17 de mayo de 2012

El Senado aprobó la reforma del código electoral

En adelante, se votará con la nueva tarjeta de identidad. A cuánto ascienden las multas a quienes no lo hagan.

 

El Senado aprobó por 41 votos contra 22 de la oposición y convirtió en ley la reforma del Código Electoral que habilita la emisión de voto con la nueva tarjeta de identidad, en lugar del tradicional DNI con formato de libreta y establece multas de entre 50 y 500 pesos para quienes no concurran a sufragar sin un motivo justificado.

El senador por el FpV Aníbal Fernández dijo que el DNI en el formato libreta se elimina porque "en realidad nunca sirvió para nada" y calificó de "injusto" que "se pretenda señalar que las penas de 50 a 500 pesos es una agresión a la sociedad".

A su vez, el presidente del bloque radical dijo que la reforma "es vergonzosa", con mecanismos "que alientan el amedrentamiento y el apriete".

El radical de Chubut, Mario Cimadevilla, expresó que "el texto deja muchas dudas" y "afecta las posibilidades de los partidos chicos a la hora de llevar adelante la fiscalización de los comicios, porque muchas veces no tienen elementos humanos y económicos". La iniciativa "ignora modificaciones más estructurales como podría ser la instalación de boleta única o la ansiada transparencia en el financiamiento", agregó.

La justicialista disidente salteña Sonia Escudero opinó que el proyecto significa "un grave retroceso de los derechos la fiscalización", al prohibir a los fiscales "votar fuera de la mesa que le señala el padrón". Manifestó que "otro paso atrás son las sanciones a los empleados públicos, que forman parte de un sistema de amedrentamiento", por lo que, concluyó, "se perdió una oportunidad para hacer una buena legislación".

Su colega Juan Carlos Romero manifestó que "en materia de control, volvemos a la época de los patrones que retenían las libretas de los peones: Eso es un atraso, algo reaccionario, que establece una lista negra de los desaparecidos cívicos por su inconducta", cuando exige un control de los empleados públicos.

El socialista Rubén Giustiniani aseguró que no entendía por qué es un avance votar con una tarjeta en vez de una libreta y criticó la improvisación en gastos públicos que significa "haber gastado más de mil millones de pesos para la confección de 14 millones de tarjetas y ahora dejarla de lado".

"Ustedes van a votar el mismo texto que aprobó la dictadura" para controlar "el voto de los empleados públicos que incluye la suspensión y la cesantía" de los trabajadores en caso de la reincidencia, resaltó.

También se pronunciaron en contra legisladores radicales, del peronismo federal, del Frente Amplio Progresista (FAP) y la Coalición Cívica.

Los cambios. La norma había sido aprobada por la Cámara de Diputados el 18 de abril y establece la eliminación del DNI libreta y su reemplazo por una tarjeta. La tarjeta se emitirá a partir de la nueva ley como toda documentación, servirá para todos los trámites y obligaciones cívicas.

La constancia del voto será entregada por el presidente de la mesa electoral y el formato de constancia será establecido durante la reglamentación de la ley.

Las libretas de enrolamiento, la libreta cívica y el actual Documento Nacional de Identidad (DNI), en cualquiera de sus formatos, podrán ser usados para votar, al menos para las próximas elecciones.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »