1 de mayo de 2012

River entra a la recta final sin margen de error

Al torneo le quedan siete fechas y los de Almeyda están muy lejos de la comodidad que se imaginaban antes del comienzo. Para ser campeones dependen de Instituto. Y Central, al que deben visitar dentro de cuatro fechas, podría condenarlo a la Promoción. Mirá qué le queda a cada uno

 

El tiempo pasa, rápido. El traumático descenso de River parece haber sido ayer nomás. Pero el final del campeonato de la Primera B Nacional está muy cerca: quedan apenas siete fechas, la última a jugarse el fin de semana del 23 y 24 de junio. Y, por como viene la historia, al equipo de Matías Almeyda no le sobra ni le sobrará –probablemente- nada para conseguir su objetivo: que ésta sea la primera y última temporada del club más ganador de Primera en el Ascenso. Una recta final sin margen de error.

Tras el empate 1-1 contra Aldosivi en Mar del Plata, River volvió a perder terreno con respecto al líder Instituto. Los cordobeses están arriba ahora por tres puntos. Pero lo más peligroso para los de Núñez fue lo que pasó ayer en La Paternal: el triunfo de Rosario Central sobre Ferro, que le permitió al Canalla igualar la línea Millonaria de 59 puntos, aunque los de la Banda tienen más goles a favor. Más atrás viene Quilmes, con 55, que se niega a bajarse de la pelea. Y luego, más relegados pero expectantes habiendo aún 21 puntos en disputa, Boca Unidos (49) y Aldosivi (47).

De no suceder nada extraño, River podría encontrar algo de tranquilidad el próximo fin de semana: enfrenta de local a Gimnasia de Jujuy, uno de los equipos más flojos del torneo (penúltimo). Luego, Atlético en Tucumán (12°, 39 puntos), Brown de Madryn (16° y 32) en Núñez. El gran choque de lo que resta del torneo será en la fecha 35, a tres del final: ante Central en el Gigante de Arroyito, en un partido que puede llegar a definir la suerte de ambos. A ese partido el Canalla llegará después de enfrentar a Huracán (14°), Aldosivi (6°) y al Atlético tucumano.

Por otra parte, más allá de cómo salga parado de ese duelo en Rosario, las cosas seguirán difíciles para River tras ese partido: en la fecha 36 recibirá a Boca Unidos (5° y con quien perdió en la primera ronda). Para el cierre, Patronato (11°) y Almirante Brown (9°).

Así, queda claro que para River será un camino complicado, sin margen para mayores lujos. Para ser campeón, algo que se daba por descontado antes de comenzar el campeonato, dependerá de cómo le vaya a Instituto –que no tiene un camino de rosas tampoco, ya que aún debe enfrentar a Quilmes y a Boca Unidos-. Y para quedarse con el segundo ascenso directo, un plan menos ambicioso, lo espera un duro cabeza a cabeza con Central. Un mal andar en este último tramo podría dejarlo jugando una temida Promoción en la que, vale recordar, tendrá que enfrentar a rivales que tendrán un as bajo la manga: la llamada "ventaja deportiva".

   

  •  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »