23 de mayo de 2012

La Dirección Nacional de Derechos Humanos, controlada por una británica

Natalia Federman, a lo igual que su padre quien trabajó más de 20 años en la embajada británica, son ciudadanos de aquél país. Solamente protege los intereses británicos, y cuantos más argentinos mueran o sufran la delincuencia, mejor será para Gran Bretaña seguir afianzando su usurpación territorial y saqueo de recursos naturales del territorio argentino.

Garré nombró a una "pirata", Directora de Derechos Humanos de su Ministerio
La Dirección Nacional de Derechos Humanos, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de una ciudadana británica desde junio pasado. Si bien ya se había denunciado el hecho, ahora recrudece tras la decisión de arrestar al Contraalmirante (R) Carlos Busser, quien comandó la Operación Virgen del Rosario el 2 de abril de 1982, recuperando las Islas Malvinas tras la agresión británica.
Enemigo en casa
Natalia Laura Federman, se desempeña desde el año 2008 en la Función Pública Nacional, pese a la prohibición existente a los extranjeros, de ocupar puestos clave en la Administración.
En un primer momento, fue integrante del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que recibe donaciones de la Embajada británica y ligada a la organización Madres de Plaza de Mayo. Nacida en Londres, según acredita su documento de identidad N° 92.700.712. Pese a que el gobierno conoce su carácter de súbdita británica, la designó en 2008 en dos cargos: Responsable del Área Institucional del Programa Verdad y Justicia del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos (decreto 717/09); y Directora de programas de la Dirección Nacional de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario, dependiente de la secretaría de Estrategia y Asuntos Militares del Ministerio de Defensa (decreto 1.511/09).
Ambos cargos llegaron a su fin, al momento de crearse el Ministerio de Seguridad, y otorgarle a Federman, un rango más importante: Directora Nacional de Derechos Humanos en el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Nilda Garré (decreto 711/11). Y que pese a que el decreto presidencial la nombró para el cargo en forma transitoria (por 180 días), actualmente continúa en funciones.
Una designación polémica
Las designaciones, por cuenta de la presidente de la Nación, Cristina Fernández, mediante decretos, exceptúan:


  • Al art. 4to. capítulo II de la Ley 25.164 (marco regulatorio del empleo público nacional), donde se fija que el ingreso a la Administración Pública Nacional estará sujeto a la previa acreditación de varias condiciones:
    a) Ser argentino nativo, por opción o naturalizado. El jefe de Gabinete podrá obviar su cumplimiento mediante una precisa fundamentación de la jurisdicción solicitante.
    b) Conducta e idoneidad, que se acreditará mediante los regímenes de selección que se establezcan. El convenio colectivo de trabajo deberá prever los mecanismos de participación y de control de las asociaciones sindicales en el cumplimiento de los criterios de selección y evaluación a fin de garantizar la efectiva igualdad de oportunidades.
    c) Aptitud psicofísica para el cargo.
  • Al art. 7mo. del capítulo I, título I, de las Leyes 26.337 y 26.422 (presupuesto general de la administración nacional), que expresa: “Salvo decisión fundada del jefe de Gabinete, las jurisdicciones y entidades de la administración nacional no podrán cubrir ni los cargos vacantes financiados existentes a la fecha de sanción de la presente ley ni los que se produzcan con posterioridad.Las decisiones administrativas que se dicten en tal sentido tendrán vigencia durante el presente ejercicio fiscal y el siguiente para los casos en que las vacantes descongeladas no hayan podido ser cubiertas.
    “Quedan exceptuados de lo previsto precedentemente los cargos correspondientes a las autoridades superiores de la administración pública nacional, el personal científico y técnico de los organismos indicados en el inciso a) del artículo 14 de la Ley 25.467, los correspondientes a los funcionarios del cuerpo permanente activo del Servicio Exterior de la Nación, los cargos correspondientes al hospital nacional “Profesor Alejandro Posadas”, a la Secretaría de Seguridad Interior en atención a las disposiciones de la Ley 26.102 de Seguridad Aeroportuaria, en el marco de los procesos de reestructuración que se están llevando a cabo en esos organismos, así como los del personal de las Fuerzas Armadas y de seguridad, incluido el Servicio Penitenciario Federal, por reemplazos de agentes pasados a situación de retiro y jubilación o dados de baja durante el presente ejercicio.”

En los fundamentos de los decretos presidenciales 717/09, 1.511/09 y 711/11 no se especifica en forma concreta el motivo de exceptuar a Federman de la prohibición de la ley. Incluso tampoco se menciona que al ser una ciudadana británica, hija de un agente diplomático de la corona, no podría acceder al cargo, por tener acceso a documentos secretos y clasificados, que podrían poner en riesgo a la Nación si llegaran en conocimiento de nada más y nada menos que del Reino Unido de Gran Bretaña, quien usurpa medio Atlántico Sur.
El único motivo que se alegó para otorgarle tan importante cargo fue: "Natalia Federman reúne los conocimientos, experiencia e idoneidad necesarios para el desempeño del cargo” de director nacional de Derechos Humanos".
Debe resaltarse que, como directora de programas de Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, tuvo acceso a todos los legajos personales de los oficiales superiores (coroneles, generales y sus equivalentes) de las Fuerzas Armadas desde décadas pasadas hasta la actualidad. Y que dichos documentos, poseen el carácter de “confidencial”.
Pese a ser su tercer cargo en la Función Pública, Federman no ha querido obtener la ciudadanía argentina.
Andrés Federman, 20 años en la embajada británica
Andrés Federman, padre de Natalia, se desempeñó como funcionario de la embajada británica durante 20 años, hasta hace pocos meses atrás, donde pasó a retiro. Su último cargo en la embajada fue de Jefe de Prensa de la Sección Política y Asuntos Públicos de la embajada del Reino Unido en Buenos Aires.
En una de sus últimas intervenciones como portavoz de la embajada, ante el envío de plataformas petroleras al Mar Argentino, Federman expresó a los medios: "El Reino Unido no tiene duda alguna acerca de su soberanía sobre las Islas Malvinas y los territorios circundantes, y sabe muy bien que la exploración de hidrocarburos es un proyecto totalmente legítimo".
Sin dudas, la Directora Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad, atenta justamente, contra la seguridad de todos los argentinos. No se comprende como ha sido posible que la presidente de la Nación, el Jefe de Gabinete y la Ministro Nilda Garré, confíen en esta persona, para ejercer un cargo tan importante.
Incompatible e inaudito
Los ciudadanos argentinos, ahora ya saben, que si necesitan realizar alguna denuncia que atente contra los derechos humanos en Argentina, quien está a cargo de investigar, es una ciudadana británica, que poco le importa la vida de quienes vivimos aquí, porque justamente, "su gobierno", usurpa media Argentina y pretende avanzar aún más.
Si usted ve niños pidiendo dinero, o trabajando en los trenes, subtes y en las calles de la República.... si ve que su vida está todos los días en riesgo ante el temor de ser asaltado, golpeado o violado... si ve que las fuerzas policiales no respetan ni hacen cumplir la ley... si ve que la violencia y delincuencia aumentan cada día más... AHORA YA SABE EL MOTIVO. Quien está a cargo de la Dirección Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad, NO LE INTERESA SU INTEGRIDAD FÍSICA, pues ella no responde al gobierno argentino, es ciudadana británica y de ningún otro país.
Solamente protege los intereses británicos, y cuantos más argentinos mueran o sufran la delincuencia, mejor será para Gran Bretaña seguir afianzando su usurpación territorial y saqueo de recursos naturales del territorio argentino.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »