Viernes 1 de Marzo de 2024

Hoy es Viernes 1 de Marzo de 2024 y son las 10:52 -

OPINIÓN

20 de marzo de 2023

En busca de infancias felices: ¿Por dónde se empieza?

En el marco del día internacional de la felicidad, la marca de indumentaria infantil Rainbow consultó a Natalia Guerendiain, psicóloga especializada en crianza, acerca de la importancia de construir infancias felices para transitar una vida adulta más armoniosa y saludable emocionalmente.

Desde 2013, cada 20 de Marzo se celebra el día internacional de la felicidad declarado por las Naciones Unidas como reconocimiento del importante papel que desempeña la misma en la vida de las personas de todo el mundo. Con esta efeméride, la Asamblea General de la ONU pretende poner en valor la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y destacar la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno. 

 

En este contexto, vale la pena preguntarnos acerca de cómo se logra la felicidad. ¿Es un estado permanente? ¿Son pequeños momentos? ¿Es una forma de ver la vida? ¿Por dónde se empieza?

 

En busca de respuestas, la marca de indumentaria Rainbow, que tiene como valor trascendental acompañar la niñez, consultó a la licenciada Natalia Guerendiain, Psicóloga especializada en Crianza, sobre cómo impacta en los seres humanos tener infancias “felices” para luego poder construir vidas plenas, relaciones sanas y poder tener un adecuado dominio de emociones.

 

Para Natalia Guerendiain, quien acompaña a niños y familias brindando herramientas respetuosas e información efectiva para construir vínculos sanos, la felicidad es un camino, una búsqueda; es gratitud: es alegrarse por los logros, por quienes somos. No existe un estado permanente de felicidad.

 

Todo comienza en las bases

 

Por sobre todas las cosas, los niños precisan amor incondicional, acompañamiento, sostén y conexión con un otro significativo. Deben estar inmersos en un ambiente lo más armonioso posible y desenvolverse en un clima emocional estable. Necesitan contar con una figura de apego seguro que los sostenga emocionalmente y tener a alguien en quien confiar para poder construir, a lo largo de sus vidas, relaciones sanas confiando en el mundo que los rodea. Así podrán explorar, aprender y tener una autoestima alta. Un niño con apego seguro tendrá mayores posibilidades de ser un adulto sano, que construya relaciones positivas con amigos, compañeros de trabajo, pareja, que explore el mundo que lo rodea.

 

Por otro lado, jugar es la actividad principal de un niño. Un niño que juega es un niño sano. El juego es la puerta de entrada a la creatividad y es sanador: a través de él aprenden y elaboran todo lo que les pasa: desde situaciones de crecimiento como dejar la teta o los pañales, hasta grandes cambios como mudanzas o la llegada de un hermanito. 

 

Luego, otro aspecto a destacar, a partir de los 3 años, es la sociabilización con sus pares; la importancia de tener amigos, de interactuar y compartir intereses similares con niños de la misma edad.

 

Además, resulta fundamental que los adultos a cargo habiliten situaciones de aprendizaje: lectura de cuentos, tiempo para cantar y bailar, dibujar, pintar, etc. Ofrecer experiencias desde el arte, como herramienta para explorar el mundo, es una gran idea para potenciar la creatividad y dar rienda suelta a la imaginación. Los niños son creativos e imaginativos de base; hay que dejarlos ser para potenciarlos.

 

Por último, es sustancial que se conecten con la naturaleza, que aprendan a disfrutar al aire libre, que puedan ensuciarse, correr, trepar, caerse, volver a empezar.

 

Como vemos, la felicidad no es un hecho ni un estado permanente. Es una construcción, un trabajo de cada día. Y, en la niñez, es un trabajo conjunto entre el niño y el entorno que lo rodea. En este aspecto, Natalia Guerendiain considera importante aclarar que “un niño feliz no es un niño que sonríe todo el día y se divierte. Sino que su felicidad estará dada por cómo transita las frustraciones, cómo atraviesa enojos y, por supuesto, por la contención y acompañamiento que le brindan los adultos. Adultos que pongan límites seguros que lo contengan y cuiden y que apoyen emocionalmente al niño para que pueda recuperarse de esos estados que no son tan gratos. Adultos que acompañen en elaborar los conflictos, buscar soluciones, reparar errores, que le den un papel activo al niño en su propia vida, en vez de solucionarles o evitarles todos los problemas.”

 

Como conclusión, Natalia agrega que “para que existan niños felices, necesitamos adultos presentes, conectados, que ofrezcan las posibilidades de crecimiento y juego que los pequeños necesitan, acompañando su gestión emocional, con empatía y límites sanos. Así, el niño podrá ser niño y florecer.”

 

Por su parte, Ianina Rodriguez, co-creadora de Rainbow, asegura que desde la marca continuarán trabajando activamente en campañas que contribuyan al bienestar infantil y que crearán espacios de conversación a través de los cuales las familias puedan conocer e indagar acerca de aspectos relacionados a las infancias.

 

COMPARTIR:

Comentarios