16 de abril de 2012

CON UN TOTAL DE 160 MIL ESPECTADORES DURANTE LOS TRES DÍAS, CONCLUYÓ LA CUARTA EDICIÓN DE FIFBA

Organizado por el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, el Festival Internacional de Folklore más amplio e innovador de la Argentina se consolida como exponente de las músicas del mundo.

 

 Anoche concluyó el cuarto FIFBA. Su tercera jornada, la del domingo, vio pasar por el bosque platense a unas 80 mil personas, que sumadas a las del viernes y sábado, dejaron un saldo total de alrededor de 160 mil personas. Con el homenaje a Horacio Guarany, encabezado por el Chaqueño Palavecino y Luciano Pereyra, la fiesta del folklore de la provincia de Buenos Aires se despidió hasta el año que viene. Las industrias culturales, potenciadas por la decisión del gobernador Scioli, se cristalizan en eventos como el FIFBA, confirmando que la comunión entre público, artistas y espacio (el bosque es fundamental en la identidad de esta propuesta) goza de una fortaleza y una integridad inquebrantables.

 

El FIFBA fue un desafío en sus primeras ediciones, cuando los programadores apostaron por una curaduría basada en la diversidad, la amplitud, lo nuevo, la transformación y la generación de espacios no tradicionales respecto de los demás festivales de música popular del país. Hoy, ese desafío pasó a ser un resultado absolutamente positivo: gracias a la recepción de la gente, hoy el FIFBA es amplio, diverso, innovador y MASIVO.

 

Convivieron grandes y chicos, jóvenes y mayores, familias y grupos de amigos. El público del FIFBA fueron todos y disfrutaron juntos en una mágica convivencia, recibiendo con mucho respeto aquello que les era desconocido, y con ferviente entusiasmo lo que deseaban ver desde temprano.

 

LAS ACTUACIONES DEL DOMINGO

Sobre el escenario Alternativo, alrededor de las 16, sorprendió la poderosa performance de Guauchos, una revelación absoluta proveniente de Formosa, con una puesta en escena realmente demoledora.

 

Momentos más tarde, Jaime Torres fue –junto con el público- responsable de un momento sublime del festival. Protagonista del fogón del domingo, Jaime entró en un vínculo con la gente de absoluto respeto, de admiración mutua y una atmósfera de música impecable, sutil, profunda y exquisita.

 

El Chango Spasiuk conmovió con su música y su acordeón, pero al Festival le quedarán grabadas como marcas de fuego sus palabras, porque resumieron el espíritu con que fue creado: “Hay que defender este festival porque está construido en base a la diversidad. Y a la diversidad hay que defenderla. En otros países la diversidad es un problema, en nuestro país, es la mayor riqueza”.

 

El Carnaval Riojano se vivió como uno de los momentos más intensos de la jornada. Colorido, alegre –como la ceremonia de apertura con los ballets y sus maravillosos trajes del viernes- reunió a gloriosos exponentes de la tradición de esa provincia como Ramiro González, Emiliano Zembrini, Luis Chazarreta y Pimpe González, y terminó con la chaya a pleno, en una ceremonia llena de festejo.

 

Tal vez muchos de los presentes no conocían a la leyenda del acordeón mexicano, Celso Piña. Sin embargo, se llevaron en el recuerdo una actuación extraordinaria de este artista que dejó todo sobre el escenario, en un show fuerte, de ritmos bailables, de cumbias y mixturas que contagiaron a los entusiastas presentes.

 

Y el cierre, esperado por miles frente al escenario Panorama, fue el homenaje a la trayectoria de Horacio Guarany. “Acá hay gente que seguro no me conoce, y cantan y bailan mis canciones. Qué bárbaro” decía impactado por la recepción del público heterogéneo. Subieron Luciano Pereyra y el Chaqueño Palavecino, ovacionados por la multitud, para acompañar a un grande que ha sido parte de su formación. Al cierre, Horacio recibió la distinción Atahualpa Yupanqui, máximo galardón que otorga la provincia a los protagonistas que a través de la cultura forjan la identidad de la provincia. El presidente del Instituto Cultural, Juan Carlos D’Amico, y el secretario ejecutivo Sebastián Berardi, fueron los encargados de entregar la estatuilla. El primero destacó que “el folklore es una identidad en transformación y, con un preciso mapa a nivel latinoamericano, seguimos poniendo la música de la provincia en el mundo”.

 

Para el final, todos los artistas juntos (Pereyra, el Chaqueño, Marián Farías Gómez,  Llopis y la Camerata Académica del Teatro Argentino) entonaron las estrofas de “Si se calla el cantor”.

 

El FIFBA se consolida año a año como una propuesta completamente distinta en la agenda de festivales. Y seguirá creciendo gracias a la gente y al esfuerzo por hacerlo posible en base a la diversidad, la amplitud y la mágica convivencia.

 

 

La Plata. 16 de abril de 2012.-

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »