIENTE Brasil pone fin al mayor basural de América latina

Es el relleno de Gramacho, en la Bahía de Guanabara. Recibía 8.500 toneladas diarias de basura. 1.700 cartoneros que vivían de ese lugar serán reubicados e indemnizados.

 

03/06/12 - 16:23

Brasil puso hoy punto final a una de sus más terribles vergüenzas ambientales al cerrar el mayor basural de América latina, que servirá también como un mensaje antes de la Conferencia de la ONU sobre desarrollo sustentable prevista para este mes en Rio de Janeiro.

Considerado el mayor vertedero de Brasil y de América latina, con aproximadamente 140 hectáreas, el basural de Gramacho funcionó durante 34 años, recibiendo 8.500 toneladas diarias de residuos producidos en Rio de Janeiro.

Las montañas de desperdicios que componen este sitio lo convirtieron en la amenaza ambiental más grande para la Bahía de Guanabara, debido a las filtraciones ocasionadas por el deficiente manejo de la basura.

Su cierre fue acordado en 2004, pero la decisión se aplazó varias veces y finalmente fue fijada para inicios de este mes, cuando Rio acogerá a más de un centenar de líderes mundiales en la cumbre de las Naciones Unidas Rio, que discutirá un modelo de desarrollo acorde con el cuidado ambiental.

La ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, y el alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, cerraron hoy con una cadena y un candado, en clima de fiesta, el basural de la vergüenza que será convertido en una usina de gas. Pusieron en su entrada un cartel: "Cerrado. Prohibido tirar basura en este lugar".

"Rio cerrará todos los basurales del entorno a la Bahía de Guanabara, será un gran avance ambiental para el país y usaremos este modelo para cerrar los basurales a cielo abierto y sin planificación en todo el país", dijo la ministra Teixeira, acompañada por la Asociación de Recolectores de Residuos que tenían a Gramacho como su principal fuente de ingresos.

Unas 1.700 familias se quedaron sin trabajo, luego de que la recolección de residuos a cielo abierto en Duque de Caxias, suburbio de Rio de Janeiro, sirviera como una putrefacta y peligrosa fuente de renta para intentar sobrevivir la miseria.

Fueron indemnizadas y recibirán una compensación mensual por parte del municipio de Rio de Janeiro.

El alcalde Eduardo Paes afirmó que el acto simbólico de cerrar con candado es para iniciar la Semana del Medio Ambiente, de cara al día del medio ambiente, el martes 5.

"A partir de ahora Rio no admitirá más violencia contra el medio ambiente como fue este crimen ambiental por más de tres décadas aquí en Gramacho", agregó.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, prepara el martes una serie de leyes que apuntan a preservación de áreas y la entrega de terrenos a los indígenas para su mantenimiento, en medio de la polémica por su proyecto del nuevo Código Forestal, objetado por los ambientalistas por considerarlo favorable a los ruralistas y a quienes deforestaron los bosques.

Las principales víctimas del basural de Gramacho fueron las 1700 familias que vivían de los residuos. Durante tres décadas recibieron 60 millones de toneladas de basura.

El viernes, los recolectores de basura de Gramacho comenzaron a recibir una tarjeta del banco oficial Caixa Económica Federal para poder cobrar una indemnización de 7 mil dólares cada uno por haberse quedado sin su fuente de ingresos.

Varios recolectores de residuos denunciaron que sufren enfermedades renales y cardíacas a causa del contacto directo con la basura. Una parte de ellos eran adictos a las drogas y fueron expulsados de todos los sitios que frecuentaban en la ciudad.

El matrimonio de recolectores de Luciana dos Santos y Niltón José, que se conocieron en el mayor basural latinoamericano, contrariamente a los más avanzados en edad, esperan un cambio de vida.

"Cuando anunciaron en 2011 que se iba a cerrar el basural, resolvimos crear una cooperativa de reciclado, nos falta la inscripción para empezar a trabajar y estamos con esperanza. Las personas tienen que entender que el basurero se acabó, pero no la vida de ellas", dijo Luciana dos Santos, de 30 años.

El caso del Gramachao será exhibido como uno de los logros de Brasil en reconvertir su política de recolección de residuos en polos de reciclado y separación selectiva de la basura en la cumbre de Rio. El "basural del Gramachao" había sido expuesto como una de las vergüenzas nacionales dos décadas atrás, en la Eco 92, la Cumbre de la Tierra que le dio inicio global al discurso del desarrollo sustentable.

Fuente: Ansa y AFP

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »