Viernes 24 de Mayo de 2024

Hoy es Viernes 24 de Mayo de 2024 y son las 01:32 -

OPINIÓN

1 de mayo de 2024

La libertad de ser padres: sin límites de edad

Por el Dr. R. Sergio Pasqualini, (MN 39914) director de Halitus Instituto Médico.

En nuestra sociedad en constante evolución, se desdibujan las fronteras temporales y sociales que alguna vez delimitaron la maternidad y la paternidad. Hoy en día, es evidente que no existe una edad máxima para abrazar la experiencia de ser padres. La realidad es que cada vez más personas, tanto mujeres como hombres, posponen la decisión de tener hijos, optan por tener menos o incluso eligen no tener descendencia.

 

Además, los avances en la ciencia y la medicina han ampliado las posibilidades reproductivas. A pesar de la disminución natural de la fertilidad con el paso de los años, las técnicas de reproducción asistida ofrecen alternativas viables para concebir en edades avanzadas. La donación de gametas y la gestación por sustitución son recursos que permiten a individuos y parejas cumplir su deseo de ser padres, desafiando así las limitaciones biológicas tradicionales. ¿Podría decirse entonces que la edad ya no es un límite para tener hijos?

 

Es importante reconocer que el embarazo tardío conlleva riesgos, tanto para la salud materna como para el desarrollo del bebe. Sin embargo, con el respaldo de la medicina moderna, es posible mitigar estos riesgos y llevar a cabo embarazos seguros incluso en edades avanzadas gracias a la donación de óvulos y a la técnica de vitrificación. Por otro lado, la gestación por sustitución ofrece una alternativa sin riesgos para la madre biológica, lo que amplía aún más las posibilidades de ser padres sin importar la edad.

 

Cada situación es única y requiere una evaluación individualizada, donde se consideren no solo los aspectos médicos, sino también los emocionales y sociales. La edad de los futuros padres, la disponibilidad de apoyo familiar y el entorno afectivo son elementos determinantes en el proceso de tomar la decisión de ser padres. Años atrás se solía usar un cálculo matemático basado en la suma de las edades de la pareja, pero hoy en día, con la diversidad de situaciones familiares y deseos individuales, este enfoque ha quedado obsoleto.

 

En última instancia, lo primordial es velar por el bienestar del niño por nacer, garantizando un entorno propicio para su desarrollo y crecimiento. Con un enfoque centrado en el interés superior del menor, es posible encontrar el camino adecuado hacia la parentalidad, sin importar la edad cronológica de quienes deseen embarcarse en esta hermosa aventura. Como siempre se remarca, se debe contar con un adecuado respaldo de profesionales de la salud, y si es necesario, el apoyo psicológico, para guiarlos en este proceso de gran importancia.

COMPARTIR:

Comentarios