Martes 16 de Abril de 2024

Hoy es Martes 16 de Abril de 2024 y son las 06:53 -

SALUD

1 de marzo de 2024

Hoy hay que hablar de obesidad

Por la Dra. Virginia Busnelli, (MN 110351), Médica especialista en nutrición con orientación en obesidad. Directora del Centro de Endocrinología y Nutrición CRENYF.

Llega el día mundial de la obesidad, uno de los problemas de salud pública más importantes que enfrenta el mundo en la actualidad.

Podemos empezar definiendo a la obesidad por lo que NO ES.

  • NO ES solamente un factor de riesgo
  • NO ES una condición
  • NO ES una responsabilidad individual de quien la padece

 

La obesidad es una enfermedad de carácter progresivo y multicausal, estigmatizante, crónica, recidivante, que se produce al romper el equilibrio en la composición corporal por alcanzar un determinado porcentaje de grasa corporal. Ese tejido aumentado de tamaño adquiere funciones nuevas para el organismo, pues genera un cuadro de inflamación crónica generalizada y adquiere una función endocrina de secreción de hormonas que controlan el hambre y la saciedad, lo cual impacta de manera severa en la salud física y psicoemocional.

 

La Federación Mundial de Obesidad (World Obesity Federation) informó que alrededor de 770 millones de adultos se consideraban afectados por la obesidad (IMC ≥ 30 kg/m²) en el año 2020 y prevé que alcance los 1000 millones para 2030. En nuestro país la 4.º Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2018 informó que el 61,6% de la población argentina vivía con exceso de peso, la suma del sobrepeso (un 36,2%) y obesidad (un 25,4%). La realidad es que se espera que uno de cada cuatro de nosotros viva con obesidad para 2035 y lamentablemente seguimos culpabilizando a quienes la padecen, y a su voluntad, como los únicos responsables de encontrar una solución y actuar para que esta pandemia social frene.

 

Si bien la alimentación y el movimiento son factores claves en el desarrollo de la obesidad, hacer foco en estos dos aspectos es mirar un mínimo porcentaje de lo que implica el desarrollo de la obesidad y en consecuencia no tratar de manera correcta a la misma.

Existen un sinnúmero de causas que influyen en el desarrollo de la obesidad, entre ellas, antecedentes familiares, cambios hormonales, alguna enfermedad, deuda de sueño, el consumo de ciertos fármacos, disruptores hormonales, cambios en la microbiota, conductas aprendidas, gestión de emociones, la disponibilidad de alimentos de mala calidad y políticas a favor de alimentos ultraprocesados y más.

 

Poner sobre la mesa a los números actuales que nos muestran y predicen nuestra salud en los próximos años y la complejidad de la enfermedad es la única forma de tomar las medidas adecuadas y dejar de relacionar a la obesidad únicamente con malas elecciones alimentarias y de movimiento ya que estamos frente a una realidad compleja y desafiante. Uno de los factores que más tienen incidencia en el avance del sobrepeso y la obesidad es el ambiente obesogénico en el que estamos insertos, la oferta inmensa de productos ultraprocesados que nos engañan y enferman lentamente ¿Podemos seguir diciendo entonces que tratar esta enfermedad depende solamente de la persona que lo padece? Es como culpar al conductor del auto que se accidentó cuando el camino estaba destruido y lleno de obstáculos que no dependían 100% de él.

 

Este año el lema del Día Mundial de la Obesidad es “Hablemos de obesidad y…”. Primero y principal nos invita a HABLAR, dejar de quedarnos callados con respecto a esta enfermedad pandémica que tanto calla. Y por otro lado animarnos a hablar de problemas globales que hoy se relacionan con la obesidad. ¿Qué cambios necesitamos hacer para mejorar la vida de nuestro planeta que está totalmente relacionado con nuestra propia salud? ¿Cómo cambiamos el ambiente obesogénico que nos rodea y condiciona? Los jóvenes pueden ser una luz en este proceso, entendiendo la vida desde nuevas perspectivas y tratando de cambiar el mundo para mejor ¿Cómo unir sus voces a favor de nuestro planeta y en la prevención de la obesidad? Hay que alzar la voz a favor por la salud mental, ya que de la misma depende nuestra salud integral ¿Cómo correr del camino al estigma, a la culpa y el desánimo?

 

Algo tenemos claro, la obesidad es una enfermedad cargada de emociones, requiere de coraje y valorar su tratamiento, pero para comenzar necesitamos de un arma muy poderosa, el amor. Amor a uno mismo, creerme tan importante en mi propia vida que me animo a enfrentarme a tomar las riendas de este proceso. Somos todos muy distintos y nuestra realidad y necesidades también lo son, es por ello que el abordaje de la obesidad requiere de un acompañamiento profesional y un equipo que te acompañe y te escuche, de esta forma cada uno puede terminar de completar el lema del Día Mundial de la obesidad 2024: Hablemos de obesidad y… ¿Vos de qué querés hablar? Te escuchamos

COMPARTIR:

Comentarios