6 de mayo de 2012

Revelan los nexos entre los barrabravas y los "trapitos" para tomar la calle

Los violentos controlan el espacio público en los estadios. Si bien fueron prohibidos por el gobierno porteño, los cuidacoches siguen trabajando. "Es un vuelto comparado a los ingresos que tiene una hinchada grande”, reconoce un barra

 

“Lo que se suele hacer es darle ese dinero a la segunda línea de la barra, cuestión que el día de mañana tengas un problema y ellos respondan por vos. Con la entrada y algo de dinero los arreglás. No son nuestros. Es gente que trabaja sabiendo que en cualquier momento alguien de nosotros pasa a cobrarles un porcentaje. Lo mismo de la Policía”, contó un barrabrava de River al diario Clarín.

Sin  embargo, en los estadios de All Boys y Argentinos Juniors, los “trapitos” fueron desterrados, al menos, en el sector local. “Cuando ascendimos a Primera quisieron venir unos de Ciudadela. La gente del club los echó. Se permite del lado visitante. A los hinchas de All Boys no los molestan”, dice Juan, un allegado a la barra. Del lado visitante la barra brava concesionó el negocio. Cada partido, cada recital, llega un grupo de “trapitos” hinchas de Huracán", cuenta Juan, un allegado a la barra de Floresta.

Además, reconoce que en Argentinos Juniors sucede lo mismo. Apenas hay en el sector visitante. Y los “trapitos”, señala, son reclutados por la propia policía. "Trabaja gente de un conventillo. A la altura de la plaza Boyacá, sobre Juan B. Justo, gente que sólo conoce la Policía". 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »