2 de mayo de 2012

Frenan el aumento de peajes de la Autopista Buenos Aires - La Plata

El juez Federal de Quilmes Luis Armella dictó una medida cautelar que ordena retrotraer las tarifas a los valores vigentes en octubre de 2010. Además, intimó a la empresa concesionaria a presentar un plan de obras".

 

La Justicia Federal de Quilmes dictó una medida cautelar por la cual se deja sin efecto el aumento de las tarifas del peaje en la Autopista Buenos Aires-La Plata y ordenó retrotraer los valores a los vigentes en octubre de 2010.


Según informó el Centro de Información judicial
, el Juez Federal de Quilmes, Luís Armella, también resolvió exigir a la concesionaria presentar un plan de ejecución de obras de infraestructura y mantenimiento, al tiempo que fijó multas en caso de incumplimiento.


La medida cautelar surgió a partir de una acción de amparo promovida por Gustavo Luzardo, concejal de la ciudad de La Plata, contra la empresa Coviares S.A. y el Poder Ejecutivo Nacional, con el objeto que "se retrotraiga el incremento de tarifas dispuesto para el cobro del peaje en la Autopista Buenos Aires – La Plata, con fundamento en la falta de obras de infraestructura y en el deficiente estado de mantenimiento de la citada autovía".


El juez federal de Quilmes dispuso, como medida cautelar, que la concesionaria COVIARES S.A. "presente en el plazo de treinta días un plan detallado que contemple la ejecución de las obras de infraestructura y mantenimiento a las que está obligada, conforme el contrato de concesión y sus renegociaciones, dejando constancia de que el inicio de las obras no puede exceder el plazo de ciento ochenta días corridos contados desde la fecha de la presente resolución".


En la resolución, Armella les hizo saber a las codemandadas que "en caso de incumplimiento de la medida cautelar dispuesta se impondrá una multa diaria cuyo monto integrará un fondo destinado a la ejecución de las obras y mantenimiento de la autopista".


"Es necesario destacar que hay obras a las que el concesionario demandado está obligado desde hace años, que ni siquiera han tenido principio de ejecución. Ello ocurre con el tercer carril en los tramos Debenedetti – Quilmes y Quilmes – Hudson. Este incumplimiento es especialmente grave, porque la excesiva cantidad de automóviles genera un colapso en la vía concesionada que no sólo deteriora la calidad del servicio prestado, sino que, lo que es más importante, pone en riesgo la seguridad de los miles de vehículos que circulan diariamente por la autopista. Tampoco se ha realizado la obra correspondiente a la bajada de Villa Elisa, a pesar de que la misma se encuentra prevista en el contrato de concesión y en su renegociación", agregó el juez.


Además, Armella sostuvo que "resulta de público y notorio conocimiento que los usuarios sufren penurias diariamente debido al mal estado de las calzadas, a la falta de limpieza, iluminación y mantenimiento general, todas deficiencias que pueden tener un impacto directo en su integridad física la existencia de animales sueltos en varios tramos, y a las fallas en seguridad que facilitan la repetición de ataques a los automovilistas". Y remarcó que "el Estado debe garantizar la buena prestación del servicio público en cuestión, pues tiene el mandato constitucional de proteger a los usuarios, sin cargar sobre ellos el costo de obras que aún no están realizadas".
 

   

  •  

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »