ECONOMIA

20 de enero de 2014

Axel Kicillof mantuvo una reunión con el Club de París, pero no realizó una propuesta formal

Lo aseguraron desde el organismo, aunque reconocieron que lo hablado con el ministro de Economía "puede servir como base para una proposición". El funcionario argentino se manifestó optimista. Mañana dará una conferencia de prensa

El ministro de Economía, Axel Kicillof, calificó de manera positiva la reunión que mantuvo este lunes en Francia con las autoridades del Club de París y se manifestó optimista respecto de la posibilidad de "avanzar con las negociaciones entre las partes", aunque desde el organismo que representa a bancos centrales se aclaró que no hubo aún "una propuesta formal", sino "principios" para una futura negociación. Del encuentro participaron el secretario de Finanzas, Pablo López, el embajador ante la UE, Hernán Lorenzino, y el coordinador de la Unidad de Reestructuración de Deuda, Adrián Cosentino, informaron fuentes del Palacio de Hacienda.
 

El martes, a su regreso a la Argentina, Kicillof tiene previsto brindar una rueda de prensadonde explicará los alcances de la reunión mantenida con las autoridades del Club de París.

La alternativa de cancelar la deuda con el organismo que nuclea a bancos centrales por unosu$s9.500 millones al contabilizar capital e intereses, se enmarca dentro de los esfuerzos del Gobierno por mejorar sus lazos con la comunidad financiera internacional en momentos en que atraviesa un período de caída de reservas y déficit fiscal. Alemania y Japón son acreedores del 60% del total adeudado al Club de París.

Alemania y Japón son acreedores del 60% del total adeudado

Kicillof le transmitió los términos de una oferta de repago al presidente del Club de París, Ramón Fernández, según confirmó la secretaria general del organismo, Clotilde L'Angevin. "No es aún una propuesta formal, son principios que pueden servir como base para una propuesta", dijo la funcionaria aReuters, agregando que los miembros del Club discutirán los detalles en su reunión mensual el miércoles.

"No estamos en un proceso formal de negociaciones, las discusiones entre Argentina y el Club de París son parte de un proceso en marcha", explicó, aunque no trascendieron detalles de las conversaciones.

"El encuentro fue muy positivo", dijo a la AFP la portavoz del ministro Kicillof, Jessica Rey, antes de asegurar que "las condiciones están dadas para avanzar en las negociaciones" con vistas a resolver este viejo litigio. No estaba previsto que en este encuentro, que duró en torno a una hora y 40 minutos, se llegara a un acuerdo. Por el momento, ambas partes seguirán trabajando, como hasta ahora, "con charlas periódicas", acotó Rey.

El Gobierno intentó en varias ocasiones llegar a un acuerdo con el Club de París para cancelar la deuda que la Argentina dejó de honrar tras su masiva cesación de pagos en el 2002. Pero la negativa del organismo a otorgar una quita y cortocircuitos sobre el plazo de repago frustraron las negociaciones. Los contactos a nivel técnico nunca se interrumpieron.

En Buenos Aires, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que cualquier oferta que realice Argentina no pondrá en riesgo su capacidad de pago: "El instrumento de pago debe ser compatible con el flujo de servicios de capital e intereses de la deuda que tiene la República Argentina. Esa es la condición básica de negociación que tiene el país y esa es la posición que va a establecer el ministro Axel Kicillof".

Capitanich explicó que se deberán afrontar vencimientos de deuda de unos u$s5.500 millones este año y que la cifra se incrementa en el 2015, para luego reducirse entre el 2016 y el 2019.

 

 

Varios frentes de negociación
 

Los países prestamistas que se reúnen en el Club de París quieren que Argentina pague al contado la vieja deuda, pero las reservas del Banco Central descendieron peligrosamente en los últimos tres años desde los 52.000 millones a unos 29.000 millones de dólares.

Por ello, el Gobierno evalúa ofrecer el pago de una parte de su deuda en bonos del Tesoro, como prometió a la compañía petrolera española Repsol para indemnizarla tras la expropiación del 51% de sus acciones en su filial argentina YPF.

Además, Argentina alcanzó un acuerdo a fines de 2013 con un grupo de fondos de inversión que le permitió cerrar juicios abiertos por empresas extranjeras contra el país en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), dependiente del Banco Mundial.

Los acreedores internacionales plantearon que si el país no ofrece un plazo corto de pago, con 18 meses como máximo, debe intervenir el Fondo Monetario Internacional como agente de supervisión del desembolso.

En ese sentido, el ex ministro de Economía Jorge Remes Lenicov y el ex secretario de Finanzas Daniel Marx coincidieron en que la Argentina deberá pagar en efectivo parte de la deuda con el Club de París y adelantaron que ese consorcio de países acreedores exigirá un"acuerdo con el FMI" para una refinanciación de deuda.

Marx opinó que la Argentina "deberá pagar en un plazo máximo de 18 meses la deuda con el Club de París y aconsejó no tener "expectativas muy altas" sobre un posible acuerdo. Por su parte, Remes Lenicov dijo no saber "cómo van a negociar en el Club de París, porque si no se paga la deuda al contado dentro de los 18 meses de logrado un acuerdo, se debería tener el aval del Fondo Monetario Internacional".

 

 

 

Por Juan Gasalla - jgasalla@infobae.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »