13 de abril de 2012

OPINIÓN YPF, bien social tutelado

El patrimonio de la compañía se redujo en casi un 40% (entre 2007 a 2011) y la cantidad de producción cayó, en barriles, de 120 a 100 millones. Cómo falló el rol social planteado en el nacimiento de la compañía.

 

El patrimonio neto de YPF, según se desprende de los últimos estados contables publicados en su portal de Internet, se redujo en 7.325 millones de pesos desde el 31 de diciembre de 2007 hasta el final del 2011, se redujo, pero lo que es más grave aún es que la reducciónrepresenta casi el 40 por ciento del actual patrimonio neto, que es de 18.735 millones de pesos.

 

Puede resultar tedioso y quizás hasta aburrido repasar los movimientos, pero para analizar el escenario en el que hoy se plantea el ingreso del Estado argentino a la compañía, es necesario clarificar algunos aspectos:

 

Los fondos que los accionistas han retirado en concepto de distribución de dividendos en los cuatro años del período antes mencionado, ascienden a la suma de 26.553 millones de pesos, algo así como una vez y medio el patrimonio que la empresa enuncia en la actualidad.

 

- El aporte de dinero que efectivamente han realizado los accionistas en la empresa desde su creación hasta el último día de diciembre del año pasado, es por la suma de 4.573 millones de pesos, o sea casi 1.000 millones menos que lo que se transportaron los dueños por distribución de utilidades en el ciclo 2011.

 

- El flujo de fondos netos generados por la operación de la compañía en el período 2007-2011 fue de 57.224 millones de pesos.

 

El incremento de la deuda de la compañía en este período fue de 25.615 millones de pesos (de un total de pasivo a diciembre de 2011 de 36.664 millones), de los cuales más de la mitad proviene de incrementar la deuda del "concepto" cuentas por pagar (proveedores de bienes y servicios) corriente y no corriente.

 

- El volumen de petróleo producido varió de 120 millones de barriles en 2007 -recordemos los 190 millones de barriles en 1998- a sólo 100 millones de barriles en 2011, o sea una caída de casi 20 por ciento en los últimos años, y casi el 50 por ciento en los últimos catorce años. El volumen de gas producido cayó de 635 millones de pies cúbicos en 2007 a 441 millones de pies cúbicos en 2011, algo así como un 35 por ciento inferior en ese período. No se debe olvidar que la producción en 1998 fue de 518 millones de pies cúbicos.

 

- Las reservas de petróleo de esta empresa también se incrementaron en 2011, teniendo en cuenta un artilugio denominado “revisión de estimaciones anteriores”, pero si excluyéramos este ajuste en el criterio de valuación de las reservas, nos encontraríamos que por cada barril de petróleo extraído sólo se repuso en reserva el 62 por ciento. Y las reservas de gas se redujeron en un casi un 10 por ciento, pero si como en el caso anterior excluyéramos el artilugio de “revisión de estimaciones”, la reducción de las reservas ascendería al 18 por ciento.

Si se relaciona la información con los hechos que nos tocan vivir a diario, claramente encontraríamos una respuesta objetiva a los mismos. 

La sostenida caída de producción de hidrocarburos de esta empresa en Chubut, por ejemplo, y podríamos asegurar en el país todo, se debe fundamentalmente a la falta de inversión en exploración y estudio, perforación de pozos, implementación de proyectos de recuperación asistida, construcción de instalaciones apropiadas para el tratamiento de los fluidos y, por sobre todo, gestión racional de los recursos que se administran.  

Es por ello que con el objetivo de minimizar el impacto social de la marcada falta de actividad productiva, se suplantó el trabajo generador de riqueza, vale decir, aquel que produce petróleo y gas, por empleos con escasos valores productivos, que como consecuencia de ello, transformó a las pequeñas y medianas empresa de la región de operaciones de eficientes prestadoras de soluciones operacionales a simples administradoras de personal y proveedoras de financiamiento gratuito, como también lo marca el incremento de las cuentas a pagar de la empresa. 

Por el humor social y político reinante en el país, se ha roto de manera casi definitiva  la construcción colectiva entre esta empresa y la comunidad, la historia que construyó aquella lejana YPF se transformó en esta empresa socia oculta de la comunidad nacional. 

Se trata nada más y nada menos el haber fallado al compromiso social no escrito, aquel bien social tutelado que desde su nacimiento YPF había tenido con el país y por el cual la misma ha disfrutado hasta estos días con un cúmulo de beneficios inigualables, pero que la obligaba a ser la responsable de liderar la búsqueda permanente del equilibrio de bienes energéticos de la República, con todo lo que ello significa.

12 de abril de 2012 20:49

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »