JUSTICIA  23 de febrero de 2014

En un emotivo acto, familiares de las víctimas de la tragedia de Once exigieron justicia

A dos años del accidente que se cobró 52 vidas, cientos de personas se reunieron en la Plaza de Mayo para rendir homenaje a los fallecidos. Antes hubo una misa en la Catedral Metropolitana y una ceremonia en la Estación

  • Plaza de Mayo, colmada por el acto en reclamo de justicia
  • Cuál es la maravillosa década que quieren construir cuando nos hieren con palabras vacías de respeto, dijeron los familiaresCrédito: Nicolás Stulberg4 de 4 "Cuál es la maravillosa década que quieren construir cuando nos hieren con palabras vacías de respeto", dijeron los familiares
  • Los oradores recalcaron que el objetivo es exigir Justicia e intentar que nadie vuelva a enfrentar lo que sucedió hace dos añosCrédito: Nicolás Stulberg1 de 4 Los oradores recalcaron que el objetivo es "exigir Justicia e intentar que nadie vuelva a enfrentar" lo que sucedió hace dos años

Los familiares y amigos de las 52 personas que perdieron la vida luego de que una formación de tren impactó contra el andén de la estación Once llevaron adelante una jornada de homenaje que comenzó por la mañana y tuvo como final un acto en la Plaza de Mayo, a última hora de la tarde.

Por la mañana, se reunieron en el lugar del accidente para reiterar el pedido de justicia y recordar a las víctimas. A partir de las 8.32, hora el la que tuvo lugar el accidente, se hizo sonar la sirena en la estación en memoria de los fallecidos entre las lágrimas y la tristeza de sus familiares.

Uno de los oradores fue Paolo Menghini Rey, padre Lucas, una de las víctimas de la tragedia, quien apuntó "contra la corrupción, la falta de respeto a la vida" como puntos clave que derivaron en el accidente del tren.

"Hace 2 años en este preciso momento nuestras vidas cambiaban para siempre, la vida de este país cambiaba para siempre, porque la corrupción, la falta de respeto a la vida, al ciudadano, la falta de cuidado nos arrancaba a 52 inocentes", aseguró.

 

"Este día es el luto de un país que vio morir a 52 inocentes producto de la corrupción, víctimas del poder y de esa desidia que mata. Toda esta jornada tendrá el signo de la búsqueda de justicia y de mantener viva la memoria, porque es imposible tener justicia sin tener memoria", agregó.

Luego tomó la palabra el Padre Diego quien señaló: "Hoy estamos todos unidos porque es un momento de intimidad y comunión. Estas palabras son para abrazar y contener, para hacer memoria y unir en el amor".

"Si han generado esta pasión por la justicia es porque debieron ser gente solidaria. El consuelo del amor es más fuerte que la muerte y somos familia, pueblo que compartimos sueños fe y alegría. Cada uno puede decir estoy cuidando a la familia, te llevo dentro más que si me hubieran trasplantado tu corazón", dijo.

Misa y reclamo en la Plaza de Mayo

Además de la concentración en la estación de Once se realizó a las 11.00 una misa en la Catedral Metropolitana donde una gran cantidad de personas colmaron el recinto religioso. La ceremonia fue presidida por el obispo auxiliar Eduardo García debido a que el arzobispo Mario Poli se encuentra en la Ciudad del Vaticano, donde fue declarado cardenal por el Papa Francisco.

A partir de las 19, las marchas que se habían convocado desde las 17 se concentraron en la Plaza de Mayo para el acto final de la jornada. La ceremonia inició con un sentido video con testimonios de familiares que se pasó en la pantalla montada en el escenario. La grabación emocionó a muchos hasta las lágrimas y despertó un prolongado aplauso en la plaza.  

 

Luego tomó la palabra Nora Cortiñas, de la asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. "Queremos verdad y Justicia para todos los que somos víctimas", dijo.

Cortiñas contó que ella estuvo a punto de tomar esa formación el día de la tragedia, y que finalmente no lo hizo porque la llevaron en auto al juicio que debía asistir. "Yo me siento una sobreviviente del Sarmiento. Ese día, toda mi familia llamó porque pensó que yo estaba en ese tren", dijo.  Consideró, además, que "lo que siguió muestra la indiferencia por la vida del pueblo", por lo que pidió "seguir luchando".   

 

En la línea de oradores siguió el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. El dirigente dijo que les pasó a los familiares y amigos que se acercaron a la plaza "nos pasa a todos". Tras cuestionar la política oficial en materia ferroviaria, y de cara al juicio que comenzará en marzo, exigió "un poder judicial independiente del poder político".

 

Los encargado de cerrar el homenaje fueron una vez más los padres de Lucas Mengihini. Leyeron un extenso comunicado plagado de críticas al Gobierno y manifestaciones de esperanza en cuanto al resultado del juicio que se iniciará el próximo 18 de marzo, y que tiene 29 acusados por la tragedia, entre los que figuran los ex secretarios de Transporte Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime y el motorman que condujo la formación, Marcos Córdoba.

"Este acto no es contra el Gobierno ni contra nadie", aclararon, y dijeron que el objetivo es "exigir Justicia e intentar que nadie vuelva a enfrentar" lo que sucedió hace dos años.

En un claro mensaje a la Casa Rosada, se preguntaron: "Cuál es la maravillosa década que quieren construir cuando nos hieren con palabras vacías de respeto". También apuntaron al Ejecutivo al sostener que "la fragmentación dañina (que existe en la sociedad) fue impulsada por quienes se creen dueños de la verdad"

Los representantes de los familiares responsabilizaron por el "abandono" a la presidente Cristina Kirchner. "Es responsable porque nunca instruyó a los ministros  a que se ocupen de nosotros; es responsable porque nunca le importamos", indicaron.

Denunciaron, además, que "los lazos entre el Gobierno y los procesados permanecieron". Y añadieron: "Para las víctimas, la desidia; y para los responsables, el amiguismo y la complicidad".

En ese sentido, cuestionaron el proyecto de reforma del Código Civil que impulsó el oficialismo y que "incluye la inadmisible intención de eludir la responsabilidad del Estado". Pidieron también que se sancione una ley que establezca la imprescriptibilidad de los delitos cometidos por funcionarios.

En la lectura del documento, repudiaron el planteo del secretario de Justicia, Julián Álvarez, de que los jueces deben hacer política con sus fallos. "Exigimos a los jueces idoneidad y trabajo, y que no les tiemble el pulso en condenar a un funcionario sea quien sea", dijeron.    

 

"Somos un grupo de gente común exigiendo que los responsables de tanto dolor paguen sus culpas", culminaron cerca de las 21:30. Luego al escenario se sumaron más familiares y entonaron una canción.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »