25 de febrero de 2015

Carnavales Populares!!!

En Lujan, pasa de todo o no pasa nada. Desde la potencia de nuestra experiencia cotidiana, desde nuestras identidades, desde las convicciones que fuimos acumulando en tantos años de trabajo

Carnavales Populares   En Lujan, pasa de todo o no pasa nada. Desde la potencia de nuestra experiencia cotidiana, desde nuestras identidades, desde las convicciones que fuimos acumulando en tantos años de trabajo, desde la necesidad de ser más para construir todo lo que hace falta, del esfuerzo por sacar a nuestros pibes y pibas de la calle y desde la urgencia porque  algunos  nos quieren hacer creer que nuestros pibes y pibas no tienen futuro. Desde los sueños y las ganas, venimos encontrándonos en los barrios, en las plazas, en las calles de Luján, reavivando la alegría y la llama de la cultura popular.   Surge del encuentro con muchísimos creativos jóvenes de nuestros barrios y vecinos que hoy  celebramos esta  fiesta que nos pertenece como pueblo. Y, la cultura popular,  aunque algunos pocos quieren desaparecerla, olvidándose de ella y de la importancia que tiene para los  vecinos y vecinas de nuestra ciudad no ha podido ser desarraigada. Al contrario se fortaleció con la unión y el trabajo de los y las de abajo.   Venimos a encontrarnos desde territorios olvidados por los mismos de siempre, donde crecen nuestros pibes y pibas, donde falta casi todo, pero donde nunca falta un mate, una ayuda, una mano solidaria y compañera, un repique y un redoblante que haga olvidar la tristeza y la transforme en alegría.

 
 El año pasado fue un año donde en la ciudad paso mucho, mucha agua, muchas promesas pero también mucha unión y solidaridad.   Hoy se ve expresada esa unión, la unión de los barrios que con trabajo, alegría, perseverancia y mucho amor, están construyendo un hecho histórico: Los carnavales populares, esta vez frente a la basílica, un lugar histórico, que representa la opulencia de los de arriba, pero que hoy desborda de pueblo.    Hoy la cultura popular vuelve a ser protagonista, no gracias a un decreto o a una ley, si no gracias a aquellos y aquellas soñadoras que siempre siguieron adelante ante las adversidades. Los de arriba, los poderosos se han dado a la tarea de hacerse los dueños de la tierra, del trabajo, hasta de la cultura,  pero nunca pudieron adueñarse de la alegría y el carnaval de los y las de abajo, que juntos trabajamos diá a dia construyendo un mundo más digno para expresar nuestra alegría y nuestra unión.  En el carnaval los pueblos se juntan para compartir y festejar el reconocerse iguales, con las mismas injusticias vividas, con las mismas voluntades y capacidades para cambiar el presente, desafiar el porvenir y construir una sociedad más parecida a la alegría, la potencia y el ritmo de una comparsa en pleno febrero tomando la calle para festejar.     Y claro que asusta a algunos la algarabía organizada en plena calle, en plena plaza. Nuestro carnaval no es aquel encerradito en un corsodromo. No es el del negocio de la entrada. No es el del deleite por las mujeres de figura perfecta y casi desnudas, exhibidas en carrozas como si fueran floreros o zapatillas caras. No. Ese no es el carnaval nuestro, porque nuestra felicidad y nuestra capacidad de compartir no se compra con ninguna billetera, por más llena de billetes que esté. El carnaval que es nuestro nos hace iguales bailando y mostrando la desigualdad que sufrimos, haciendo de la calle fiesta, de la amistad familia, del barrio una comunidad.   En cualquier carnaval, un niño puede divertirse y hacer una canción y estar haciendo un ingreso a la palabra. La murga no viene como un asistencialismo para tomar la leche, la murga es eso y algo más, es que las personas crezcan, que puedan leer la realidad y eso es formarse para ser verdaderos protagonistas de su propio destino.   En el carnaval los pueblos se juntan para compartir y festejar el reconocerse iguales, con las mismas injusticias vividas, con las mismas voluntades y capacidades para cambiar el presente, desafiar el porvenir y construir una sociedad más parecida a la alegría, la potencia y el ritmo de una comparsa en pleno febrero tomando la calle para festejar.        Por una vida digna para los pibes y las pibas de  los barrios populares   Porque siempre se mantenga viva la llama de la alegría y el carnaval   Ni un pibe menos, ni una injusticia más!!! .  FRENTE MURGUERO DE LUJAN

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »